Opinión

El final de la AmeriCup y la bronca por lo que pasó en Bahía

30/8/2017 | 21:00 | El éxito del (¿último?) torneo de básquetbol internacional en la ciudad.

Fotos: Archivo La Nueva.

Por Fernando Rodríguez / ferodriguez@lanueva.com

   Pasó la AmeriCup por Bahía. Y, como, desde hace bastante tiempo, cada torneo internacional que desembarca en la ciudad deja la sensación que resultó ser el último. Cronológicamente, uno se llena de felicidad por la designación de la sede, de orgullo por el resultado durante la competencia, de nostalgia y vacío cuando se termina y, por último, como a esta altura, de bronca. Sí, de bronca.

   Con el respaldo de la rica historia basquetbolística, sustentada en sus raíces, florecida a través de los éxitos y fortalecida con los 3 campeones olímpicos, las páginas del libro ya se escriben solas. Aunque siempre hay otro capítulo por contar.

   En este caso, en el balance general del torneo Bahía estuvo a la altura de las circunstancias.

   El público respondió, la organización presentó personal con conocimiento de básquetbol y deportivamente los 6 partidos mostraron su atractivo. Nada que reprochar.

   Ahora bien, por más buena voluntad, predisposición y atención que pueda ofrecerse, se puede maquillar pero no ocultar en Bahía las limitaciones en cuanto a infraestructura deportiva para albergar un torneo internacional.

   No caben dudas de que la cultura basquetbolística que existe acá, el respaldo garantizado del público y la revalorización de la imagen a través de lo que viene desarrollando Bahía Basket motivaron -una vez más- la elección del Casanova.

   Y ahí me detengo. En el Casanova. ¡Qué decir del mítico estadio! Más no se le puede pedir a una estructura de 78 años. Demasiado soporta.

   “Hagan un estadio para 10 mil personas y venimos todos los años”, aseguró un integrante de FIBa.

   En ese concepto se resume todo lo anterior. Lo que resulta inexplicable cómo Bahía dejó pasar la oportunidad de tener su estadio multipropósito. Esa obra que gestionó Manu Ginóbili y que cuestiones políticas impidieron sumarla como un eslabón a la cadena del crecimiento de la ciudad.

   Por eso hoy, más allá del éxito de la AmeriCup, es inevitable sentir, una vez más, la bronca por lo que pasó en Bahía...

Por Fernando Rodríguez

ferodriguez@lanueva.com

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias