Mundo Gremial

Los que trabajan en silencio para que el agua de la pileta de AEC siempre esté limpita

2/1/2019 | 14:52 |

El predio de la Asociación Empleados de Comercio siempre luce impecable. Mucha gente se esmera diariamente para poder brindar el mejor servicio.

Foto: Pablo Presti-La Nueva.

   En el Complejo Polideportivo "Ezequiel Crisol", de la Asociación Empleados de Comercio de Bahía Blanca, los esfuerzos se multiplican durante todo el año, pero adquieren connotaciones especiales en la época de verano, cuando la pileta se torna en centro de atracción de los miles y miles de visitantes que la aprovechan entre diciembre, enero y febrero.

   "La pileta es el lugar de reencuentro de todos los afiliados. Por eso la cuidamos mucho y la tenemos impecable. Cuatro personas pasan el barrefondo todos los días de 6 a 10, que es cuando arriban los chicos de la colonia de vacaciones (NdR: arrancará el 3 de enero). Desde la reciente inauguración de la temporada estival cambiamos el horario y nos dedicamos a full", dijo Gonzalo Prestipino, quien está a cargo del natatorio y, además, de la cantina que funciona en el predio.

   "En estos últimos dos años se han introducido muchas mejoras. Y eso es gracias a la gestión de Miguel (Aolita). Por caso, los baños y las duchas de ingreso a la pileta cuentan con sensores y electroválvulas, que se activan con el paso de las personas y nos permite ahorrar agua y estirar la vida útil de las bombas", señaló Prestipino.

   La apertura de la pileta para los afiliados y su grupo familiar es a partir de las 13, y permanece abierta durante 8 horas.

   "Los días de semana a partir de las 12 ya hay cola esperando la apertura. Muchos aprovechan para hacer la revisión médica. Los fines de semana, en tanto, a las 10 de la mañana ya se observa gente haciendo cola y luego aprovechan los espacios libres y los fogones distribuidos en todo el predio", remarcó.

   Los fines de semana, atento a la numerosa concurrencia de público, se habilitan 3 consultorios para agilizar los trámites de revisación médica.

   El pasado domingo la concurrencia fue de 970 personas, aunque para enero, como ocurre todos los años, el número se incrementa notablemente.

   "El año pasado llegamos a tener un promedio diario de 1.600 a 1.700 personas. Y ahora que están los toboganes la cifra creció considerablemente. Antes cerrábamos una temporada con 22.000 personas, mientras que el año pasado sólo en enero se superó la cifra de 23.000 concurrentes", graficó.

 El cuidado de 6 guardavidas también hace de la pileta un sitio seguro y muy valorado.

   Para el resto del complejo operan otras 15 personas encargadas del mantenimiento, a lo que se suma la habitual colaboración de gente de la comisión directiva y hasta del propio secretario general.

   "Miguel siempre se acerca para colaborar. Se prende a trabajar como uno más y siempre está preguntando qué nos falta o qué hay que hacer. Es un ejemplo a imitar", dijo Prestipino.

    Un grupo se desenvuelve de 6 a 14, en tanto el restante lo hace de 8 a 16.

   "Se reparan roturas, se corta el pasto, se barren las hojas y hay una persona encargada exclusivamente, con un tractor y un carro, de juntar la basura", contó.

   La entrada, además, cuenta con una guardia permanente las 24 horas --4 personas que atienden 3 turnos de 8 horas-- y en plena temporada siempre se acerca a ayudar personal de la comisión directiva.

   La cantina también es administrada por Gonzalo, quien destaca como valor principal los valores accesibles de todo lo que allí se expende.

    "Se trata de brindar un servicio, no de lucrar con la cantina. Tramos lo que nos pide el afiliad, ya sea en bebidas o comestibles. Siempre se busca la comodidad de las personas y por eso también está permitido tomar mate y comer en cercanías de la pileta y sigue funcionando la barra de tragos, que tiene mucha aceptación", finalizó.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias