Bahía Blanca | Sabado, 24 de febrero

Bahía Blanca | Sabado, 24 de febrero

Bahía Blanca | Sabado, 24 de febrero

Gendarmería multiplicará los controles en el distrito de Villarino

Además del puesto en el kilómetro 714 de la ruta 3, comenzarán a realizarse recorridos y operativos hasta Pedro Luro y La Adela. El ente de seguridad instalará nuevas dependencias en Médanos.

Foto: Prensa Villarino y Archivo La Nueva.

Entre 30 y 50 efectivos de Gendarmería Nacional comenzarán a patrullar, desde enero, las dos principales rutas de Villarino, además de instalar un escáner de equipaje en el puesto de Senasa en el kilómetro 714 de la ruta nacional 3. De esta manera, se explicó, se mejorarán cuestiones como la seguridad vial, la prevención y el control en esta región.

La idea, por supuesto, es incrementar los controles en un punto denominado neurálgico por la conexión con el sur del país, a través de la ruta 3 sur, y del Alto Valle Rionegrino, por la ruta nacional 22.

El proyecto no queda ahí. La idea es que los efectivos de Gendarmería no trabajen con Bahía Blanca como su base principal, sino que directamente lo hagan en Villarino. Para ello, ya se está en tratativas y está a punto de acordarse el alquiler de un predio en Médanos con oficinas y espacio de guardado de los vehículos del cuerpo. Si esto funciona, no se descarta que en los próximos meses se pueda hasta multiplicar la cantidad de personas que trabajen allí.

El acuerdo entre Gendarmería Nacional y la comuna villarinense se celebró días atrás, y se anunció como un proyecto que busca elevar los estándares de seguridad en el distrito, consolidándolo como un modelo en la provincia de Buenos Aires. Este no es el primero en su tipo que firman ambos entes, ya que en 2017 se hizo un convenio por el cual se la fuerza de seguridad comenzó a operar en el puesto del kilómetro 714.

La apuesta, el objetivo a partir de ahora, es incrementar la presencia de Gendarmería en el lugar y en todo el distrito.

“Ya veníamos hablando de la posibilidad de ampliar el puesto de Seguridad Vial, que abarcaría dos corredores: el que va desde el kilómetro 714 hasta La Adela, en el límite con La Pampa, y el de la ruta 3 sur hasta Pedro Luro”, señala el intendente de Villarino, Carlos Bevilacqua.

 

La idea es que los efectivos de Gendarmería no trabajen con Bahía Blanca como su base principal, sino que directamente lo hagan en Villarino.

 

El funcionario remarca que el personal de Gendarmería realizaría operativos de control vehicular de carga no solamente en el puesto de Senasa, “sino que lo harían en forma móvil en el corredor tanto de la 3 la 22, pero tomando como puesto permanente a Médanos”.

“Estamos viendo la posibilidad de comenzar el 1 de marzo, con entre 30 y 40 gendarmes que se instalarían en Médanos. También se está estudiando en la posibilidad de invertir en un galpón o un contáiner para instalar un escáner para que todo lo que tiene que ver con las valijas o cualquier cosa que pase por ahí por el control”, explica.

Para esto, aclara, debido a la inversión que hay que llevar a cabo, se está gestionando una ayuda a través del ministerio de Seguridad de la Nación. Al respecto, aclaró que las funciones “no tienen nada que ver con Senasa, solo van a estar en el mismo lugar; incluso, se está evaluando instalar el escáner en una de las casetas que hay allí”.

“Todo esto sería manejado desde Médanos, donde funcionaría la dotación y todo lo que está vinculado al personal o la cuestión burocrática. Todo lo demás se realizaría en el 714 y en los controles que se realizarían en los corredores de las rutas 3 y 22”, indica.

Para ello, Gendarmería aportaría entre tres y cuatro vehículos, en principio.

“No se descarta que el puesto se pueda expandir aún más y se consolide un escuadrón en Villarino, que duplicaría y hasta triplicaría la cantidad de efectivos. Me interesa porque serían efectivos que se radicarían acá, vivirían acá y gastarían acá”, sostiene Bevilacqua.
En cuanto a la infraestructura que utilizaría la dependencia, por el momento la idea es usar las instalaciones de la terminal de ómnibus de Villarino, un sitio que cuenta con una gran superficie, que cuenta con un lugar físico para automotores y un edificio con oficinas.

Todo esto, se aclaró, mediante una inversión de Gendarmería, que en principio se haría cargo de los servicios y la comuna colaboraría con el alquiler.

“En Villarino, el kilómetro 714 y la zona del Salitral de la Vidriera son puntos neurálgicos, porque ahí están las derivaciones al sur del país; es un paso obligado -explica Bevilacqua-. Con esto, vamos a reforzar la seguridad con todo lo que se hace en el puesto de Gendarmería y Senasa, más el escáner y los controles móviles. El 1 de marzo ya estarían instalados”.