Identidad y pasión: una anécdota aurinegra

11/4/2018 | 06:50 |

Por Belén Uriarte | buriarte@lanueva.com

  Olimpo, club fundado el 15 de octubre de 1910, es mucho más que fútbol. Forma parte de la identidad bahiense. Así lo afirma Tomás Francisco Lobato, un fanático de 73 años.

  Tomás nació a 5 cuadras de la cancha, ubicada en avenida Colón y Ángel Brunel. Y empezó a ir en 1951, cuando tenía 6.

  Vio el pasaje de tablones de madera a tribunas de cemento y todas las competencias: torneos liguistas, de ascenso y la tan ansiada llegada a Primera.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Tiene muchos recuerdos, pero cuando le preguntás por una anécdota se le viene a la mente aquel junio de 2007, cuando Olimpo subió a la máxima categoría del fútbol argentino con un gran torneo de Ismael Blanco, quien anotó 37 goles en 62 partidos.

  —Estaba en la platea y al lado mío había un grupo de 3 muchachos… Uno que estaba al costado, un tipo grande, pica allá arriba y se tira a la cancha, empieza a correr y atrapa a Ismael Blanco. ¿Qué hace?, le saca el botín y se viene corriendo. Vuelve, se sienta y besa el botín… —relata.

  Para Tomás, Olimpo también es pasión y esa anécdota ilustra a la perfección lo que siente.

  —Acá vos venís y ves a los equipos de Primera. Es un goce verlo a Lautaro (Martínez) jugar acá, como fue un goce verlo a (Sergio “el Kun”) Agüero antes de irse a Europa. No tenemos que perder eso, porque si lo perdemos difícilmente lo podamos volver a recuperar.

 

Mirá todo el informe especial por los 190 años de Bahía Blanca

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias