Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Bahía Blanca | Viernes, 12 de abril

Grafitis en la arena

En las caminatas a orillas del Atlántico surgen reflexiones sobre asuntos que dispara el paisaje marino, siempre a merced del viento que modela el oleaje.

Los textos de esta crónica son anotaciones producto de caminatas al borde de la costa del Atlántico que baña las playas de Sauce Grande.

Caminar descalzo al borde de la rompiente para mí es lo más parecido al paraiso. Un momento sublime con mente despejada, sin urgencias para poder imaginar proyectos, madurar ideas y reflexionar sobre el sentido de la vida, que pasa rápido y no espera.

En esas caminatas surgen reflexiones sobre asuntos que dispara el paisaje marino, siempre a merced del viento que modela el oleaje, entre nubes movedizas y gaviotas planeando, que es la más bella expresion del sentido de  libertad.

Del cuaderno de anotaciones, comparto algunas sin pretensiones literarias. Son simples descripciones de cronista que en algún momento imaginé ordenar bajo el titulo “Grafitis en la arena”:

Horizonte

Frontera  invisible, acuerdo de partes entre cielo y mar para  atraer  fotógrafos y despertar la imaginación de escritores y poetas 

Paradoja

Los médanos tienen alma de desierto y sin embargo habitan en la orilla y se besan con el mar

Momentos

Pasar la red  de pesca  junto a padres, hijos, hermanos o amigos tirando de cada lado. Con la excusa de la pesca en realidad lo que se atrapa son momentos imborrables

El Faro

Lo primero que asoma al llegar al balneario y lo último que veremos por el espejo retrovisor cuando dejamos atrás la historia que vivimos

Según pasan las horas

En playas de  cualquier océano, el paso del tiempo no se mide con reloj.  La hora se estima a ojo según las mareas y la posición del sol. En la orilla pareciera que el día transcurre más lento. Pero más que sensación es un deseo

La Luna

Envidia al sol porque giramos a su alrededor y es iluminador oficial de la vida en el planeta. Brilla de noche con complejo de luz de emergencia y actriz  de reparto entre tantas estrellas. Y reclama al género humano que le puso un pie encima, algo que con el sol nunca lo logrará

Crepúsculo

El atardecer atrapa porque tiene detrás la historia del día que dejamos atrás, a diferencia del amanecer, que siempre es incógnita por vivir y descifrar

Paradoja

¿Cuál es la razón por la cual en un planeta compuesto por dos terceras partes de agua, a los niños solo nos enseñan a caminar y no a nadar?

Recuerdo

De pibes en la playa, cuando hermanos y primos hacíamos cola por la galletita con paté que mamá preparaba debajo de la sombrilla

Cascarudos

Seres inofensivos que transitan inadvertidos en la playa. Nadie recuerda un cascarudo del verano anterior. Pero están ahí cerca nuestro, dibujando sinuosos caminos al andar, que como nuestros pasos en la arena son efímeros y  se borran con la próxima marea

Perfección

El despegue y sobrevuelo de  una gaviota  al ras de la rompiente.

Tristeza marina

Cuando un pequeño pingüino extraviado  y exhausto encalla en la arena para despedirse de la vida

Atardecer

Instante mágico que se esfuma en un suspiro, como helado en cucurucho que no admite demoras. Se disfruta en el momento o se derrite entre las manos

Paraiso

Sensación fascinante de caminata espacial cuando  el cielo y las nubes se reflejan en el espejo de agua que por un instante deja la retirada de la rompiente. Pareciera que estamos en medio una esfera celestial caminando en el aire con sonido de mar

Castillos de arena

En vacaciones a orillas del mar los padres sueñan y construyen castillos de arena para sus hijos. Hasta que la marea  implacable los devuelve a la realidad

Pesca

Pasión que viene de antiguos mandatos familiares. Aguardar el pique resetea el cerebro, baja revoluciones y neutraliza tensiones que provocan stress. Si además pescamos, mucho mejor

Ultimo recurso

Las olas estiran sus brazos y recurren a la espuma para llegar hasta  los médanos y hacerlos playa. Pero la luna que ejerce el control del sube y baja de las mareas, cada seis horas vuelve las cosas a su lugar

Huellas

Pasamos por la vida dejando huellas, muchas profundas, indelebles, otras efímeras, que duran lo que tarda el viento en borrarlas de la arena

Placer sublime

Cuando el kayak deja atrás la rompiente y el pescador a bordo tiene por delante la inmensidad del mar a disposición

Marejada

Los guardavidas disfrutan nadar mar adentro. El mar cada tanto les devuelve atenciones con temporales de olas que se aproximan al refugio en alto desde donde vigilan la playa

Triste despedida

La noche que Leif  partió hacia el  horizonte para quedarse a vivir definitivamente mar adentro. Pescadores aseguran que con nubes  bajas y mar calmo a lo lejos se dibuja su silueta, remando sin pausa para llegar al lugar de los amaneceres radiantes y atardeceres maravillosos