Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Bahía Blanca | Lunes, 15 de abril

Villa Mitre no pudo sacarse de encima el debut en la Liga Argentina

Un equipo trabado, sin claridad y con una floja defensa, terminó perdiendo ante Pico, por 84 a 77.

Romero gana la posición en el rebote. Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva.

Twitter: @rodriguezefe

Instagram: ferodriguez_

 

Había mucho por mirar en el José Martínez y se terminó viendo poco: Villa Mitre perdió frente a Pico, por 84 a 77, en su debut en la temporada 2023-24 de la Liga Argentina.

Finalmente, el visitante se sintió local de la mano del técnico Lisandro De Tomasi.

Todo ok, Lichi...

El tricolor no se sacó nunca de encima el debut, ante un rival que venía con un partido de rodaje y salió a no respetarlo.

Así, en un abrir y cerrar de ojos, el marcador estaba 7-0 para la visita.

La defensa partida del local puso en evidencia marcados desajustes, a partir de un fuerte seguimiento en el perímetro y mucha debilidad para frenar los cortes o saltar a las ayudas.

Bollo presionando al terrible Pelorosso.

Pico se soltó rápidamente y activó su plan, con una defensa de contención, sacando de circuito a Pennacchiotti, que siempre tuvo a uno pegado, y dejando a la Villa sin referencia ofensiva.

Pennacchiotti lee la defensa.

Establecido en el 5x5, el tricolor careció de juego, forzó sin resultados el juego en parejas Pennacchiotti-Bollo y apeló a los recursos individuales por encima de lo colectivo.

Así fue que las veces que solamente cuando sacó faltas Harina supo capitalizarlas en la línea (5-6 en libres) o dos triples de Chervo abrieron un poco el juego.

Harina esquivando defensores.

Decoroso 21-21 al término del primer cuarto, con parcial de 11-2, que se extendió a 15-2 (25-21) en el inicio del segundo cuarto.

No obstante, intentando cuidar un poco más la espalda, la Villa le dio algo más de libertad al perímetro pampeano, que lo aprovechó castigando de tres puntos y lo desequilibró.

Mirá las estadísticas completas

A Villa Mitre por un momento lo atacaron por diferentes frentes, recibiendo balas de todos lados y sin capacidad para defenderse: le corrieron y le tomaron tiros a distancia, sufriendo un parcial de 17-6, quedando 7 abajo, para irse al descanso largo en desventaja 44-39.

Jano Martínez poniendo el balón en el piso.

Poco cambió al regreso, con dos equipos que mostraron un fuerte contraste: Villa Mitre forzando, congestionando y sin claridad y Pico abriendo la cancha, corriendo, pasándose la bola, cortando al cesto, anotando (7 puntos con 2 triples de Pelorosso) y poniendo en evidencia desajustes que, a esta altura, todavía pueden atribuirse a la falta de rodaje: 46-56 en 5 minutos y máxima para la visita.

Buscando alternativas, Pennacchiotti asumió un rol más protagónico adelante, poniendo la pelota en el piso y atacando de frente, buscando generar espacios para llegar cerca del cesto.

La lucha de Bollo en el rebote.

También, Harina tiró cada vez que se soltó de su defensor (le cambiaban) aunque, claro, enfrente Pico resolvía más claro. Y eso seguía reflejándose en el marcador: 61-56 al cabo del tercer cuarto.

Los mismos dos protagonistas ofensivos le dieron al tricolor la posibilidad de pasar al frente, en 3m05, con parcial de 9-0: 65-61.

A partir de ahí, un triple de Chervo le dio algo de aire al tricolor, que igual se topó con un rival combativo, insistente, con un Pelorosso fresco, ofensivo, que jugó e hizo jugar al equipo, más el oficio de Sanz cerca del cesto.

Y otra vez a remar el tricolor, que se encontró 76-73 abajo (parcial de 14-5), a falta de 3m45. Pocas señales había mostrado el equipo para ilusionarse con un final diferente.

Por eso los minutos de cierre sintetizaron lo que fue el trámite, con un Villa Mitre trabado, perdiendo algunas pelotas insólitas y la visita definiendo con total autoridad.

Lejos estuvo de ser el mejor inicio para Villa Mitre. Cierto también es que, justamente, esto recién empezó.

El próximo miércoles tendrá otra oportunidad como local, ante Ameghino.