Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Bahía Blanca | Viernes, 01 de marzo

Nuevo desafío laboral: que la diferencia generacional no afecte el ambiente

Un informe de Adecco asegura que por primera vez cinco generaciones forman parte de la población activa de trabajo.

Un informe de Adecco Argentina asegura que, por primera vez en la historia moderna, cinco generaciones forman parte de la población laboral activa al mismo tiempo.

Y eso abre un nuevo desafío: conseguir que la diferencia de edades no afecte el buen clima en el trabajo.

Para poder lograr ese objetivo, la consultora de Recursos Humanos brindó una serie de consejos que serán fundamentales para poder administrar de manera efectiva un equipo multigeneracional. 

Pero, en primer lugar, el estudio identificó los rangos de edad correspondientes a cada generación, para tener bien en claro qué personas la integran.

Las generaciones

--Silencios: esta es la generación más antigua de la población activa. Por lo general, este grupo nació antes de que terminara la Segunda Guerra Mundial y tienen más de 70 años. 

--Baby Boomers: es la generación que normalmente dirige empresas en la actualidad. Los más jóvenes de esta generación suelen tener unos 55 años.

--Generación X: son probablemente altos mandos intermedios o directores de etapa inicial. Tienen entre 40 y 55 años en este momento, y es probable que se encuentren en la etapa en la que la gestión de la familia (niños más pequeños) y el trabajo se convierten en una preocupación principal.

--Millennials: actualmente son personas de entre 28 y 40 años. Son la generación más grande de la población activa. 

--Gen Z (o iGen): son personas que, en esencia, se acaban de graduar en la universidad y están ingresando a la fuerza laboral. En su mayoría tienen menos de cinco años de experiencia y los mayores de este grupo tienen poco más de 27 años. 

En cuánto a cómo gestionar a todos estos tipos de personas a la vez, Adecco brindó algunos consejos.

--No generalizar: el grupo Millennial tiene entre 80 millones y 120 millones de personas, así que si se está tratando de generalizar hay que tener cuidado. Es casi imposible comparar a una persona de 25 años con una de 55 en términos de conexión con el trabajo, las responsabilidades de la vida o la visión de sí mismo. 

--Entender la gran diferencia entre las generaciones: eso sería en tecnología digital básicamente. Para poner un ejemplo, un empleado de la Generación Z puede haber tenido un teléfono inteligente desde los 12 años. Un Boomer probablemente haya tenido uno desde los 44 años. Eso demuestra que el mundo en el que crecieron estas generaciones difiere mucho. 

--Colaboración: las brechas generacionales causadas por la tecnología y reforzadas por la jerarquía tradicional pueden causar fallas en la comunicación y la colaboración, por lo que ese es el aspecto principal que se debe administrar. 

--Comunicación: esto es esencial en cualquier empresa y muchas aún no lo dominan. La responsabilidad recae en los gerentes de primera línea, a quienes hay que incentivar para que la conviertan en una prioridad.  

--Crear redes y tutorías: la tutoría asignada está predominantemente muerta, pero tener tantas generaciones en la fuerza laboral brinda una oportunidad única para recuperarla. Si una mujer de 26 años convive en un mismo sector con una de 66, hay que buscar formas de emparejarlas. La de menor edad podría aprender algunas lecciones sobre el desarrollo profesional, o cómo funciona la empresa. Mientras que la mentora obtendrá una nueva perspectiva de la mentalidad generacional más joven y formas potencialmente nuevas de hacer las cosas. 

--Alinear las prioridades: una investigación realizada por la Sloan School of Management del MIT demostró que el 67% de los líderes senior no pueden nombrar las tres principales prioridades de su empresa. Sin dudas es un punto clave a tener en cuenta.