Trabajo: hacia modelos híbridos

3/10/2021 | 06:45 |

.

Por
Guillermina Rizzo

   Lentamente pareciera que recuperamos ciertas rutinas suspendidas por la pandemia, pero lejos estamos de relajarnos y ciertas prácticas llegaron para quedarse, al menos por un tiempo más.

   Algunos situaban la caída del muro de Berlín, otros el atentando de la Torres Gemelas como hitos que revolucionaron el mundo de las ideas; si bien esos hechos fueron de magnitud y con implicancias mundiales cada día estoy más convencida que la pandemia trae consigo un cambio de paradigma.

   Respuestas, teorías, prácticas, esas lentes con las que abordamos nuestra vida, nuestras relaciones, nuestras carreras, trabajos, viajes y todo lo que se te ocurra, hoy están bajo revisión.

   Imaginate plantearle a tu jefe que preferías trabajar desde tu casa, o consultar al médico por video llamada; sin dudas estos ejemplos en enero de 2020 cuando un chancho caía a una piscina eran impensados.

   Lo cierto es que cada vez es mayor la cantidad de personas que se resiste a volver a trabajar bajo un modelo tradicional, si bien la tecnología viene asistiendo al mundo laboral desde hace mucho tiempo estamos ante un cambio de paradigma y como tal siempre es disruptivo y desafiante.

   El reto es para empleados y empleadores, para jefes y dueños y también para el sistema sindical. Es sabido que lo más difícil de deconstruir son las creencias sin embargo muchos están diseñando distintas alternativas de asistencia a sus trabajos.

   Quien está acostumbrado a controlar y supervisar necesitará tener a sus colaboradores cumpliendo a rajatabla, mientras que aquellos que tienen otra mentalidad empiezan a plantear un debate en torno a modelos híbridos en los que se alternan trabajo remoto y asistencia en días específicos.

   Las opiniones fundamentadas en estudios están divididas. Empleados consideran que pueden equilibrar mejor su vida laboral y personal, otros sostienen que no hay forma de poner un límite y establecer un corte. Menos gastos al momento de trasladarse pero también escasos espacios de socialización y encuentro.

   Algunos aducen que ahorran en lo que se refiere a vestimenta, pues trabajar desde la casa posibilita hacerlo con ropa descontracturada, otros en cambio hablan de los “coronakilos” ganados estos meses y de los que tomaron conciencia cuando fue imposible abrochar un pantalón.

   Según la Psicología, poder “gestionar y gobernar la propia agenda” está ligado con la motivación y la autoestima, ya que controlamos nuestro destino, pero hay que destacar que es necesario establecer acuerdos previos con la autoridad y en los que hago lo quiero, cuando yo quiero y de la forma que me parece, no tienen cabida.

   Todos repetimos conductas, por ende quien es responsable, cumple con el trabajo y tiene deseos de superación no necesita mucha supervisión, distinto es aquel que siempre busca una ocasión e inventa las más variadas excusas para faltar, pues como dice un alto directivo “la pandemia profundizó la pachorra”.

   Si bien habrá que ver cada empresa, organismo, el tipo de trabajo que se realiza y los recursos tecnológicos con los que se cuenta, al margen de adeptos y detractores, todo está siendo analizado.

   Ya no hay dudas de que la pandemia provocó un caos pero también la posibilidad de experimentar otras formas; seguramente de a poco, entre todos construiremos nuevas formas de habitar en el ámbito laboral.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias