Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Bahía Blanca | Miércoles, 28 de febrero

Adrián Vidal Ríos ya está en Bahía y quedó alojado en la comisaría Sexta

Fue capturado en las primeras horas de este domingo, en la ciudad de Merlo. 

   Adrián Vidal Ríos, el presunto jefe de una banda narco en nuestra ciudad que fue detenido esta madrugada en la localidad bonaerense de Merlo, fue trasladado esta noche a Bahía Blanca.

   El hombre quedó alojado en la comisaría Sexta de Villa Rosas, a la espera de un encuentro con representantes de la Justicia local.

   Sobre el mediodía del domingo, autoridades policiales de Bahía Blanca habían anunciado la detención -en horas de la madrugada- de Vidal Ríos, quien estaba prófugo de la Justicia Federal desde hace varios meses. Según se indicó, había sido capturado en la ciudad de Merlo, en el marco de un operativo a cargo de la Departamental de Bahía Blanca.

   El procedimiento se llevó a cabo cerca de la 1 de este domingo, en un domicilio de calle Juan Dilon al 4.900, en la citada localidad. El trabajo fue coordinado con la Subcomisaría Barrio Matera de Merlo.


Los momentos previos a la captura de Vidal Ríos.


   Al momento de su detención, Vidal Ríos portaba un DNI y un carnet de conducir con sus fotos, pero un nombre falso.

   La investigación contó con escuchas telefónicas y trabajo de campo realizado por personal de la Estación Departamental de Seguridad de Bahía Blanca, quienes lograron determinar que el acusado se encontraba en esa zona del Gran Buenos Aires.

   El detenido está involucrado en una causa en la que se investiga a una organización dedicada al tráfico de estupefacientes, presuntamente liderada por él y su hermano Ricardo Vidal Ríos.

   El representante del Ministerio Público, el fiscal Santiago Ulpiano Martínez, imputó a Ricardo y su madre, Gladys Noemí Ríos Moyano, como autores del delito de organización de actividades vinculadas al tráfico de estupefacientes agravado.


"Una empresa delictual"

   Según el requerimiento, los hermanos Vidal Ríos y su madre "actuaron con un rol de liderazgo en la organización".

   "Se evidencia con suma claridad que los tres lideraban una empresa delictual destinada, pura y exclusivamente, al comercio de estupefacientes. Tenían el control de los acontecimientos, disponían del material estupefaciente, daban órdenes y directivas", se agregó en la presentación de 40 fojas.

   Martínez señaló también que para llevar adelante la actividad ilícita "los imputados asumieron distintos roles o tareas que combinadas hicieron posible -de forma habitual- que el estupefaciente llegara a manos del consumidor".

   Describió también que a lo largo de la investigación "se ha comprobado que han intervenido en forma coordinada en el comercio de estupefacientes, mediante la utilización de múltiples aparatos de telefonía celular, vehículos, contactos con clientes, intercambios de dinero, con el fin de obtener un rédito económico mediante la comercialización de sustancias prohibidas".