“Fue recuperada y es una gran fiesta”

Acto de fe por agua con la imagen de la Virgen de Luján

9/11/2019 | 18:59 |

Se hizo en adhesión a la figura de la Madre que estuvo presente en Malvinas y ahora es trasladada desde Roma.

Fotos: Rolando Ramos-La Nueva.

El obispo castrense, monseñor Santiago Olivera, y un grupo de excombatientes impulsaron el traslado desde Roma de la Virgen de Luján, imagen que estuvo expuesta muchos años en Gran Bretaña, y presente en Malvinas.
De esa manera, se dio inicio al año Mariano, en el cual se recuerdan los 400 años del hallazgo de la imagen de la virgen del Valle de Catamarca.
Con este motivo, en la Base Naval Puerto Belgrano se realizó una procesión náutica con la Virgen de Luján, dentro de la dársena del Comando de la Flota de Mar, celebrando el título de la “Virgen María Madre y mediadora de todas las Gracias”, y pidiéndole por toda la familia naval Argentina, por el don de la vida y la Patria.


La partida fue desde el apostadero ubicado a la altura de la Capitanía de Puerto. La embarcación ocupada por los sacerdotes fue escoltada por lanchas de la Armada y, durante su recorrido, se pudo observar a varias personas pidiendo y rezando desde el amplio muelle de Puerto Belgrano.
El padre José Luis Toya dijo que la idea fue sumarse a la gran fiesta que “estamos viviendo con la llegada de la Virgen de Luján que estuvo en Malvinas y fue recuperada. Hicimos una bendición para los buques, al mismo tiempo de pedirle al Señor y a la Virgen una protección especial para los integrantes de la Armada”.
“En esta ocasión se hizo con la imagen de Baterías, con la intención de incrementar el sentido de la oración en la zona de la dársena y desde allí se destina la bendición para toda la Armada”.
“Tengo entendido que esto no se hizo en otra oportunidad y surgió ahora porque la imagen de nuestra Madre está llegando desde Roma, luego de estar en Gran Bretaña”.


Mediante esta breve procesión en el agua, indicó que “se pidió fundamentalmente por la protección y apoyo en los momentos difíciles. Hoy el mundo está pasando por una realidad bastante complicada. Entonces le pedimos protección y, sobre todo, la fortaleza para superar pruebas y dificultades. En la oración siempre pedimos fortaleza para poder luchar, ante la adversidad, y acrecentar la fe”.
“El hecho de sacar una imagen, hacer una procesión, significa experimentar la fe. Muchas realidades no podemos conocer, pero el Señor y la Virgen sí las conocen. Entonces son pequeñas manifestaciones que ayudan al crecimiento y en el silencio se puede pedir por la superación de las dificultades. Todos tenemos problemas y debemos aferrarnos a la fe para superar muchas cosas”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias