15 años soñados

Los hitos de la Generación Dorada de básquetbol: una ruta llena de triunfos históricos

17/8/2016 | 22:05 | Repasá los momentos más importantes del equipo argentino desde 2001.

Fotos: foro.acb.com, diaadia.com.ar, Archivo La Nueva, lanacion.com.ar. mundod.lavoz.com.ar, la gaceta.com.ar, infobae, mundialdefondo.com y eltribuno.info

Por Mikel Iñurrategui / miñurrategui@lanueva.com 

    y Federico De Marco / fdemarco@lanueva.com     

   Quizás alguno siga, como Luis Scola o Carlos Delfino. Lo cierto es que la derrota de esta tarde de la selección Argentina ante Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro marcó el final para la Generación Dorada.

   Quizás es el equipo nacional más importante de la historia.

   Emanuel Ginóbili, con 39 años; Andrés Nocioni y Scola, con 36; y Delfino con 33, tuvieron esta noche su última función grande con la camiseta albiceleste.

   Sin dudas que el punto máximo se dio en Atenas 2004 cuando venció por segunda vez en 2 años a Estados Unidos y logró quedarse con la medalla de oro al derrotar a Italia en la final.

   Fue la cuarta selección en lograrlo junto con los norteamericanos, la Unión Soviética y Yugoslavia.

   Pero esta ruta de oro tuvo un punto de partida y muchos peajes llenos de gloria.

El comienzo de la historia

   Todo tuvo un inicio y este equipo histórico marcó el mojón de partida en nuestra tierra.

   Más precisamente en Neuquén, en agosto de 2001, con la disputa del premundial.

    Argentina venció en la final a Brasil (Canadá completó el podio) y Emanuel Ginóbili fue elegido el mejor jugador del torneo.

   Ese año, comandado por Ruben Magnano, la selección nacional obtuvo también el Sudamericano en Valdivia (Chile) tras 14 años sin lograrlo, el Súper 4 en Buenos Aires y fue medalla de plata en los Juegos de la Buena Voluntad de Brisbane.

   De los 31 partidos jugados ese año, la albiceleste ganó 29. Sólo perdió con Estados Unidos, en dos ocasiones. Un comienzo brillante.

El día que vencimos a Estados Unidos

   Un año después, en el Mundial de 2002 en Indianápolis (Estados Unidos), la selección consiguió una de las victorias más importantes de la historia: ser el primer equipo en vencer a un combinado estadounidense compuesto íntegramente por jugadores NBA.

   El 4 de septiembre de 2002 quedará en la historia para siempre. En aquel plantel norteamericano se encontraban, entre otros, Reggie Miller, Paul Pierce y Jermaine O'Neal.

   Ambos combinados llegaron invictos a ese encuentro, tras 5 partidos. Pero solo los de Magnano mantuvieron ese título tras el 87-80 final.

   Manu fue el goleador argentino ese día con 15 puntos. "Pepe" Sánchez sumó 9 y Montecchia no anotó.

A un paso de la gloria

   En aquel torneo Argentina desplegó un básquetbol brillante, de alto vuelo. Pero tras una jugada muy discutida, y tras un tiempo suplementario el combinado nacional cayó en la final ante Yugoslavia, por 84 a 77. Iba a haber revancha.

Todo comenzó con "La Palomita"

   El primer partido de los Juegos Olímpicos de Atenas, donde Argentina consiguió el oro, fue ante Serbia y Montenegro (antes Yugoslavia) y la albiceleste se impuso, por 82 a 81, con un doble agónico de Ginóbili que pasó a la inmortalidad.

   El 15 de agosto de 2004 nació "La Palomita":

Otra vez fuimos la pesadilla de Estados Unidos

   En las semifinales de Atenas, Argentina venció, por segunda vez en dos años, a Estados Unidos (por 89 a 81) asegurándose una medalla olímpica.

   Enfrente, había nombres como Tim Duncan, Lamar Odom, Allen Iverson y unos jóvenes Dwyane Wade y Lebron James.

   Pero esa noche el goleador del encuentro fue un bahiense: Emanuel Ginóbili quien finalizó su planilla con ¡29 puntos! Además, los otros de Bahía, "El Puma" Montecchia y "Pepe" Sánchez sumaron 12 y 4 puntos.

La cima del mundo: ¡Oro ante Italia!

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Tras dejar en el camino a Estados Unidos, Argentina necesitaba dar un paso más para culminar su obra maestra. Esta vez la víctima fue Italia al que venció por 84 a 69 y se colgó, por primera vez en la historia, la medalla dorada en el pecho.

Una sana costumbre

   En el mundial de Japón en 2006, Argentina volvió a meterse otra vez entre los 4 mejores equipos en un torneo grande. Pero esta vez no pudo pasar las semifinales al caer ante España, por 75 a 74 y luego tropezar ante Estados Unidos (96-81), por el tercer puesto.

Otra vez medalla

   Luego de caer en semifinales, otra vez ante Estados Unidos, por 101 a 81, Argentina se impuso ante el poderío de Lituania, por 87 a 75, y se quedó con la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

   Esta vez con el bahiense Sergio Hernández como entrenador.

   Además, en estas olimpiadas Emanuel Ginóbili fue el abanderado de la delegación argentina.

No pudo ser

   En el Mundial de Turquía en 2010, Argentina logró nuevamente avanzar en la fase de grupos pero está vez no pudo ante Lituania y cayó en cuartos de final por 104 a 85.

Un Preolímpico feliz

   En 2011 Argentina selló su boleto a los Juegos Olímpicos de Londres 2012 con un emocionante triunfo ante Brasil, en Mar del Plata.

   El combinado dirigido por Julio Lamas y con los bahienses Ginóbili, Sánchez y Hernán Jasen (y Néstor García como asistente y Diego Grippo como doctor del plantel) venció a Brasil en la final por 80 a 75.

En Londres, a un paso de la de bronce

   La bronca de Manu tras la derrota ante Rusia (81-77) por la medalla de bronce, explicaba y resumía lo cerca que había estado la selección argentina de colgarse nuevamente una medalla en la máxima cita deportiva.

   Aunque otra vez la albiceleste volvió a estar entre los mejores cuatro de un torneo. Notable.

Mal paso en España

   Con varias ausencias de peso (como Manu Ginóbili, por ejemplo), Argentina no logró pasar la primera barrera de eliminación en el Mundial de España 2014 y cayó ante Brasil, 85 a 65, en octavos de final.

La vuelta de Manu y Carlos

   En la gira previa a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Ginóbili y Carlos Delfino (ambos campeones en Atenas 2004) volvieron a ponerse la camiseta Argentina tras 4 años.

   El santafesino, encima, dejó atrás tres años de inactividad y 7 operaciones en uno de sus pies. Querían una última función a lo grande y la tuvieron.

Como en casa

   Con la cancha llena de argentinos, y Emanuel Ginóbili haciendo lo imposible para no lagrimear, una de la generaciones más fabulosas de deportistas argentinos parece haberle puesto punto final a su riquísima historia.

   Será punto y seguido para los que vienen empujando de atrás... ¡Gracias!

Mirá más

Manu: "Estoy emocionado por haber vivido esto 4 veces, no tienen nada que agradecerme"

Estados Unidos sacó a Argentina de Río y marcó el final de nuestra Generación Dorada

La mejor decisión de Oveja

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias