Bahía Blanca | Miércoles, 24 de abril

Bahía Blanca | Miércoles, 24 de abril

Bahía Blanca | Miércoles, 24 de abril

J Balvin, Stevie Wonder y Billie Eilish, entre otros, firmaron una carta para detener el avance de IA

En total son casi 200 los artistas que se sumaron a este pedido. “Este asalto a la creatividad humana debe detenerse”, destacaron en la nota.

J Balvin es uno de los artistas que se sumó al pedido sobre el uso de la inteligencia artificial en la música.

La inteligencia artificial se convirtió en un actor fundamental en la creación de contenidos. Esta nueva realidad abrió un debate que impactó en la sociedad. Muchos se preguntan a quién pertenece la propiedad intelectual generada por las máquinas o la IA es un autor con derecho propio. Varios creen que es una herramienta al servicio del ingenio humano.

Ante el debate instalado, artistas como Stevie Wonder, Miranda Lambert, Billie Eilish, Nicki Minaj, Katy Perry, Smokey Robinson y J Balvin, entre más de 200 nombres, aparecen en una nueva carta abierta. Esta nota fue presentada por la organización sin fines de lucro Artist Rights Alliance, que pide a las empresas de tecnología de inteligencia artificial (IA), desarrolladores, plataformas, servicios de música digital y plataformas que dejen de usar la IA “para infringir y devaluar los derechos de los artistas humanos”.

Según publicó la agencia AP, Artist Rights Alliance es una organización dirigida por artistas que defiende a los músicos en una economía digital precaria. También hay otros artistas latinos que se sumaron a la iniciativa como Juanes, Danna Paola, Luis Fonsi, Banda El Recodo de Don Cruz Lizárraga y Daniela Spalla entre otros.

La carta, si bien reconoce las posibilidades creativas de la nueva tecnología de IA, trata algunas de sus amenazas para el arte hecho por humanos. Estos incluyen el uso de trabajos preexistentes para entrenar modelos de IA, sin autorización, en un intento de reemplazar a los artistas y, por lo tanto, “diluir sustancialmente los fondos de regalías que se pagan a los artistas”.

“Este asalto a la creatividad humana debe detenerse”, se puede leer en la carta. “Debemos protegernos contra el uso depredador de la IA para robar las voces y semejanzas de los artistas profesionales, violar los derechos de los creadores y destruir el ecosistema musical”.

En principio, la legislación actual sobre propiedad intelectual no está preparada para afrontar los desafíos que presenta la inteligencia artificial. Las leyes de derechos de autor tradicionales se basan en la idea de un autor humano individual, pero la IA no encaja en esta categoría.

La Oficina de Derechos de Autor de Estados Unidos (USCO, por sus siglas en inglés) publicó una guía a nivel federal en la que se indica que cualquier imagen producida a partir de una indicación de texto con modelos de IA generativas no puede tener copyright: “Cuando una tecnología de IA recibe únicamente una indicación de un ser humano y produce obras complejas escritas, visuales o musicales en respuesta, los elementos tradicionales de autoría son determinados y ejecutados por la tecnología, no por el usuario humano”, dice la guía.

Además, dejó un resquicio para que, en ocasiones, la creatividad de las máquinas reciba protecciones de derechos de autor. “La respuesta dependerá de las circunstancias, particularmente de cómo funciona la herramienta de inteligencia artificial y cómo se usó para crear el trabajo final. Esta es necesariamente una investigación caso por caso. Si los elementos tradicionales de autoría de una obra fueron producidos por una máquina, la obra carece de autoría humana y la Oficina no la registrará”, notaron.

La propiedad intelectual del material en el que se basan los sistemas de IA para crear nuevas obras es otro tema complejo que aún no tiene una respuesta definitiva. Las inteligencias artificiales funcionan con bases de datos e información desde donde “aprenden” y se entrenan. En ese proceso de aprendizaje, es muy probable que se tomen obras que están sujetas a derechos de autor. (TN)