Bahía Blanca | Domingo, 03 de marzo

Bahía Blanca | Domingo, 03 de marzo

Bahía Blanca | Domingo, 03 de marzo

Scouts Ernesto Pilling: la pasión por formar personas

El grupo fue creado el 24 de noviembre de 1914 por Ernst Pilling, de 27 años de edad, empleado del Ferrocarril del Sud

El grupo de Scouts Ernesto Pilling es una de las muchas instituciones emblemáticas de Ingeniero White, parte de su identidad y protagonista de una actividad que lleva más de un siglo formando a chicos y chicas de esa localidad.

Fue creada el 24 de noviembre de 1914 por Ernst Pilling, de 27 años de edad, empleado del Ferrocarril del Sud, quien encendió la llama del escultismo a partir de lo que él había experimentado en Inglaterra.

Así nacieron los Boy Scouts Argentinos Compañía Ingeniero White, que luego tomarían el nombre de su creador.

En la actualidad la institución cuenta con 230 personas, de los cuales unos 180 son chicos y chicas y el resto educadores, equipo de gestión y adultos que participan en equipos de apoyo relacionados a la organización de eventos y la infraestructura.

Para su funcionamiento se organizan por edades, en lo que se llaman “ramas”, la Manada (de 7 a 11 años), la Unidad Scout (de 11 a 14), los Caminantes (de 14 a 17) y los Rovers (de 17 a 21). Cada rama está acompañada por dirigentes, responsables de acercar este proyecto educativo a cada persona que elige el grupo.

Hay además un equipo de gestión a cargo de la administración y finanzas, el museo, los seguros y la supervisión de las actividades, entre otros.

Jugar y educar

Hoy la entidad cuenta con un buen número de participantes, luego de superar la pandemia.

Eugenia Peter, que es la máxima autoridad de la entidad, mencionó que fue “un gran trabajo volver a hacer girar la rueda para llegar a más personas”, lo cual se logró con el aporte de educadores, familias y e instituciones de White.

“Es importante saber que a scout no vamos solo a jugar, sino que atrás de cada propuesta hay un objetivo de aprendizaje, relacionada con la educación en valores”, señaló.

Una situación que uno puede pensar afecta a este tipo de instituciones es el cambio de usos y costumbres de los niños y adolescentes, hoy apegados a la tecnología, los celulares, los videojuegos. Sin embargo la propuesta de los scouts se presenta como una alternativa atractiva para las familias.

“Se siguen acercando y nos eligen precisamente porque nuestras actividades son al aire libre, en contacto con la naturaleza, atravesadas por valores y un encuentro con el otro. En una sociedad donde la tecnología cobró mucho protagonismo y las costumbres han cambiado, nuestra institución aporta otro escenario, para pensarse a uno mismo y crecer”, señaló Eugenia.

Por eso cada sábado, a partir de las 14.30, las instalaciones de Lautaro y Juncal, en Ingeniero White, se ven desbordadas, incluso con actividades especiales que a veces requieren un horario más amplio y a veces con salidas a otros espacios de la ciudad y con los tradicionales campamentos.

“El tipo de actividades que se desarrolla depende de cada rama. En las menores se aprende más jugando y entendiendo la aventura de ser scout. En las mayores gira más en torno a la reflexión sobre la persona y sus objetivos. Pero en todas se busca que los scouts adquieran valores y vivan el servicio como una forma de salir al encuentro de los demás”, detalló.

En ese sentido Peter mencionó que son los scouts quienes deciden qué temas trabajar, qué actividades hacer y qué aprender.

“Acompañamos esas ideas, potenciando cada actividad para que sea educativa. Esto fomenta la posibilidad de expresar sus ideas y tomar decisiones. Por otro lado, trabajamos áreas de crecimiento, como la sociabilidad, la creatividad, la corporalidad y la afectividad, entre otras. Eso hace que las actividades sean integrales y abarquen varias facetas”.

Los valores que se trasmiten son muchos, con puntos que representan objetivos que guardan relación con ser trabajador, respetuoso, llevar una vida sana, defender y valorar la familia, cuidar la naturaleza. 

Al servicio de la comunidad

Más allá de sus actividades propias, los scouts mantienen una continua relación con la comunidad.

“Buscamos relacionarnos con distintas instituciones, como ha sido nuestra participación en los festivales por el Día de las Infancias o la Colecta de Cáritas. Hay un trabajo muy lindo, con mesas de proyectos donde se reúnen representantes de todas las instituciones y se van conversando necesidades y armando planes de acción”.

En cuanto a las necesidades actuales de la institución, se relacionan con las instalaciones, un espacio que lleva mucho cuidado y mantenimiento. Para hacerlo se reúnen fondos a nivel grupo, con una cuota mensual y distintos eventos. También se reciben donaciones del sector industrial y de otras instituciones. Hoy dispone de dos salones, cocina, un galpón, diferentes espacios para las ramas y un gran predio verde.

Por último, Eugenia mencionó el orgullo y la alegría que significa ser parte de una institución con tanta trayectoria.

“Cuidamos mucho nuestra historia. En noviembre cumpliremos 109 años. Somos el grupo más antiguo con actividades ininterrumpidas, es decir más de un siglo de todos los sábados salir al encuentro de los demás. Pero además nuestro surgimiento tiene mucho que ver con la historia de White, ya que nuestro fundador vino desde Inglaterra a trabajar en la zona portuaria y decidió crear este grupo. Nos queda mucha historia por escribir, muchas actividades por realizar y una vida por compartir”.

Eugenia, desde siempre

Eugenia Peter comenzó en los scouts a sus 7 años de edad. Nacida en La Plata hacía poco que vivía en Ingeniero White, donde llegó por el trabajo de su papá. Es desde hace tres años Jefa de grupo. Si bien no es la primera mujer que ocupa ese cargo si fue la más joven en acceder al mismo.

Cada jefe es elegido entre los mismos dirigentes. Cualquiera de ellos puede postularse o ser postulado. Para eso se consideran las competencias y habilidades de cada uno, lo que tiene para aportar y los proyectos que quiera llevar adelante. 

Quien fue

Ernesto Pilling, nació en Colne, Inglaterra, en 1877. Llegó en 1906 a la Argentina, contratado por el Ferrocarril del Sud. Tenía 27 años cuando se abocó a la tarea de conformar la primera patrulla scout.

Apellidos conocidos de Ingeniero White estaban entre los primeros scouts, caso Suttora, Soeterman, Iglesias, Maggi, Ursino, Agnelli, Cúneo, Auday, Ferrari y Lancioni.

Así, el movimiento hacía su aparición de la mano de un hombre al que todos calificaban de excepcional. Su entusiasmo era contagioso y el número de scouts fue aumentando.

En 1931 Pilling regresó a Inglaterra, pero la semilla que había plantado estaba dando sus frutos. Regresó de visita en 1938 y se gratificó con el crecimiento de la agrupación. Falleció en su país natal, el 11 de diciembre de 1954.