Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Cuatro economistas de Bahía analizan el impacto de la renuncia de Guzmán

El dólar, el FMI, el poder político del futuro titular de Economía y las oportunidades que esto representaría para el gobierno de Alberto Fernández, fueron los principales puntos planteados.

Fotos: Archivo La Nueva.

   A pocas horas de la renuncia del ahora exministro de Economía, Martín Guzmán, y que en la Quinta Presidencial de Olivos se hayan hecho reuniones contrarreloj para decidir el nombre de su reemplazante y discutir algunos cambios en el gabinete presidencial, "La Nueva." le consultó a cuatro especialistas en temas económicos de Bahía Blanca cuáles son las principales consecuencias que tendrá esta dimisión.

   En ese sentido, los economistas hablaron de cuestiones vinculadas al poder político con que debería contar el nuevo titular del Palacio de Hacienda, se refirieron a la necesidad de generar confianza en inversores y la población en general, plantearon sus dudas sobre lo que puede llegar a pasar con el dólar y el acuerdo con el FMI y hasta destacaron que esta podría ser una oportunidad para el gobierno de Alberto Fernández.

Oscar Liberman
 

   "Más importante que saber quién va a ser el nuevo ministro, acá lo que importa es ver cómo llega y cómo va a poder ejercer", señaló Oscar Liberman.

   El economista advirtió que "algunos hechos pasaron desapercibidos en medio de la tormenta" y que primero "hay que ver, sea quién sea, con qué diagnóstico llega".

   "Ayer, en el mismo momento que Guzmán estaba renunciando, Cristina estaba diciendo que la causa de la inflación es la economía bimonetaria. No es un tema menor. Si llega un ministro con ese diagnóstico, tenemos un nivel de problema", sostuvo el también docente de la Universidad Nacional del Sur.

   "El segundo tema es el consenso y la coordinación que tendría en forma instrumental. Algunos hechos muestran esto, porque si el Banco Central va a competir con el ministerio de Economía en ver quién consigue mejor financiamiento, también tenemos un problema", agregó.

   "El tercer punto es el apoyo político -continuó-. Si llega un ministro con buen diagnóstico de la economía y hace lo que hay que hacer, va a necesitar un apoyo político enorme".

   En tanto, quien además es columnista económico de "LU2" dijo que "mientras tanto la vida sigue".

   "En el corto plazo habría que mirar si no hay feriado cambiario qué pasa con el dólar, con el riesgo país y la referencia Argentina en el mundo, y en el mercado doméstico poner un ojo en los precios y el abastecimiento", subrrayó.

   "Si mañana hay una escapada al dólar, esto no tiene límite y puede llegar a valores impensados que repercute en los precios y en la oferta", completó.


Andrea Castellano
 

   Por su parte, Andrea Castellano afirmó que "hay mucha expectativa en quién va a ser el nuevo ministro de Economía, pero acá la situación no se resuelve con un nombre, la cuestión de fondo y la razón de la crisis es política".

   "Quien venga, más allá de ser economista y de tener un buen equipo, tiene que tener respaldo político. Y eso significa coincidir en el diagnóstico de los problemas que tenemos; luego, coincidir en los objetivos que se planteen; y por último, acordar cuáles son los instrumentos para lograr esos objetivos", enumeró la titular de la Asociación Argentina de Economía Política.

   En ese sentido, explicó que "la relación entre los instrumentos y los objetivos es la cuestión puramente técnica que es la que los economistas tienen que definir".

   Además, Castellano sostuvo que "no hay política económica que funcione si no se genera confianza".

   "Hoy tenemos una crisis de confianza muy grave y esa falta de confianza no se debe al ministro de Economía, sino a la crisis política que pareciera va camino a profundizarse. Podés tener el mejor ministro de Economía, el mejor equipo económico y el mejor plan -mencionó-, pero si los agentes económicos no confían en que que vas a perseguir los objetivos, no tiene ningún efecto. Es central trabajar la confianza".

   "La situación es muy crítica, estamos en la última etapa de un gobierno y va a ser muy difícil para el que tenga que estar lograr esa confianza que requiere la implementación de cualquier plan económico", esgrimió.

   Por último, dijo que "nosotros tenemos muy buenos economistas, con buena formación y con experiencia en crisis porque la Argentina en su historia transcurre de crisis en crisis, con diferentes matices".

   "No son tan importantes los nombres. Sí, ordenar el diagnóstico, los objetivos, los instrumentos y generar confianza; esos son los pilares que se necesitan al menos para empezar a aliviar esta crisis", concluyó.

Francisco Cantamutto
 

   Quien también fue consultado por La Nueva. es Francisco Cantamutto.

   "En primer lugar, el efecto inmediato es que esto va a elevar el estrés financiero porque es un nuevo capítulo de estas dificultades políticas en el interior de la coalición gobernante", analizó el doctor en Ciencias Sociales y economista.

   "¿Cuál va a ser el efecto a corto y mediano plazo? Va a depender de quién reemplace a Guzmán y cuáles sean las medidas que tome. El gobierno bien podría aprovechar esto para dar un golpe de efecto y ganar credibilidad, que es lo que está en juego", opinó.

   Quien también es docente de la UNS e investigador del CONICET mencionó que "Guzmán deja una economía que está en un crecimiento sostenido, que lleva más de un año de recuperación, donde el mercado laboral está mostrando señales de recuperación, pero sosteniendo las inequidades que conocemos".

   "Mi impresión es que eso significa que no deja la macroeconomía ordenada, como señaló en su carta. Una economía con una inflación elevadísima, donde las cuentas externas penden de un hilo, no parece ser que haya logrado el objetivo propuesto", sostuvo.

   "Es cierto que Argentina y el gobierno actual se encontraron con un escenario internacional muy difícil -agregó-, porque en el mundo la inflación se está elevando en niveles récord en 40 años, y nuestro país ve este impacto de manera acrecentada".

    "Lo mismo ocurre con el mercado financiero que, al elevarse la tasa de interés, suben los capitales en toda la periferia global y acá pega más duro", finalizó.

Kathia Michalczewsky
 

   Por su parte, la economista y docente de la UNS, Kathia Michalczewsky, señaló que en cierto modo  “no es tan malo que Guzmán renunciase, porque en caso contrario la agonía iba a ser eterna”.

   “Él siempre se iba a encontrar con la limitación de la interpretación de otra parte del gobierno sobre el rumbo económico. Argentina necesita un ministro de Economía políticamente fuerte y él siempre se mantuvo al margen de la discusión  política”, dijo.

   Al respecto, la columnista económica del programa Allica y Prieta a las 12, que se emite por “CNN Bahía”, aseguró de todos maneras que la “renuncia solo trae mayor incertidumbre, porque fue el ministro que firmó el acuerdo con el FMI” y hoy es una gran incógnita cómo seguirá esa relación.

   Asimismo, consideró que con Guzmán se va “el último contrapeso en cuanto a la interpretación de los problemas económicos que tiene la Argentina”.

   “A partir de su salida, se seguirá ponderando la visión de que la inflación es un tema de concentración de la estructura productiva argentina. Entonces, podríamos esperar un ministro más alineado con esa visión y medidas que vayan en ese sentido, financiando al Tesoro con mas emisión, y no se le dé tanta relevancia al déficit fiscal”, manifestó a “La Nueva.”.

   Y concluyó con la necesidad de resolver hoy mismo quién será el sucesor. "Si este lunes abren los mercados sin saber cuál será el nuevo  ministro, la incertidumbre sería altísima, de un gran riesgo financiero".