Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 20 de abril

Vino moscatel Bombara, el primer rosado bahiense

Bombara fue una de las bodegas tradicionales de la historia de la ciudad

Hace 57 años, en febrero de 1967, la firma Bombara presentó su vino moscatel etiqueta verde, el primer rosado bahiense, “elaborado con la técnica de los tradicionales vinos franceses”.

“Un vino de mesa de increíble calidad. Vinos de gota de elaboración propia con uvas seleccionadas.”, señaló la publicidad de la firma, al tiempo de sugerir que se debía tomar “bien helado”.

Tradicional bodega local, Bombara comenzó su historia con un almacén en Güemes y Roca, para mudarse luego a Mitre y Caronti. El vino que comercializaba llegaba desde Mendoza en vagones, dejando los toneles en la estación Noroeste, de Sixto Laspiur al 400.

Tan próspero fue el negocio que la firma adquirió las viviendas linderas y construyó piletones subterráneos y un tanque para el acopio de miles de litros.

En 1963 habilitó una planta automática que permitía el encorchamiento, etiquetado, embotellado, estampillado y lavado de botellas. Fue la primera del país en su tipo, con la novedad de estar montada en altura respecto a la vereda. Al tener el frente del edificio vidriado permitía verla en funcionamiento desde la calle.

“La planta es un paso decisivo en un proceso evolutivo, orientado a la premisa de ofrecer la mejor calidad en vinos a los precios más convenientes”, se señaló.

Las instalaciones fueron lugar de visita de escuelas, público e instituciones, todos recibidos con entusiasmo por sus dueños a través de atractivas visitas guiadas.

Los cambios en la forma de comercializar vinos, cierta competencia desleal y otros factores llevaron al cierre de la empresa en 1981. Fue una de las últimas bodegas locales en cerrar, luego de las de Arizu, Giol, Sulim Melman, Ciccioli y Chierchie.

El histórico edificio fue demolido hace unos años para dar lugar aun edificio de 15 pisos.