Bahía Blanca | Viernes, 01 de diciembre

Bahía Blanca | Viernes, 01 de diciembre

Bahía Blanca | Viernes, 01 de diciembre

Las mil y una caras del "Loco" Marino, que quedaron en la historia en la Liga

Se vivió un hecho insólito en el fútbol local. El capitán de Libertad jugó de 6, después atajó un penal y terminó de 9 en el clásico ante Comercial.

Fotos: Rodrigo García-La Nueva y Francisco Urban.

Lautaro Marino dejó su huella indeleble en el fútbol de la Liga del Sur. Es que el defensor –por algo lo apodan “Loco”-- fue determinante en el empate que Libertad se llevó de cancha de Comercial.

El capitán milrrayita arrancó como defensor, después ocupó el arco y le atajó un penal a Nazareno Romero, artillero del elenco portuario, con su equipo perdiendo 1 a 0.

Pero no conforme con semejante locura, Marino fue por más. Le dio el buzo de arquero a Gustavo Pereyra y terminó jugando de 9. 
Para cerrar una tarde redonda, su equipo empató el clásico en tiempo de descuento.

“Sinceramente, me salió de manera espontánea. Fue todo una locura. Fueron 5 minutos de adrenalina pura. Pasó todo muy rápido y después del empate, cuando volví para el campo nuestro, me temblaba todo el cuerpo. Seguramente, me quedó dando vuelta en la cabeza algún picado en los potreros”, resalto el capitán de Libertad a La Nueva.

“Después de haberle atajado el penal a Nazareno (Romero) pude haber ido a cabecear en esa última pelota con el buzo de arquero, pero me salió de decirle a 'Polenta' (por Gustavo Pereyra) que vaya al arco y que yo me iba de 9. Por suerte, llegó esa especie de media chilena del 'Cachorro' (po Mariano Orsi) y le quedó al 'Topo' (por Mauro Sabatini). ¿Mirá si me quedaba a mí y la tiraba a la m..., ja, ja, ja”, agregó.

"Coco" --como también lo apodan-- se lamentó qu no estuvieran sus afectos en cancha de Comercial.

"Lamentablemente, por todo lo que pasó últimamente, mis familiares no pudieron ir a la cancha. Fue una lástima, pero al menos hubo un pariente de mi novia que grabó el penal, ja, ja. Tal vez era para gastarme después, pero me salió bien", dijo entre risas.
"Sinceramente, todo lo que vivimos fue muy emotivo. Tuvo un final de película. Hasta un dirigente de Libertad se fracturó una mano en el festejo del gol del empate", contó.

Con naturalidad

Oscar Perotti fue el encargado de impartir justicia en el ya histórico clásico entre Comercial y Libertad que pocos olvidarán. Y el colegiado contó cómo reaccionó al pedido de Marino de volver a calzarse la número 6 tras haber atajado el penal.

“No ocurre habitualmente, casi nunca te diría. Pero fue un cambio posicional y son indefinidos. Lo tuve en claro siempre y por eso no dudé. Pero fue todo muy especial, con muchos matices. Incluso cuando me pidió el cambio posicional, lo cargué y le dije: 'atajaste el penal, ahora te falta hacer el gol del empate, y se reía'. Y que el partido haya terminado en empate, lo de Marino –con quien tengo una buena relación-- lo hizo más especial y le puso una cuota de hazaña. Me va a quedar de recuerdo este partido. Fue una película de suspenso como las que me gustan a mí”, confesó el juez.

Los antecedentes

En el fútbol nuestro hubo varios casos donde un futbolista de campo se calzó el buzo se arquero y paró para atajar un penal.

Sin dudas que el más recordado será el de Juan Stemphelet, en el Promocional del 96 (21 de septiembre) cuando convirtió tres goles para Bella Vista y le atajó un disparo desde los 12 pasos a Fabián “Queso” Rossi en tiempo cumplido con su equipo arriba 3 a 2 y con dos jugadores menos.

También hubo otro hecho similar, pero no terminó tan redondo. El 14 de abril de 2012, por el Promocional, La Armonía superó como visitante a Huracán en el Bule por 3 a 0. Con el partido casi resuelto, el arquero Ezequiel Alonso vio la roja –el Globo terminaría con 7 jugadores-- y su lugar lo ocupó el defensor Maximiliano Ciampichini.

Hubo un penal para el velezano y lo ejecutó Damián “Luly” Véjar, pero su remate se fue desviado.

“Eramos compañeros de trabajo y le dije que no me la picara, ya que él era de hacer es. Por suerte la tiró afuera, aunque le adiviné el palo”, contó Ciampichini.

En ese partido, Lautaro Marino marcó un gol.

Más acá en el tiempo --23 de febrero de 2014-- por el entonces Federal B, Juan Enrique Gutiérrez le atajó un penal a Julio Acosta en un Liniers 3-Bella Vista 3.

Lo curioso fue que tras la expulsión del arquero albiverde Andrés Bonjour, su lugar lo ocupó el defensor Maximiliano Tormann, quien poco después también fue expulsado.

Allí llegó el turno de “Quique”, quien se lució sin guantes ante el disparo de los 12 pasos de Julio Acosta. Su elenco –con dos jugadores menos-- perdía 3 a 2 y en el descuento lo empató Diego Trotta.

La frase

"¿Si voy pedir atajar contra San Francisco? No, ja, ja. Para eso están los chicos del club. Ya le sacamos una sonrisa a Comino; con eso suficiente, ja".