La clave de no parar

Es tiempo de entrenar en casa: cómo afrontan la pandemia y lo que viene en los gimnasios de Bahía

29/3/2020 | 07:00 |

Rutinas por WathsApp, clases en vivo y redes sociales explotadas de gente haciendo ejercicio en sus hogares. Encargados de distintos centros de entrenamiento de la ciudad contaron su experiencia de trabajo durante el aislamiento preventivo.

Fotos: Emmanuel Briane - La Nueva.

 Por Mikel Iñurrategui / minurrategui@lanueva.com
(Nota publicada en la edición impresa)

 

    Los gimnasios de nuestra ciudad fueron uno de los rubros que, tras una reunión con el Municipio, cerró sus puertas para contrarrestar la propagación del coronavirus, evitando la aglomeración de gente en estos lugares mayormente cerrados y en donde se comparten distintos materiales y sectores que, potencialmente, podrían ser de muchísimo contagio.

   No obstante y pese a las complicaciones del caso, las casas se transformaron en gimnasios improvisados, con materiales hogareños o semiprofesionales, impulsados muchas veces por los propios "profes" que entendieron la importancia de su tarea, aunque sea a la distancia.

   Si bien se hicieron presente a través de variados medios virtuales, esto también genera algunos inconvenientes para los dueños de distintos centros de entrenamientos locales, que le contaron su experiencia a La Nueva. 

   Emiliano Sacristán (de Nova Club Fit), Benjamín Cabral (Mostacho Gym) y Juan Francisco Zunini (Entrenamiento Físico Integral-EFI) dieron su mirada de esta inédita situación.

    "Desde el primer momento que se tomó la medida, nos propusimos mantener el mayor contacto posible con la gente y tratamos, desde todas las redes que tenemos a nuestra disposición, de comunicarnos diariamente mandando los entrenamientos de las actividades grupales y también los entrenamientos específicos para los casos particulares", señaló Sacristán.

   Zunini también opinó en cuanto a la rápida decisión tomada en Bahía.

   "Si nosotros trabajamos para la salud y el bienestar de las personas, cómo no íbamos a cerrar cuando estaba en juego la salud pública. Si bien nos afecta muchísimo en lo económico, era lo correcto. En nuestro caso que recién abríamos y en la mayoría de los gimnasios con los que pude charlar, cubrieron todos los gastos del mes porque esas semanas que pudimos tener abierto es cuando la mayoría de la gente paga y se genera el mayor ingreso. Pero es más delicada la situación para el mes de abril, en caso de que esta medida se extienda unos días más, que es lo más probable", señaló Juan.

   Por último, Benjamín, también apoyó esta postura, que no los tomó desprevenidos.

   “En nuestro caso nos veníamos anticipando, tomando los recaudos necesarios. Nos organizamos inmediatamente en cuanto a lo económico y profundizando la higiene del lugar y de nuestro personal. Una vez tomada la decisión, nos pareció perfecto mantenernos encerrados, ya que era un momento de responsabilidad individual y generosidad colectiva”, explicó.

    Cuando entró en vigencia la resolución municipal y ya luego con la cuarentena instalada en todo el país, el desafío para los profes fue otro: incentivar a sus alumnos a la distancia, con distintas propuestas y trabajos que hicieron llegar por diferentes medios.

   "No nos sorprendió la buena respuesta por parte de los alumnos, ya que nosotros mismos somos los que alentamos todo el tiempo a ellos a moverse, a buscar objetivos y superarse, aunque sea en este momento tan particular que nos tomó a todos de imprevistos. Igual siempre está el que se contacta porque 'ya no sabía más qué hacer' y tuvo que empezar a entrenar para moverse", explicó Emi, de Nova.

    “Seguimos trabajando a través de redes sociales y medios de comunicación fomentando el ambiente familiar que siempre pregonamos en el gimnasio. Por ejemplo, haciendo videos en vivo, rutinas guiadas con los profes y ante cualquier duda puntual estamos ahí para ayudar a los alumnos”, señaló Benja.

   "Nosotros enviamos rutinas por WhatsApp con videos explicativos y algunas clases en vivo, como las de zumba. La gente se suma de una manera increíble, te das cuenta que la gente siente necesidad de hacer actividad física, más que nada por la salud mental que también se ve afectada en estos días de aislamiento. Y la actividad física sirve para eso, más allá de los beneficios que ya conocemos", agregó Zunini.

   Un living, un garage, el patio, cualquier rincón de la casa se transformó durante estos días en centro de entrenamiento improvisados pero útiles e ingeniosos para pasar la cuarentena entrenado, entretenido y con una motivación. Pero además, esto generó que distintos implementos hogareños se transformasen en materiales de gimnasio: un bidón, escobas, lo que sea sirve para simular una mancuera o una barra de entrenamiento.

   Tanto Benjamín, Emiliano como Juan quedaron gratamente sorprendidos por la respuesta de la gente, que explotó las redes con sus rutinas.

   “Quedamos muy sorprendidos con toda la gente que se sumó a este movimiento de entrenar en casa; nos alegró muchísimo. Nuestro principio es aportar y ayudar para el bienestar y la salud de las personas, estemos donde estemos”, dijo Cabral, de Mostacho.

   "El ingenio para fabricar elementos o variantes para complejizar ejercicios a veces se torna gracioso, pero también sirve para compartir las ideas entre todos y así pasar mejor el rato. Más que nada buscando que la gente adopte el hábito de moverse y tener actividades para hacer durante el día, no sólo de entrenamiento, también de alimentación saludable que ambas van de la mano", apuntó Sacristán.

   "Parece increíble, pero por lo menos una colchoneta tienen casi todos o se inventan algo para usar; el que no tiene mancuernas lo mismo; hasta nos han mandado videos usando botellas de vino como pesas. Todo vale. Si tenés ganas de entrenar, de alguna manera lo vas a poder hacer; notamos mucha predisposición de la gente", admitió Juan, de EFI.

   Si bien hasta el momento los primeros días de cuarentena se han pasado sin mayores inconvenientes para los propietarios, en el sentido de seguir en contacto con sus alumnos, pregonando la actividad física, la mayor complicación desde el punto de vista económico comenzaría a darse el próximo mes, en caso de que se mantenga la medida de aislamiento preventivo.

   "En lo que viene replicaremos los esfuerzos, seguiremos mandando rutinas y videos", avisó Zunnini.

   "Sabemos -agregó- que no es lo ideal, ya que como gimnasio priorizamos el entrenamiento personalizado, algo que a la distancia se pierde mucho del día a día. Pero, obviamente, entendemos que la situación así lo requiere y está perfecto. Las rutinas serán gratuitas ya que hay un compromiso social también de nuestra parte, no tenemos la parte presencial, pero tenemos la capacidad de poder aportar nuestro grano de arena a todas las personas que venían trabajando con el gimnasio".

   Al margen de la excelente predisposición, el aspecto económico les demanda abrir las puertas a la brevedad.

   "Sin dudas no arrancar abril nos haría muy cuesta arriba todo, nosotros vivimos de ésto y todavía es muy incierto lo que va a deparar en el futuro. Seguro tendremos muchas complicaciones, por lo que no descartamos analizar alguna forma de pago, porque sino estaríamos muy complicados para solventar los gastos", señaló Emiliano.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias