Histórica eliminación de Nueva Zelanda

Inglaterra borró a los All Blacks y jugará su cuarta final

26/10/2019 | 08:04 |

El XV de la Rosa hizo el planteo defensivo perfecto ante el bicampeón y lo venció 19-7. Su rival surgirá mañana de la semi entre Gales-Sudáfrica.

La pose de la frustración: los jugadores neocelandeses, eliminados en semifinales. Fotos: @aplenorugby y @rugbyworldcup

   Con una gran apuesta a la defensa y a jugar con plena intensidad desde el primer minuto, Inglaterra anuló a Nueva Zelanda, lo venció 19 a 7 y se clasificó a su cuarta final del Mundial de rugby.

   En este caso, los británicos definirán el título de la Copa del Mundo de Japón el sábado venidero, frente al ganador del partido que jugarán mañana Gales y Sudáfrica, a las 6.

   Un try logrado a 1m45s de iniciado el partido, autoría de Manu Tuilagui, le permitió a los ingleses sentar las bases de la que sería una producción que prácticamente rozó la perfección ante los All Blacks.

   El equipo inglés no sólo fue muy intenso en defensa sino que en ataque fue superior en las formaciones, especialmente en lines con Maro Itoje y en los rucks, donde el pack se lució recuperando pelotas clave. Además hubo una utilización inteligente del pie, como para ganar territorio sin llegar a desgastar tanto al equipo en el contacto.

Manu Tuilagui llegó al try.

   Luego del try de Tuilagui a los ingleses les anularon un try por pantalla a los 24m, pero George Ford agregó tres puntos más con un penal en el cierre de la primera etapa, para ir al descanso 10-0. Y sin que Nueva Zelanda hubiera generado situación alguna (62% de territorio para Inglaterra en esa etapa).

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Después de un try anulado a Ben Youngs a los 45m (vieron knock on en un maul), pareció que con esa cuota de suerte y el try del ala Ardie Savea a los 56m (pelota robada en la cola de un line), Nueva Zelanda se levantaba.

   Mirá cómo formó el plantel de Inglaterra ante el haka:

   El 13-7 dejaba un final abierto. Pero fue un momento, porque cuando Inglaterra retomó su presencia en campo del equipo de negro, generó infracciones que el apertura George Ford canejó por puntos (tres penales en el ST) para enfriar la situación.

   Inglaterra, favorecido por la confianza que le dio ese try en el arranque, trabajó el partido con inteligencia.

   El próximo sábado 2 de noviembre, en el estadio Internacional de Yokohama, buscará su segundo título mundial.

   Ya ganó la Copa en la edición de 2003, cuando derrotó al local Australia 20-17. Pero también jugó y perdió las finales de 1991 (12-6 ante Australia) y 2007 (15-6 contra Sudáfrica).

   Los All Blacks tendrán la chance de redimirse el viernes venidero, a las 6, cuando disputen el partido por el Bronce ante el perdedor de la otra semifinal.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias