Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Bahía Blanca | Martes, 06 de diciembre

Parque Independencia: “La idea es priorizar al peatón en todos los sentidos”

Dijo la directora adjunta de Planificación Urbana Victoria Ramón, en el marco de los anuncios por el comienzo de la segunda etapa de remodelación del parque Independencia.

Fotos: Pablo Presti - La Nueva.

   Una mayor prioridad al peatón, el cierre definitivo del ingreso por calle Pringles, la construcción de rampas de acceso, la instalación de unos mil árboles y la conservación de los objetos patrimoniales que se encuentren en el lugar, son los principales puntos de la segunda etapa de la puesta en valor del Parque Independencia, que se espera que comience en las próximas semanas.

Segunda etapa de remodelación del parque Independencia

   El proyecto, cuya primera parte está por finalizar, busca lograr un sitio más accesible y seguro para los vecinos. En los últimos meses, se avanzó en la creación de espacios peatonales mediante la construcción de senderos de hormigón, el emplazamiento de mobiliario urbano, canteros, bicicleteros y cestos para residuos. Además, se instalaron nuevas luminarias LED.

   En este marco, el jefe comunal Héctor Gay llevó a cabo esta mañana una recorrida por las obras ya realizadas, acompañado por el secretario General del municipio, Pablo Romera; su par de Infraestructura, Alejandro Meneses, y el titular del área de Gestión Urbana, Tomás Marisco. También estuvieron presentes el director de Espacios Públicos, Pablo Bianco, y la directora adjunta de Planificación Urbana, Victoria Ramón.

   “Es necesario adaptar (el parque) a las situaciones de accesibilidad y de seguridad -dijo la arquitecta Ramón-. Buscamos brindarle una situación agradable al peatón”.

   Asimismo, destacó la importancia de respetar el valor patrimonial del lugar: “Nuestra idea también es romper con las barreras y generar mayor permeabilidad hacia la ciudad”, explicó.

   “La idea es poner en valor todos los objetos patrimoniales, como las pérgolas, que se van a hidrolavar; también se va a repintar todo. Nuestra idea es hacer lo mismo con todos los elementos patrimoniales que hay en el parque”, agregó.

   Con respecto a las fuentes de agua que hay en el paseo, comentó que muchas de ellas son irrecuperables por lo que, “si no las ponemos en valor como tales, lo haremos como objetos arquitectónicos de valor patrimonial”.

   El sector a intervenir en esta segunda etapa abarca desde las pérgolas hasta la actual entrada vehicular (por Avenida Pringles), que se convertirá en una nueva plaza seca, de acceso peatonal, con una continuación de senderos de hormigón en color ladrillo y gris.

 

Si bien faltan algunos detalles para la finalización de la primera parte, se espera que en unos 15 días estén dadas las condiciones para comenzar la segunda parte, que tendrá un plazo aproximado de cuatro meses.

 

 

   Respecto del posible cierre definitivo del ingreso principal, como estaba previsto en el proyecto original, Ramón afirmó que “el ingreso se bloqueará; la idea siempre es priorizar al peatón en todos los sentidos”.

   “En la tercera etapa vamos a potenciar el sector de ferias. La idea va a ser que por calle Balboa se siga circulando y que el ingreso sea por allí”, agregó.

   En relación al perímetro del parque, explicó que no se retirará por completo el paredón sino que se sacará en sectores puntuales donde se instalarán rampas de acceso, con el objetivo de generar mayor accesibilidad.

   Por su parte, Meneses enumeró que en esta segunda etapa se forestará el parque, se construirán sendas peatonales y un anfiteatro, además de instalarse columnas de iluminación. El presupuesto oficial, explicó ronda los 64 millones de pesos.

   En tanto, Bianco advirtió que se conservarán las estructuras patrimoniales que "estén en condiciones de ser conservadas", lo mismo que los ejemplares arbóreos.

   “La idea es sumar algunas nuevas especies a las que ya tenemos, para enriquecer el espacio”, sostuvo el funcionario, quien calculó que se va a colocar un millar de plantas en el lugar, que ya se encuentran en el vivero municipal.