Se viene una fecha muy especial

Con la pandemia se intensificó el perfil asistencial de las farmacias

29/11/2020 | 07:00 |

El martes se celebra el Día Panamericano de la Farmacia, en homenaje al Primer Congreso que celebró el sector en La Habana.

   Es indudable que las farmacias potenciaron aún más su perfil asistencial durante la pandemia. 

   Un ejemplo de ello es el tipo de productos y servicios en los que se manifestó una demanda creciente en estos tiempos de Covid-19, que incluyó el desarrollo de protocolos de prevención para cuidar a la población y que, en muchos casos, agregó atención domiciliaria, a la vez de tener que adecuarse rápidamente a las normativas para expedir medicamentos sin la habitual receta. 

   Todo ello con un fuerte componente asistencial por parte del farmacéutico. 

   Por ese motivo, la Cámara de Farmacias de Bahía Blanca expresó su reconocimiento y honró el profesionalismo, la vocación de servicio y responsabilidad con las que sus farmacias integrantes atraviesan este complejo contexto que conjuga una recesión económica y la pandemia del COVID 19. 

   “Toda esta situación, que de alguna manera convirtió a las farmacias en fundamentales para abastecer la demanda de productos dentro de un marco de profunda incertidumbre entre los pacientes, obligó a los profesionales y a todo el personal farmacéutico a redoblar esfuerzos  y potenciar inversiones, más allá del riesgo que esto implica, para poder acondicionar sus instalaciones, cumplir con todos los protocolos, y así poder contener y asistir la mencionada demanda de los pacientes”, remarcaron desde la institución que tiene su sede en Chiclana 578 de nuestra ciudad.

   Y agregaron: “Por todo esto, y más, nuestra institución saluda y expresa su admiración y reconocimiento de sus farmacias asociadas”.

   El saludo llega en los días previos a otra celebración por el Día Panamericano de la Farmacia, que se conmemora todos los 1 de diciembre a modo de homenaje al Primer Congreso Panamericano de Farmacia realizado en La Habana, Cuba, en el año 1948.

   El farmacéutico es el profesional con habilidades integrales en salud, fabricación de medicamentos, control de calidad, desarrollo e investigación de los mismos. Es aquel experto en medicamentos, y en la utilización de los medicamentos con fines terapéuticos en el ser humano. 

   Dentro de las actividades a realizar propias de un químico farmacéutico se encuentran fabricación de productos farmacéuticos: fitoterapéuticos, alopáticos, homeopáticos, cosméticos, suplementos dietéticos, vacunas y demás dentro de la descripción.

   La Federación Internacional Farmacéutica (FIP) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en sus directrices conjuntas sobre buenas prácticas en farmacia (La Haya, 2011) identificaron seis componentes de la misión de la profesión farmacéutica: estar siempre disponibles para los pacientes; identificar, gestionar o detectar problemas de salud; promover la salud; asegurar la eficacia de los medicamentos; prevenir el daño causado por éstos; y realizar un uso responsable de los recursos limitados de la atención sanitaria.

   Por todos esos motivos, ésta es una buena oportunidad para celebrar la profesión y ratificar el compromiso con la salud pública.

   Es indudable que la pandemia ha tenido un impacto indudable en la forma en la que las farmacias prestan el servicio farmacéutico. Entre los cambios más destacados está la redistribución del tráfico de usuarios en las farmacias debido a los confinamientos y el teletrabajo que ha puesto en valor el factor de la proximidad. 

   Precisamente, en marzo, cuando se inició el aislamiento social obligatorio, las farmacias fueron las primeras en implementar un protocolo de atención al cliente. 

   En aquel entonces se priorizó a las personas que integraban los grupos considerados de riesgo, entre ellos, las mujeres embarazadas y los mayores de 60 años.

   Asimismo, para los empleados de cada uno de los comercios se emitió un protocolo en sintonía con las recomendaciones hechas por la Organización Mundial de la Salud y el gobierno nacional.

   Por otra parte, se promovió que las obras sociales, las prepagas y los médicos utilicen recetas digitales para evitar el contacto con el papel por parte del farmacéutico y el cliente.

   Para todas esas cosas se necesitó de una rápida adecuación, que los establecimientos bahienses pudieron realizar e instrumentar para no cortar nunca sus servicios ante la necesidad de la población.

   Precisamente, en tiempos de pandemia las farmacias se han convertido en un servicio esencial para quienes concurren a buscar su medicina tradicional o vecinos que buscan elementos necesarios para evitar contagios de COVID19. 

   El papel de las farmacias es tan vital que la OMS -Organización Mundial de la Salud- destacó su papel y les recomendó establecer servicio de entrega a domicilio para reducir el riesgo de transmisión. 

   Ante el avance de la pandemia, durante las primeras semanas de cuarentena las ventas fueron récord e incluso hubo desabastecimiento, no obstante con el correr de los meses la demanda fue normalizándose.

   En un contexto de inflación, la facturación de las farmacias tuvo un deterioro significativo, comparado con los valores de la ecuación económica necesarios para desarrollar la actividad. 

   Porque se requirió de una mayor inversión y la optimización extrema del capital de trabajo para seguir manteniendo la operación, y tratar de evolucionar. 

   Además del objetivo de mantener el nivel de stock (necesidad primordial de supervivencia de la farmacia), hubo que asignar más recursos para gastos corrientes. 

   Así, los gastos generales de explotación en muchos casos superaron ampliamente al índice de inflación general, como el caso de los servicios, contribuyeron a disminuir el nivel de rentabilidad y efectivo. 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias