Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

El mástil de la Unión Ferroviaria

Un emblema de la entidad que hoy ya no está.

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   Hace 70 años, en julio de 1952, la delegación local de la Unión Ferroviaria inauguró un mástil en la vereda de su sede de calle Almafuerte 643.

   Ampliada y remodelada en 1940, el edificio había alcanzado mayor trascendencia al convertir su salón de actos en una cine-teatro, popularmente conocido como “el Unión”.

   No menos importante fue la inauguración, en julio de 1972, de un mástil, acto que conformaba “un interesante acto patriótico” que incluía la bendición del mástil propiamente dicho y de la bandera nacional. Había además una placa alusiva donada por el ferrocarril General Roca, mientras que la enseña era obsequio de los alumnos de la Escuela Técnica que sostenía la entidad ferroviaria.

   El mástil alcanzaba los 12 metros de altura, y se ubicaba en el borde de la vereda. La base del mismo era de líneas art decó, diseñada por los señores Juan Ares Galarza y Félix Murga.

   El acto inaugural fue a las 10, con la presencia de una nutrida concurrencia, con autoridades civiles, militares y eclesiásticas, además de dirigentes, afiliados y vecinos de la barriada.

   Entre los asistentes estaba el jefe de la sexta sección militar, Alberto Lammirato; el secretario de cultura Arnaldo Colina, en representación del intendente Arecco, el delgado de la CGT, Emilio Poli, el director del museo regional, Crespi Valls, y el presidente de la Unión Ferroviaria, Federico Ciccola. La bendición estuvo a cargo del cura de la capilla Nuestra Señora de Luján mientras que la banda del Regimiento 5 de Infantería y el batallón de exploradores General Manuel Belgrano tocaban el Himno Nacional.

   Lamentablemente, quien pase hoy por la sede de calle Almafuerte, nada encontrará de aquella obra. Hasta hace poco quedaba la artística base art decó, pero en algún momento no preciso también se procedió a su demolición.