Bahía Blanca | Sabado, 20 de agosto

Bahía Blanca | Sabado, 20 de agosto

Bahía Blanca | Sabado, 20 de agosto

Toma de terrenos en barrio Ferroviario: “Algunos queremos negociar y pagar”

Aseguran que algunos vecinos están dispuestos a enfrentarse con la policía. "Alguien delimitó un terreno y los demás aprovechamos", cuentan.

Fotos: Emmanuel Briane - La Nueva.

   Representantes de los vecinos que desde el viernes a la noche y el sábado a la mañana están tomando y ocupando terrenos en forma ilegal en el barrio Ferroviario, en un área delimitada por la diagonal Jorge Moore y las calles Pedro Pico, Avenida Arias y Fitz Roy, reconocieron saber que están cometiendo una acción ilegal y pidieron que se acerquen los dueños porque quieren llegar a un arreglo para pagar por los lotes.

   A esta usurpación en las últimas horas se sumaron otros lotes ubicados en cercanías al club Dublin, sobre Tierra del Fuego y 25 de Mayo. Y los testigos no descartan que las tomas continúen en sectores aledaños en las próximas horas.

   Durante todo el fin de semana, en todo ese macizo cientos de familias bahienses comenzaron a delimitar una suerte de loteo con palos y alambres, poniéndoles su nombre para marcar su propiedad. Si bien, ante la queja de los vecinos, las fuerzas de seguridad se acercaron al lugar para evitar desmanes, aseguran que desde la comuna bahiense nadie se comunicó con ellos.

Ubicación aproximada de las tomas que se están dando actualmente en el barrio Ferroviario.
 

   Sin embargo, fuentes vinculadas al municipio de Bahía Blanca aclararon a este medio que en estos momentos se están llevando a cabo reuniones y gestiones con otros organismos del estado, y que se está trabajando coordinadamente con Policía y con el ministerio de Desarrollo Social de Nación.

   Además, se indicó que el viernes pasado la comuna había radicado una denuncia en la Asesoría General de Tierras, y se implementó el protocolo de actuación correspondiente para estos casos. También se prevé la realización de un relevamiento social en el sector, a través del área de Políticas Sociales.

   Los terrenos en cuestión pertenecen al Estado y a algunos privados y, según los propios ocupantes, desde hace años solo son utilizados como baldíos. En algunas cuadras ya había viviendas y/o barrios, pero gran parte de todo este sector se encontraba desocupado. Por lo pronto, algunos dueños ya se están movilizando para accionar judicialmente.

   Sin embargo, un grupo de vecinos ya aclaró que su intención no es ocupar sin pagar, sino que quieren llegar a un acuerdo con quien corresponda. Claro está, esta posición no es compartida por todos.

   “Esto es un baldío y hace 20 años que no hace hace nada. Nosotros queremos llamar la atención y hablar con la persona que esté a cargo para llegar a un acuerdo. No queremos problemas ni generar disturbios”, señaló por “LU2” Ariadna, representante de un grupo de 41 familias que tomó una parte del macizo.

   En diálogo con Panorama, reconoció que lo que “estamos haciendo es ilegal”.

   “Esto es usurpación y toma de terrenos, pero también queremos generar un llamado de atención. Represento a un grupo de personas que no quiere enfrentarse con la policía y que, si nos dicen que nos vayamos, nos vamos; pero antes queremos hablar con quien esté a cargo de los terrenos para llegar a un acuerdo por los terrenos”, dijo.

   Al respecto, señaló que otras personas sí están dispuestas a enfrentarse a las fuerzas de seguridad, para defender su posición.

   “Por nuestra parte, si vienen de buena fe y nos dicen que nos vayamos, lo hacemos. Pero queremos que venga el dueño y haga algo con nosotros: no queremos regalado ni gratis al terreno; si hay que pagar, se paga”, sostuvo. 

   La vocera del grupo señaló que debieron llegar a esa situación porque muchas personas no tienen trabajo y que, quienes lo tienen, no llegan a poder hacerse cargo de un alquiler.

   Sobre la toma, dijo que no fue organizada y que comenzó a realizarse en forma masiva cuando se enteraron que alguien había ido -en la noche del viernes- a delimitar un terreno.

   “Entre el viernes a la noche y el sábado se hizo todo: una persona arrancó y el resto aprovechó la situación”, concluyó.