Una final (mítica) al detalle

15/11/2020 | 10:24 |

Un triunfo histórico para un festejo único.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

 

   Hace 50 años, en noviembre de 1970, los seleccionados de Bahía Blanca y La Plata disputaron la final del provincial de básquet, jugado en la ciudad de Punta Alta.

   Un clásico provincial para una final cargada de emoción, pasión y, en los papeles, de gran paridad en cuanto a la jerarquía de los equipos. Bahía era el campeón y defendía el cetro frente a un equipo platense plagado de figuras. La cancha de Altense estaba desbordada y la gente se veía sentada incluso en el piso, al borde mismo del campo de juego.

   Aquella noche el equipo bahiense fue una máquina, como equipo y con sus individualidades en su más alto nivel. El resultado final da cuenta de esa situación: se impuso por 83 a 59, una diferencia de 24 puntos, inusual para el partido definitorio del más importante de los torneos bonaerenses.

   Por Bahía Blanca, dirigido por el “Lungo” Billa Américo Brusa jugaron Fruet (20), Cabrera (28), De Lizaso (6), Monachesi (19) y Ugozzoli. Luego ingresaron Cortondo (4), Raúl López (4), Raúl Alvarez (2) y Ojunián.

   Por los platenses, dirigidos por Miguel Angel Ripullone lo hicieron “Finito” Gehrmann (16), el Gallego González (13), Sfeir (2), Ratier (2) y Arnal (4). Luego ingresaron Perazzo (17), Buta, Bava, Galliardi y C. López (3) y Tosti (2).

   El primer tiempo ya marcaba la superioridad del campeón, con un 45 a 28. Bahía resignó a Fruet, Monachesi, Ugozzoli y Cortondo por cinco faltas personales. Dirigieron Jorgé Páez y Roberto Farroni.

   No es el centro de este recuerdo, pero esa fue la noche en que, a pocos minutos del final, De Lizaso, que no tuvo una buena noche, convirtió un doble y al darse vuelta se encontró cara a cara con Lito Fruet y celebraron ese tanto como si fuera el último de sus vidas. La escena, retratada  por Omar Morán, en la postal por excelencia del básquet bahiense.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias