Bahía Blanca | Lunes, 15 de agosto

Bahía Blanca | Lunes, 15 de agosto

Bahía Blanca | Lunes, 15 de agosto

Letizia Tamborindeguy: “A las mujeres vulneradas hay que demostrarles que se puede salir adelante. Que lo merecen y vale la pena”

Licenciada en Trabajo Social, esta madre de dos hijos integra el equipo interdisciplinario de la Comisaría de la Mujer de Bahía Blanca.

Por Walter Gullaci wgullaci@lanueva.com

   Letizia Tamborindeguy es una ferviente luchadora por los derechos vulnerados de muchos de nuestros niños y adolescentes y frente a la violencia de género que atraviesan tantas mujeres, en ocasiones en estado de total indefensión.

   Licenciada en Trabajo Social, esta madre de dos hijos integra el equipo interdisciplinario de la Comisaría de la Mujer de Bahía Blanca.

   Al cabo, una profesional comprometida con lo que bien podría denominarse una verdadera acción social. Y siempre desde el silencio.   

   1. “La pandemia ha complejizado aún más el abordaje de las situaciones de violencia de género y abusos. Un tiempo de aislamiento que ha traído consecuencias que fueron más allá, incluso, de los niveles sanitarios, sociales, económicos y psicológicos”.

   2. “La atención directa de situaciones de familia conviviente o de pareja que ameritan la intervención de un equipo interdisciplinario la estamos viendo mucho más ahora tras los picos de pandemia. Por otra parte, son muchas las denuncias y las intervenciones que solicitan las distintas escuelas e instituciones u organizaciones barriales por donde circulan chicos y adolescentes”.

   3. “Es imposible sostener un trabajo articulado sin el recurso humano, sin el sostén profesional. Acá hay que sostener proyectos de vida, vínculos, acompañar familias, etapas de crianza. Debemos planificar en conjunto y a conciencia con el Estado y con las instituciones y organizaciones barriales”.

   4. “Existe toda una vocación detrás del trabajo social. Soy profesora y les digo a mis alumnos que esta carrera tiene que despertar una vocación tan determinante, que no les importe levantarse de un almuerzo para acudir y atender una urgencia. Trabajamos situaciones de vulnerabilidad. Acá no puede faltar la empatía, el  compromiso y la escucha activa. Y saber que la tarea prácticamente será full time”.

   5. “El caso de los dos chiquitos africanos abandonados por sus padres adoptivos se mediatizó mucho. Hasta tuvimos llamados de muchísimos lugares del mundo, pero lamentablemente no es el único caso de este tipo. Situaciones de adopciones fallidas o de familias que se presentan para manifestar su imposibilidad de seguir adelante el vínculo suceden más a menudo de lo que uno cree. En general, tratamos de resguardar a los chicos”.

   6. “Hay un marco legal que nos obliga a tener que desarrollar todo tipo de intervenciones en la vulneración de derechos de los niños. Solemos decirle a la gente: ‘pueden hacer algo´. Se puede llamar al 911, hay una guardia de niñez que interviene y trabaja sobre los derechos básicos de estos niños. El tema es no naturalizar su realidad y que no terminen siendo parte de un paisaje cotidiano”.

   7. “Si vemos a niños que están en situación de calle seguramente no están escolarizados. A veces, hasta ni siquiera tienen documentos. La idea es intervenir pero sin generar situaciones violentas, trabajar en el abordaje con sus familias para intentar acompañar”.

   8. “Recuerdo que cuando estaba a cargo de la subsecretaría municipal de la Niñez realizamos un viaje recreativo con chicos del Hogar Peumayen, uno de los hogares convivenciales del municipio, para que conozcan el mar. Una movida hermosa con niños que habían sufrido maltrato y estaban alejados de sus hogares de origen”.

   9. “Habría que hacer un nuevo diagnóstico a nivel local sobre temas de violencia de género. Articular nuevas acciones. Una descentralización de la atención. Hay situaciones de violencia intramuros a nivel familiar que no van a salir a la luz. Tenemos que garantizar ese acceso a la denuncia. Y eso significa salir para que la persona tenga más a mano el recurso. Y que haya una boca única para la atención de este tipo de situaciones”.

   10. “Si en cada hospital existe una historia clínica del paciente, acá podríamos evitar la revictimización de la persona violentada que se la pasa circulando por todas las instituciones y termina cansándose. Porque es muy difícil sostener el post denuncia, la medida cautelar con todo lo que ello implica. Y a veces la mujer llega hasta a arrepentirse de haber formulado la denuncia”.

   11. “Vemos que hay una mujer asesinada cada 29 horas, entonces se crean estructuras frente a la necesidad de atender todo tipo de situaciones de violencia de género, pero a la vez surgen casos como los del futbolista Sebastián Villa que nos ponen en un escenario totalmente contrario”.

   12. “Los jóvenes nos dan cátedra. Vamos rompiendo estructuras patriarcales que vienen heredadas de generación en generación, en un ejercicio que tenemos que hacer todos los días para ir terminando con tantas conductas machistas, que incluso sostienen muchas mujeres, lo que resulta aún más doloroso”.

   13. “Es necesario llevar a cabo un abordaje desde el jardín de infantes y la propia escuela primaria mediante todo tipo de charlas, siendo que en algunos establecimientos aún no se ha implementado la Educación Sexual Integral, que habla del derecho del chico a la información, a saber sobre su identidad, sobre pautas para aceptar su propio cuerpo y respetar el cuerpo del otro. Es muy amplio. A veces, gracias a estas charlas, han surgido denuncias de algunos chicos vulnerados”.

14
“No hay situación que me toque afrontar desde la Letizia trabajadora social que no contemple llegar a mi casa y ponerme en modo mamá con mis dos hijos. Ellos me acompañan siempre”.

15
“Inicialmente, tras recibirme en la Universidad de La Plata, hice una residencia de casi cuatro años en el área de Pediatría del Hospital Penna, que me vinculó a todo tipo de historias y familias. Lo mismo ya en el área de Niñez. Me ha pasado de ir caminando por la calle y encontrarme con jóvenes que hoy son madres y en su momento las acompañé frente a situaciones de abuso o maltrato. A las mujeres vulneradas hay qudemostrarles que existen otras formas de vivir. Que se puede salir adelante. Que lo merecen y vale la pena”.