MEMORIA DEL CINE ARGENTINO

"La pródiga", el único protagónico de Eva Duarte

5/6/2005 | 09:00 | La pródiga fue el único protagónico en cine de Eva Duarte. Con anterioridad había interpretado personajes secundarios en ¡Segundos afuera! (1937), de Chaz de Cruz y Alberto Etchebehere; La carga de los valientes (1940), de Adelqui Millar, filmada parcialmente en Carmen de Patagones; El más infeliz del pueblo (1941), de Luis Bayón Herrera; Una novia en apuros (1942), de John Reinhardt; y La cabalgata del circo (1945), de Mario Soffici.


 La pródiga fue el único protagónico en cine de Eva Duarte. Con anterioridad había interpretado personajes secundarios en ¡Segundos afuera! (1937), de Chaz de Cruz y Alberto Etchebehere; La carga de los valientes (1940), de Adelqui Millar, filmada parcialmente en Carmen de Patagones; El más infeliz del pueblo (1941), de Luis Bayón Herrera; Una novia en apuros (1942), de John Reinhardt; y La cabalgata del circo (1945), de Mario Soffici.


 Esta última película, protagonizada por Libertad Lamarque y Hugo del Carril, se filmó entre marzo y septiembre de 1944 y tuvo un rodaje bastante ajetreado. Fue estrenada el 30 de mayo de 1945 en el Gran Palace.


 "Se habían previsto dos funciones --señala Noemí Castiñeiras--, pero sólo una pudo concretarse. La segunda debió suspenderse por la explosión de una bomba fumígera que obligó al público a desalojar la sala". (1)


 "Con el correr del tiempo --añade Noemí Castiñeiras--, la actuación de Evita en esta película sólo evocaría dos hechos en la memoria colectiva: que su cabello fue desde entonces rubio y una sonora cachetada que le habría propinado Libertad Lamarque". Esto último, por los reiterados desplantes de Eva Duarte durante el rodaje y sus "aires de estrella", a pesar de su condición de actriz secundaria.

Cambio de planes




 En febrero de 1945, los Estudios San Miguel habían previsto el inicio del rodaje de Amanece en las ruinas, basada en un libro de Mariano Rozenthal, con dirección de Mario Soffici y la actuación protagónica de Eva Duarte.


 Pero este proyecto fue imprevistamente abandonado y en la primera semana de marzo de 1945 los Estudios anunciaron que Soffici dirigiría La pródiga, protagonizada por Eva Duarte en reemplazo de Mecha Ortiz, quien había sido inicialmente convocada en diciembre de 1943.


 El elenco original de La pródiga estaba integrado, además de Mecha Ortiz, por Juan José Miguez, Ilde Pirovano y Ernesto Vilches, con dirección de Ernesto Arancibia. El elenco definitivo, en cambio, fue conformado por Eva Duarte, Juan José Miguez, Alberto Closas, Angelina Pagano, Ricardo Galache y Maliza Zini. Soffici mantuvo la adaptación que Alejandro Casona había realizado sobre el texto homónimo de Pedro Antonio de Alarcón.


 En el contrato firmado por Eva Duarte para la filmación de dos películas, la actriz se había reservado el derecho de la elección del argumento, el director, el vestuario y el enfoque publicitario. Esto explica su elección de La pródiga y el reemplazo de la protagonista.


Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

 En sus memorias, Mecha Ortiz comentó que fue "advertida de no hacer conocer mi disconformidad".


 En La pródiga, Eva Duarte interpreta a Julia Montes, una joven y bella mujer que, afectada por el suicidio de su marido, se didica a la vida licenciosa. Un día recapacita y vuelve a su tierra natal, con el propósito de ayudar a la gente más humilde, ganándose su cariño y respeto. Pero esa realidad cambia cuando se enamora de un ingeniero que visita ese pueblo para proyectar la construcción de una represa.


 Sintiéndose rechazada por la gente, que no acepta esa nueva relación, decide liberar a su amante, quitándose la vida.


 ¿Fue este perfil el que le interesó a Eva Duarte y la convenció de filmar esta historia en lugar de Amanece en las ruinas, que trataba sobre el terremoto ocurrido en Mendoza en 1860? Lo cierto es que la adaptación de Alejandro Casona derivó en una folletinesca y trillada historia de una pecadora arrepentida, que busca redimirse en la ayuda social y el amor, pero concluye en suicidio.

Numerosos inconvenientes




 Los exteriores del filme se rodaron en Alta Gracia, Córdoba, y los interiores en los Estudios San Miguel, pero con numerosos problemas.


 A tal extremo que la revista "Antena" del 16 de agosto de 1945 insinuó que podría subtitularse "la película de los inconvenientes".


 Uno de esos "inconvenientes" ocurrió el 19 de septiembre de 1945 en los Estudios San Miguel. Fue el día de la "Marcha de la Constitución y de la Libertad", a la que adhirieron todos los trabajadores del espectáculo público. También los del cine.


 Según el periódico "AGICA", número 7, de la Asociación Gremial de la Industria Cinematográfiva Argentina, del mes de octubre de 1945, "la actriz Eva Duarte no se dio por enterada de la deterninación general, y llegó dispuesta a posar ante la cámara, como todos los días. Al no encontrar al personal de costumbre en el Estudio, sufrió un acceso de violenta indignación, traducida en improperios para los ausentes y para `AGICA'. De inmediato ordenó que una camioneta de la casa pasara a buscar por sus respectivos domicilios a algunos técnicos, lo que se realizó sin la más mínima reacción de protesta de las autoridades de la empresa, mientras ella por su parte, en su coche particular y acompañada por su chofer, que lucía una convincente pistola 45, fue a buscar al resto del personal".


 En los créditos aparece como codirector Leo Fleider, pero resulta curioso que luego de realizar películas tan prestigiosas como Viento norte (1937), Kilómetro 111 (1938), Prisioneros de la tierra (1939) y Tres hombres de río (1943), Soffici haya aceptado esa colaboración de Flieder. El director nunca aclaró el misterio, aunque se presume que fue otra de las condiciones impuestas por Eva Duarte.


 La posproducción de La pródiga concluyó en enero de 1946. El curso de los acontecimientos políticos convirtieron a la primera figura de la película en primera dama del país. El negativo y las copias de La pródiga fueron reclamadas por Perón (electo presidente el 24 de febrero de 1946), que habría ordenado su destrucción. Y la película no se estrenó.


 Sin embargo, Miguel Machinandiarena, propietario de los Estudios San Miguel, guardó una copia en un "lugar secreto" (supuestamente en Montevideo), que fue rescatada por su nieto Víctor Bó, quien la vendió a la empresa Aries Cinematográfica para su tardía comercialización.

Agustín Neifert/Especial para "La Nueva Provincia"

(1) Noemí Castiñeiras, El ajedrez de la gloria. Evita Duarte actriz, Editorial Catálogos, Buenos Aires, 2002.









Mustang Cloud - CMS para portales de noticias