Ocho personas murieron y 769 fueron diagnosticadas con coronavirus en el país

28/5/2020 | 20:37 |

Con estas cifras, suman 508 fallecidos y 14.702 infectados desde el inicio del brote. 

   Ocho personas murieron y 769 fueron diagnosticadas con coronavirus en las últimas 24 horas en Argentina, con lo que suman 508 los fallecidos y 14.702 los infectados desde el inicio del brote, mientras el presidente Alberto Fernández expresó que el gobierno ya está "trabajando en la post pandemia para poner en marcha la economía".

   El Ministerio de Salud de la Nación informó en su reporte vespertino que murieron cinco hombres, dos residentes en la Ciudad de Buenos Aires de 91 y 90 años; dos en la provincia de Buenos Aires de 71 y 34; uno de 87 en la provincia de Chaco; y dos mujeres, una de 78 años, en la provincia de Buenos Aires y otra de 44, en la Ciudad de Buenos Aires.

   El parte matutino consignó la muerte de una mujer de 79 años residente en la provincia de Buenos Aires.

   Del total de los casos, 967 (6,6 %) son importados, 6.450 (43,9 %) contactos estrechos de casos confirmados, 5.051 (34,4 %) casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.

   Los diagnosticados con Covid-19 hoy se registraron en la provincia de Buenos Aires 299 casos, en la Ciudad de Buenos Aires 425, en Chaco 28, en Chubut 3, en Corrientes 1, en Entre Ríos 1, en Jujuy 1, en Misiones 2, en Neuquén 3 y en Río Negro 7.

   Durante una rueda de prensa en Formosa, el presidente Fernández remarcó la importancia de lograr "una mejor distribución de la riqueza" y propuso "discutir la coparticipación federal" porque los efectos en la economía del coronavirus a nivel mundial generan "una oportunidad para diseñar un sistema más justo".

   "Ya estamos trabajando en la post pandemia para ver cómo ponemos en marcha la economía", dijo Fernández, quien advirtió que la situación de aislamiento social y parálisis económica para frenar el contagio de Covid-19 es muy distinta en las diferentes regiones de Argentina.

   El jefe de Estado habló así en Formosa, una provincia libre de coronavirus.

   Y aseguró: "Cuando hablamos de la cuarentena, solo lo hacemos pensando en la salud de la gente. Va a haber un día después de la pandemia y vamos a estar produciendo y poniendo de pie a la Argentina".

   Por su parte, la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, recordó que mientras "la gran mayoría del país está en la fase de reapertura programada" el AMBA "requiere más atención y acción".

   "La situación está estable, podemos ver en los últimos días que el número de casos se ha estabilizado. Eso es bueno", dijo la funcionaria en referencia al espacio geográfico que comparten la Ciudad de Buenos Aires y los distritos del conurbano bonaerense.

   Según Vizzotti, la "tendencia de estabilidad" se debe "seguir analizando", "redoblar los esfuerzos para sostenerla y redoblar los esfuerzos para disminuirla" ya que se cuenta con la "posibilidad de hacerlo".

   A su vez, el gobernador Axel Kicillof analizó con el comité de expertos la situación epidemiológica de la provincia de Buenos Aires, en especial en los barrios populares, y ratificó que el nivel de contagios depende de "los cuidados" que se tomen y de "las medidas que los equipos de gobierno" adopten para "evitar nuevos brotes”.

   “El virus está circulando, hay que aprender a convivir con esa situación y tenemos que comunicar que el nivel de contagios hoy depende de los cuidados que tomemos y de las medidas que los equipos de gobierno adoptemos para evitar nuevos brotes”, resaltó Kicillof durante el encuentro que encabezó esta tarde en La Plata.

   En tanto, el jefe de Gabinete de la Ciudad de Buenos Aires, Felipe Miguel, aseguró que la curva de contagios de coronavirus se podría prolongar "de seis a diez semanas", aunque advirtió que ese período "no guarda relación directa ni con la extensión ni con las características de la cuarentena".

  El funcionario porteño hizo esta aclaración luego de que manifestara a una radio que las proyecciones que maneja el Gobierno de la Ciudad sobre la evolución de la pandemia indicaran que se "pueden requerir de un aislamiento de entre seis y diez semanas".

   En el plano global, la ONU advirtió que la pandemia de coronavirus podría empujar al hambre a 14 millones de personas en América latina este año, en momentos en que el virus se sigue diseminando en Brasil, México, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú así como en Rusia, India y Corea del Sur, países que debieron volver a las restricciones tras haber abierto sus economías.

    La advertencia del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU subraya que se cuadruplicará la inseguridad alimentaria registrada en 2019 en el subcontinente por la destrucción de empleos y el desplome de las economías.

   Brasil se consolida en el segundo lugar a nivel mundial en número de contagios detrás de Estados Unidos, mientras la curva no alcanza aún su punto de inflexión en Perú, Chile y México.

   Chile reportó hoy 49 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, el mayor número diario desde el inicio de la pandemia, que ya suma casi 87.000 contagios y 890 fallecimientos en total.

   El ministro de Salud, Jaime Mañalich, informó en el Palacio de La Moneda que en la última jornada se registraron 4.654 nuevos casos, para un total preciso de 86.943 contagios.

   El gobierno de Bolivia informó que en las últimas 24 horas registró la cifra récord de 632 nuevos casos de coronavirus, lo que eleva la cantidad total a 7.768, siendo ahora el principal motivo de preocupación el departamento de Beni, en la frontera con Brasil.

   El presidente de México, Andrés López Obrador, reiteró hoy que en el país "ya se domó" la pandemia por el nuevo coronavirus, pese a que las autoridades sanitarias notificaron anoche un nuevo récord diario de infecciones, con 3.463 nuevo casos, lo que eleva el total a más de 78.000 contagios.

   Sin embargo, México es uno de los países más golpeados por la Covid-19 en América latina: es el segundo con más muertes, con 8.597 decesos, y el cuarto con más casos, con 78.023, según el último reporte oficial.

   En Francia, a la inversa, desde el martes próximo se volverá casi a la normalidad con la apertura de bares y restaurantes o la eliminación del veto a los desplazamientos, luego de verificar una fuerte mejora en los índices de contagios y muertes por el nuevo coronavirus.

   "La libertad, finalmente, volverá a ser la regla y la prohibición será la excepción", dijo el premier francés, Edouard Philippe, al presentar el plan de desconfinamiento del país tras la pandemia. (Télam)

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias