Bahía Blanca | Jueves, 11 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 11 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 11 de agosto

Cocaína en la ría: qué es el rip off, el mecanismo de contrabando bajo sospecha

Expertos en narcocriminalidad dieron detalles a La Nueva. de esta modalidad, que no tendría antecedentes en la terminal portuaria local.

 

 

   Una modalidad de contrabando de droga relativamente nueva en la Argentina, que consiste en ocultar estupefacientes en cargamentos navieros lícitos con destino, en general, a Europa, es la que se habría intentado emplear en el caso del hallazgo de 170 kilos de cocaína en la ría bahiense.

   La maniobra se conoce como rip off o “gancho ciego o "gancho perdido” y se basa en camuflar la sustancia prohibida entre mercaderías de exportación legales, dentro de contenedores a bordo de cargueros, para enviarla y comercializarla en España, Portugal u otros países europeos.

   La operatoria comienza cuando embarcaciones chicas -en el caso local unos días antes del hallazgo de la droga apareció una lancha a la deriva y sin ocupantes- se aproximan por detrás a buques de carga en plena navegación, los tripulantes de las lanchas descartan los bultos con la droga y desde el barco los levantan con sogas.

   Luego la tripulación “cómplice” en la nave de mayor porte viola los precintos y abre los containers, esconde allí el narcótico y los cierra nuevamente con ligaduras falsas.

   Según expertos en narcocriminalidad consultados, el hecho en torno del secuestro la semana pasada de 6 bolsos con panes de cocaína que flotaban en el canal de acceso al estuario "es compatible" con el mecanismo descrito mediante el cual los narcos, al parecer, trataron de sacar la droga desde nuestra ciudad.

   “Tiene todas las características de ser un rip off de un carguero. Son maniobras en las que pequeñas embarcaciones 'contaminan' con droga grandes barcos, que parten de un puerto con una carga legal y después se 'contamina' sobre todo en las rías o en altamar”, explicó a La Nueva. una fuente oficial especializada en la investigación del narcotráfico, que prefirió mantener su identidad en reserva.

   En la mayoría de los casos el cargamento legal se “descontamina” retirando la droga camuflada en contenedores antes de que el buque llegue a tierra.

   Otras veces esa operación se concreta en el puerto de destino, donde los narcotraficantes cortan los precintos adulterados, abren los contenedores, retiran la droga de su interior y colocan de nuevo ligaduras similares a las de origen, pero truchas.

   La finalidad del método delictivo es aparentar que las estructuras para almacenamiento no fueron manipuladas, y así evitar controles.

   “Una vez que los contenedores tienen puestos los precintos y la carga pasó el control de Aduana, no se le hace ninguna otra inspección más allá de la que se realiza en el puerto de destino. El envío es legal, pero la carga está contaminada. La misma maniobra se puede hacer con buques cerealeros”, dijo una fuente.

   “No sé si en el puerto bahiense o en sus inmediaciones había algún barco con pronto destino Europa (al momento del hallazgo de la droga), pero apuntaría la investigación a un caso de rip off porque es una metodología muy común en el tráfico a gran escala”, agregó.

   Mientras tanto, la investigación local avanza de manera hemética y todavía no surgieron novedades sobre el paradero de Aureliano Villalba Cabrera, el paraguayo nacionalizado que figura como dueño del semirrígido, que el lunes de la semana pasada, tres días antes del hallazgo de la cocaína, apareció naufragando en la ría.