Bahía Blanca | Lunes, 27 de junio

Bahía Blanca | Lunes, 27 de junio

Bahía Blanca | Lunes, 27 de junio

El proyecto de gestión ambiental para cuatro distritos suma opiniones a favor

Comprenderá a los territorios de Coronel Suárez, Tornquist, Saavedra y Guaminí. Aseguran que es necesario trabajar aún más en la concientización de los vecinos y destacan que la iniciativa se encuentra más allá de los colores políticos.

Fotos: Pablo Presti - La Nueva. y Archivo
imagen
layout="fixed-height">

Audionota: Guillermo Crisafulli

   La idea de crear un centro de gestión ambiental que incluya a los distritos de Tornquist, Saavedra, Coronel Suárez y Guaminí, que procese los residuos de todas sus localidades y con un relleno sanitario en cercanías de la cabecera del primero de ellos continúa recibiendo opiniones a favor por parte de los dirigentes de la región, quienes consideran que la iniciativa es favorable desde el punto de vista ambiental y reconocen que también es necesario trabajar al respecto en una mayor concientización al vecino.

   Puntualmente, el proyecto contempla una inversión cercana a los 28 millones de dólares con fondos del BID, que en las próximas semanas analizará la viabilidad de su concreción.

   Al respecto, el intendente de Saavedra, Gustavo Notararigo, consideró que “se trata de un proyecto ambicioso” y remarcó la importancia de pensar en una iniciativa de estas características “en esta amplitud de territorio y más allá de los colores políticos” que puedan tener los municipios intervinientes.

 

Un ambicioso e inédito proyecto ambiental en nuestra zona

 

   “Lo cierto es que en estos distritos vive gente con problemáticas similares. Esto es lo que la política tiene que empezar a analizar: qué es lo que quiere y necesita el vecino”, dijo.

   En ese sentido, remarcó que en todos los distritos intervinientes existen “zonas impactadas donde desde hace mucho año funcionan basurales a cielo abierto” y resaltó que el relleno sanitario funcionará “con todas las normas correspondientes y los controles como se deben”.

   “Tal vez se mire como una negativa -NdR: de hecho, en Tornquist hay voces en contra de la puesta en funcionamiento del depósito en cercanías de la ciudad cabecera-, pero traerá muchos beneficios sobre todo para la gente, que no tendrá que vivir con basurales a cielo abierto. Esto es lo que buscamos”, afirmó.

   Con él coincidió la titular del área de Medio Ambiente de Tornquist, Melisa Herrada, quien señaló que el proyecto contempla una adecuación a las distintas obras de infraestructura con que cuenta cada uno de los lugares donde va a funcionar una estación de transferencia.

   “Esto se determinó después de un relevamiento que llevó a cabo el ministerio. Se puede contemplar alguna modificación a la planta que hay”, aclaró.

   En ese sentido, remarcó que lo que les fue presentado a los distintos municipios fue solo un anteproyecto, y explicó que proyecto final recién se conocerá cuando el BID otorgue el visto bueno a la iniciativa y se pueda llamar a licitación.

   “El banco definirá si se respeta la idea original o de otra manera; de hecho, puede haber varias idas y vueltas”, confirmó.

   De cualquier modo, entendió que la idea de que sean solo Tornquist, Saavedra, Guaminí y Coronel Suárez los que participen de la iniciativa no se modificaría.

   “Creo que serán estos cuatro distritos y estimo que la presentación quedará ahí. A partir de los datos que se manejan, se entiende que el relleno sanitario se va a hacer en un lugar determinado y durará una cierta cantidad de años. Si se hiciera otro tipo de modificatorias, podría cambiar mucho la proyección”, aseguró.

 

Pensando a futuro en una economía circular

 

Notararigo dijo que si bien el proyecto contempla un uso por 20 años del relleno sanitario, “en ese tiempo hay muchísimas cosas para aprender y mejorar”.

“Tenemos algunas otras posibilidades en cuanto al residuo húmedo, que seguramente a futuro se va a utilizar y tendrá su beneficio como hoy lo tienen los materiales reciclables. Seguramente llegarán propuestas superadoras”, dijo.

"Ojalá veamos un uso más responsable de lo que consumimos, pero también una economía circular que aproveche todo esto", dijo.

Además, consideró que más allá de la cuestión puramente ambiental, hay otros desafíos como la educación y concientización en la gente.

“Esta parte educativa es clave para que los vecinos terminen convenciéndose para que desde cada casa y cada lugar se dé inicio a este proceso”, aclaró.