Orgasmo cervical: ¿mito o realidad?

Orgasmo cervical: ¿mito o realidad?

26/1/2019 | 07:00 |

Foto: Archivo

Por
Elizabeth Schulz

   Una de las formas más intensas que las mujeres tienen de alcanzar el clímax es el orgasmo cervical, que según dicen es más largo y placentero.

   Sin embargo, hay personas y algunos profesionales que consideran que esa afirmación es solo un mito.

   Para que seas vos únicamente quien pueda dar crédito o no a esta forma de alcanzar placer, te doy esta información. ¡Luego vos podrás decir si es mito o no!

   Lo más usual de escuchar es que la mujer alcanza sus orgasmos por vía vaginal o clitoriano. Tema que abordaremos en una próxima columna.

   El orgasmo vaginal suele ser el más difícil de alcanzar según cuentan algunas mujeres. Por lo tanto escuchamos con mayor frecuencia que la manera más fácil y rápida de alcanzar el o los orgasmos es estimulando el clítoris.

   Pero, a estas vías de alcanzar el punto máximo de placer se le suma el orgasmo cervical, al cual se refieren un número bastante bajo de mujeres y cierto grupo de investigadores. Al haber un porcentaje tan bajo de investigaciones, aún se duda de este tipo de orgasmos, por eso solo pasando por la experiencia personal podrás saber si es cierto o no.

   Para explicar el orgasmo cervical primero te cuento que cuando hablo de cervical, no me estoy refiriendo a la unión del tronco con el cráneo, sino que me estoy refiriendo al cérvix o cuello del uterino.

   El cuello uterino, que une el útero y la vagina, mide aproximadamente 3 centímetros de longitud y 2,5 centímetros de diámetro.

   Se ubica en la parte más profunda de la vagina, si introducís el dedo podrás encontrarlo con facilidad.

   Según la investigación realizada por el International Society for Sexual Medicine este tipo de orgasmo es fisiológicamente diferente al orgasmo mayormente logrado, tal vez porque la información sensorial de la vagina y del cuello uterino se comunica más directamente con el nervio pudendo, el vago, el hipogástrico y el pélvico, rodeándose de múltiples terminaciones nerviosas y vasos sanguíneos. Lo cual convierte la zona en altamente sensible si es estimulada.

   Las mujeres que refieren haber experimentado este tipo de orgasmos afirman que la sensación es mucho más profunda y trascendente que el orgasmo por estimulación del clítoris y que les hace estremecer el cuerpo creando una bellísima sensación física y emocional que les suele durar varias horas.

   En general, el conocimiento de la anatomía de los órganos sexuales femeninos (internos y externos) es escaso. Por eso, para experimentar este tipo de orgasmos, es importante que la mujer conozca bien su cuerpo, que se atreva a explorarlo sin temores ni vergüenzas, tratando de conectar con lo que va sintiendo. Probablemente al principio sea difícil, pero no es imposible.

   Luego ese aprendizaje puede ser compartido con la pareja, quien podrá acercarse con cuidado porque al principio puede ser doloroso o molesto.

   Según los especialistas, la mejor posición para estimular al cérvix, es la conocida como el “perrito” ya que permite una penetración más intensa y profunda favoreciendo la estimulación del cérvix, hasta obtener esa sensación tan placentera que algunas mujeres describen como un orgasmo cervical.

   Las prácticas sexuales sagradas, como el Tantra, también suelen ser sugeridas para experimentar este tipo de orgasmos.

   Saber, conocer y explorar acerca de nuestro cuerpo y nuestra sexualidad es lo que nos permite ampliar los horizontes del placer y el disfrute, términos que durante años han sido casi prohibidos, ya que la poca educación sexual que hemos recibido no estuvo orientada al placer y al disfrute.

   Por eso, te invito ahora a que te animes a explorar nuevas formas de experimentar tu sexualidad. ¡Solo vos podrás decir si es posible o no tener este tipo de orgasmos!

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias