SIERRA DE LA VENTANA

Una marca inconfundible del turismo serrano

9/7/2017 | 07:16 | Las vacaciones invernales son un tiempo muy necesario para todos, una oportunidad para descansar de la rutina diaria. Las sierras son la opción inmejorable.

Un paisaje como pocos, a escasos kilómetros de Bahía Blanca.

Llegar a esta comarca a gozar de las bondades es una bendición; es reconfortante la sensación que produce el descanso lejos de los ruidos de la ciudad y el despertar con el trino de los pájaros.

Caminar por estos senderos es incomparable: Sierra de la Ventana invita a vivir en paz, tranquilidad y seguridad, tres remedios infalibles para disfrutar de las mejores vacaciones.

La localidad está en permanente crecimiento, suma servicios para el turismo en forma constante. Claramente, es su actividad principal.

Diferentes son los servicios que se ofrecen, siendo los de máxima complejidad tan requeridos como los de mayor simpleza.

Hermosos complejos de cabañas, hoteles, casas y chalets, apart hotel, bungalows, hostel y campings, entre otras posibilidades, están a disposición de los requerimientos.

Atención: no olvide hacer su reserva con anticipación, evitando así recorrer varias horas hasta hallar el lugar adecuado.

¿Dónde comemos?

La gastronomía, al igual que la hotelería posee una oferta importante y variada de restaurantes, parrillas, pizzerías, comidas rápidas, tenedor libre y rotiserías con servicio “delivery” para mayor comodidad de sus clientes.

Desde los lugares más especializados en comidas gourmet, otros con platos tradicionales y algunos ofrecen pastas y exquisiteces caseras, fiambres, quesos y distintos escabeches, satisfacen los más exigentes paladares.

Una forma de conocer la localidad es recorriendo sus barrios, sus calles, visitando a su gente, admirando sus hermosos parques y las construcciones de distintos estilos.

Uno de ellos es el barrio residencial Parque Golf, que contiene una de las instituciones más antiguas del lugar, de la cual toma su nombre y es el Club de Golf de Sierra de la Ventana.

Recorrerlo es un placer: un campo impecablemente conservado que contiene una de las canchas más bonitas y pintorescas del país. Un total de 60 hectáreas con 18 hoyos y un par de 72.

Su entorno está rodeado de una belleza singular cuyos cerros le otorgan un marco muy especial y, además, es una de las canchas más codiciadas por los amantes de este deporte debido a los obstáculos que presenta.

También se puede visitar el Casino cuyas nuevas instalaciones ofrecen comodidad y calidez en su ambiente.

Otra posibilidad es cruzar el puente sobre el río Sauce Grande y transitar por Villa Arcadia, una localidad muy bella, con casas bajas y prolijas en medio de un hermoso paisaje.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias