Suele andar enfermita

Uma tiene casi 2 años y pesa sólo 9 kilos: está a 600 gramos de caer en desnutrición

15/4/2016 | 06:58 | La mamá afirma que la Municipalidad no la ayuda: "Se lavan las manos".

Fotos: Juan Corral-La Nueva.

Por Belén Uriarte / buriarte@lanueva.com y Abel Escudero Zadrayec / abel@lanueva.com

   Uma trepa a su mamá Rita y se prende de la teta derecha. Aprieta y chupa. Aprieta y chupa y nada: no sale leche. Entonces se pasa a la izquierda. Y nada. De nada.

   Mamá Rita —21 años, 40 kilos, un metro y 60— quedó seca.

   Y Uma se va sin llorar, aunque esta semana ya fue 2 veces al hospital porque vomitaba y tenía casi 40º de fiebre.

   Y se va sin llorar aunque tenga hambre, pobre Uma.

   El mes que viene cumple 2 años, mide 80 centímetros y apenas pesa 9 kilos. Según especialistas consultados por lanueva.com, está a 600 gramos de caer en desnutrición.

   600 gramos: lo mismo que un paquete y medio de galletitas surtidas. O 4 manzanas. O un par de corazones de seres humanos adultos y bien alimentados.

   Uma nació el 16 de mayo de 2014 con 8 meses de gestación y sólo 2 kilos. Ahora, según el pediatra Carlos Castoldi, debería andar en unos 12 kilos en vez de 9.

   La beba vive con su mamá Rita Álvarez, su hermana Priscila (de 4 años), el tío Luis y la abuela Mabel en una casita de techos de chapa y paredes de ladrillos huecos y desnudos en Morel al 700, del barrio 1810.

   —El padre nunca se hizo cargo... —dice Rita—. Por ahí comemos una vez por día, porque no hay plata.

   En el hospital Penna ya le advirtieron que si Uma baja medio kilo más, tendrá que quedarse internada. Y también le dijeron que pida asistencia en la Municipalidad.

   —¿No recibís ayuda, Rita?

   —No. No pude hablar con el secretario de Desarrollo Social [Fabio Pierdominici]. Por WhatsApp me dijo que hablara con el de Salud [Claudio Pastori] y el de Salud me dijo que no me podía ayudar hasta que pasara el conflicto con la leche de los comedores escolares. Pero yo ya había ido mucho antes y nada. Pastori me mandó con Susana Elliker [la subsecretaria] y ella me dijo que se tenía que hacer cargo Desarrollo Social. ¡Se lavan las manos!

   lanueva.com se puso anoche en contacto con la funcionaria Elliker y dijo que creía que el caso lo habían resuelto: "Necesitaba leche especial y se la dimos".

   Sin embargo, esta mañana aclaró que ese era otro caso y no recuerda haber visto nunca a Rita.

   —La vamos a conectar con la unidad sanitaria que tenga más cerca y desde ahí iniciar los trámites que necesite —avisó.

   La Comuna dispone de programas de asistencia social para situaciones de este tipo. Por ejemplo, la tarjeta Bajo Peso. Pero a Rita nadie le avisó que existía.

   Según la subsecretaria Elliker, se trata de 240 pesos para cada niño que presenta riesgo nutricional.

   Nosotros aportamos $ 200 y la Provincia, $ 40 detalla Elliker. Es para comprar comida, de acuerdo con un plan de alimentación que elaboramos y vamos controlando.

   Parece muy poca plata...

   Los beneficiarios en general también reciben la asignación universal por hijo (AUH) y leche del programa Más Vida, entre otras cosas...

   ¿Hay algún desnutrido en Bahía?

   Que sepamos no hay ninguno por falta de comida. Pero puede haber por una patología orgánica.

   De acuerdo con la funcionaria, actualmente hay 47 casos de bajo peso en Bahía Blanca, y cada mes se registran entre 40 y 50.

   El mapa de ayudas de Gobierno Abierto muestra 207 casos en lo que va de 2016 y 53 este mes.

   Rita Álvarez espera cobrar la AUH, por fin, en mayo. Supo limpiar en una casa de Patagonia Norte, cuidó chicos, atendió una despensa y solía hacer pastafrolas para vender, pero se le rompió la cocina. El tío Luis no tiene trabajo fijo y padece un retraso madurativo. El núcleo familiar subsiste con los 3.000 pesos por mes de la pensión de la abuela Mabel.

   La almacenera del barrio a veces nos salva con comida cuenta Rita—. Luis junta maderas en la calle y se las rebusca para armar muebles. A mí me gusta la electricidad: hice las conexiones de casa leyendo un libro. Y estoy buscando trabajo, pero no consigo nada...

   Sandra Roa, del merendero Movimiento por los Niños, contó que le dan leche y pan, pero que no tienen el resto de las cosas.

   Tampoco tienen gas: usan garrafas. Y todo lo que tienen es donado, porque hace 3 años se les incendió otra casita y se quedaron sin nada. Cuando llueve, el agua se filtra; ya se les quemó un lavarropas y se estropearon otras cosas, como la libreta sanitaria de Uma.

   —El año pasado la nena tuvo varias internaciones por convulsiones y fiebre. Como la ambulancia no entra acá, por cómo están las calles, muchas veces fui al hospital caminando con ella a upa.

   Hasta el Penna son 23 cuadras. Ahí además le dijeron que la nena necesitaba estar "calentita y sin humedad": Rita a veces tiene miedo de que le saquen a Uma, entonces si llueve se la lleva urgente a lo de su hermana Sandra, que tiene una casa con chapas pero sin tantas filtraciones.

   —Uma también tiene parásitos y anemia. Hay que hacerle un estudio para verle los huesos. Está débil y no se puede golpear la cabeza —dice Rita—. Encima rechaza casi todas las marcas de leche: le hicieron una endoscopía y vieron que el estómago le quedó delicado por tanta medicación. Necesita más defensas para no enfermarse tanto. Pero ya no sé cómo hacer para que me suba un kilo...

Cómo ayudarlas

   Uma y su familia necesitan alimentos no perecederos, materiales de construcción, frazadas y sobre todo leche Vital, que es la única que la beba no rechaza.

   La nena también rechaza otros alimentos, como la papa. Y necesita una dieta a base de yogur, carne vacuna y de pollo, hígado y verduras, especialmente.

   La solidaridad se puede canalizar mediante los teléfonos (0291) 154-617902 y (0291) 155-329208.

Notas relacionadas

-"Uma está totalmente asistida desde el Sistema Público de Salud", dicen desde la Comuna.

-La mamá de Uma contó que recibió la visita de 2 concejalas.

-"La familia de la nena no miente", dijo la encargada del merendero al que va Uma.

-La empresa que hace la leche que Uma no rechaza dijo que donará al menos 7 latas.

-"Nunca tuve la heladera tan llena", contó la abuela de Uma tras recibir las donaciones.

-Blog colectivo: Bahía se mueve y el hambre se va.

-La gente respondió y Uma tiene lo que necesita: "Ayuden a otros", dice la familia.

-Empezó a trabajar la mamá de Uma: "Una hermosa persona me ofreció el empleo".

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias