SE METEN CON EL JAZZ Y LO GAMBETEAN

Cirilo Fernández es un pianista forastero que toca jazz como surfeando una ola

31/7/2016 | 07:41 | Volverá a la ciudad, esta vez con Fernández 4. Es un quinteto que en lenguaje de jazz es capaz de jugar en cualquier cancha. El jueves, en el Teatro Municipal.

Cirilo Fernández es un pianista forastero que toca jazz como surfeando una ola. Aplausos. La Nueva. Bahía Blanca

Franco Pignol

fpignol@lanueva.com

Los jazzeros son tipos versátiles. No es casualidad que Cirilo Fernández haya cerrado la primera edición del Blackbird Jazz Festival como bajista de Octafonic y ahora esté anunciado para cerrar la segunda con la banda que lidera: Fernández 4.

Un lujazo. Otro tipo versátil es Nico Sorín, quien también integra ambos grupos. Ni hablar de Sebastián Lans, el guitarrista de Huevo, una las bandas alternativas del momento.

El Blackbird Jazz Festival en su versión 2016 comenzará el martes y continuará hasta el jueves a la noche, momento en el que Fernández 4 saldrá a escena en el Teatro Municipal.

"Estamos muy contentos de haber sido invitados este año, aunque estoy un poco impresionado con el póster del festival porque está mi cara toda grande (risas)", aclaró Cirilo Fernández, pianista y compositor.

Nació en Suiza pero sus padres son Argentinos. A los 8 años ya estaba en Buenos Aires y en su casa se escuchaba siempre música ya que su papá es pianista aficionado.

Después se fue cinco años a estudiar, entre Boston y Los Angeles. Luego volvió a Suiza a trabajar otros cinco años hasta que se instaló definitivamente en Buenos Aires.

"Armé un trío con Pipi PIazzolla y Mariano Sívori (ambos de Escalandrum) y empecé a tocar mi música en los clubes de jazz de Buenos Aires. Luego sumé eventualmente a Nico Sorín en voz y teclados hasta que quedó el cuarteto como Fernández 4. Esa fue la primera formación. Ya este año se sumó Sebastián Lans", aclaró.

-Son como un cuarteto de cinco.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

-Ese es el error de ponerle números a los nombres de las bandas (risas).

La época de lo estándar

-¿Cuál fue la banda que para vos rompió con la monotonía del estandar de jazz?

-"A partir de El quinteto Urbano, una banda que surgió en los 90' con Juan Cruz de Urquiza, Diego Domínguez, Oscar Giunta y compañía comenzó a aparecer lo que para mi es el jazz argentino. Fue el momento en el que se dejó de hacer estandars y se comenzó a hacer música original y propia. Además se le sumaron elementos de la música argentina como el folklore o el tango. A partir de esa banda se comenzó a armar un semillero con esa filosofía. Escalandrum, la banda de Pipi y Mariano también tienen esa impronta de hacer música original y que tenga que ver con lo de acá.

-Si tenés que elegir qué músicos formaron tus cimientos como compositor ¿qué estilo o artista es el que más te identifica?

-Habiendo estudiado desde Charlie Parker hasta John Coltrane, uno de los que más me pegó fue Herbie Hancock, uno de los pianistas de Miles Davis. De los más modernos me gusta mucho Brad Mehldou.

-¿Qué es lo que más te pegó en particular?

-De Herbie su fraseo y su cabeza como músico, por su hibrides y su evolución constante, de meterse con el funk y otros estilos. De Brad Mehldau me parece lo mismo. Es un genio del instrumento. Además me gusta su concepto de incorporar temas de Los Beatles o Radiohead y tocarlos de la manera que los toca con el trío fueron para mi temas reveladores que me enseñaron a renovar el Real Book de los clásicos estadars.

-¿Escuchaste jazz en vivo en Nueva York?

-Tuve la suerte de ir y me pasaba eso de escuchar una banda de desconocidos rompiéndola a un nivel que uno sólo es capaz de soñar.

-¿Cónocés alguna banda de jazz bahiense?

-Conozco músicos individuales. Por ejemplo, Juan Torres el saxofonista. Creo que es uno de los mejores. De las bandas escuché algo de Sudestada Big Band. Hay una buena escuela en Bahía.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias