Pandemia

El argentino que recibió la vacuna de Oxford: "Estamos cruzando los dedos"

24/7/2020 | 18:11 |

Pablo Berra vive en Sudáfrica desde hace doce años y se anotó como voluntario para probar en su cuerpo la vacuna que registra los avances más favorables para enfrentar el COVID-19.

Fotos: Instagram

   Pablo Berra nació hace 55 años en Lomas De Zamora, a los dos años se trasladó a Santiago del Estero y más tarde, empezó a viajar por el mundo.

   Ahora, lleva doce años viviendo en Sudáfrica y allá, lejos de su tierra, se anotó como voluntario para recibir la vacuna de la Universidad de Oxford, la que presenta los mejores avances para hacer frente a la lucha contra el coronavirus.

   "El lunes me pusieron la vacuna, hoy es el quinto día que la llevo puesta. Estamos cruzando los dedos para que sea la vacuna que todos estamos esperando. Falta un paso para que sea aprobada, pero hay mucha presión a los laboratorios para que se llegue a ese momento tan deseado", contó Berra desde Gerhardsville, una zona rural ubicada una hora al norte de Johannesburgo.

   El argentino contó que no presentó ningún síntoma hasta el momento, más allá de dolor de cabeza y muscular, con escalofríos, "pero eso fue todo y no sé si fue producto de la vacuna o porque la zona aquí es muy fría".

   "Nos advirtieron que no iba a haber efectos secundarios y nos quedamos en el laboratorio unas horas por si había alguna reacción alérgica", indicó.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Oxford / Witts lab. Covid 19.

Una publicación compartida de Roar.Wild.Now! (@pablo.andres.berra) el

   Gracias a una convocatoria, Berra envió un mail y fue contactado para ser voluntario. Antes, debió pasar un proceso de selección.

   "Se presentaron muchos voluntarios, pero varios fueron descartados. Hay dos grupos de voluntarios: uno es de riesgo, con 50 personas que tienen HIV, y el otro, más numeroso, que es donde estoy yo, con personas que nunca tuvieron enfermedades en particular, como hepatitis, HIV, obesidad, hipertensión... Me hicieron estudios y finalmente entré", contó.

   Tal como indica la palabra, la acción es totalmente voluntaria, por la que Berra no recibió ninguna compensación económica, aunque "estamos cubiertos en que si llegara a pasar algo se hace cargo la Universidad".

   "Todos lo hubiéramos hecho, es lo correcto. Llevamos muchos meses encerrados. Tenemos un colegio con mi señora y desde marzo que no trabajamos, así que la situación es difícil como en todo el mundo", señaló.

   "La cantidad de gente que tiene coronavirus en Sudáfrica es impresionante, estamos quinto en el mundo", completó. Aquel país registra hasta el momento más de 408.000 casos y 6.000 muertes por COVID-19.

   La Universidad quedó en contacto vía WathsApp para controlar la evolución de la vacuna y semanalmente, Berra concurre al laboratorio a hacerse análisis de sangre y orina.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias