Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

Bahía Blanca | Martes, 16 de agosto

El Ministerio de Defensa del Reino Unido criticó a la BBC

Es por un documento que muestra al Servicio Aéreo Especial disparando a los afganos muertos después de que se rindieran.
 

   El Ministerio de Defensa (MoD) del Reino Unido acusó a la BBC de poner en riesgo a las tropas de primera línea del Servicio Aéreo Especial (SAS) con un nuevo documental que investiga una serie de incursiones mortales en Afganistán "donde las personas fueron asesinadas a tiros después de rendirse a las fuerzas británicas".

   Según el Ministerio de Defensa, BBC Panorama estaba saltando “a conclusiones injustificadas de acusaciones que ya han sido investigadas a fondo”.

   “Hemos proporcionado una declaración detallada y completa a Panorama, destacando inequívocamente cómo dos operaciones de la Policía del Servicio llevaron a cabo una investigación extensa e independiente sobre las denuncias sobre la conducta de las fuerzas del Reino Unido en Afganistán. Ninguna investigación encontró evidencia suficiente para procesar. Insinuar lo contrario es irresponsable, incorrecto y pone en riesgo a nuestro valiente personal de las Fuerzas Armadas tanto en el campo como en la reputación”, dijo un portavoz del Ministerio de Defensa.

   Se agregó que el Ministerio de Defensa se mantuvo “abierto a considerar cualquier nueva evidencia”, pero en ausencia de esto, la cartera aclaró: “Objetamos enérgicamente este informe subjetivo”.

   El Ministerio de Defensa dijo que las tropas británicas "sirvieron con coraje y profesionalismo en Afganistán", señaló un informe del sitio Sputnik.

'Asesinado a sangre fría'

   El programa SAS Death Squads Exposed: A British War Crime?, emitido el martes, cita nueva evidencia descubierta que plantea la pregunta de si algunos de los tiroteos llevados a cabo por las fuerzas especiales británicas durante incursiones nocturnas en Afganistán fueron, de hecho, ejecuciones.

   El documental de una hora de duración presenta a testigos oculares que afirman que vieron "afganos desarmados siendo asesinados a sangre fría".

   Las cuentas operativas del SAS analizadas por la BBC incluían informes que cubrían más de una docena de incursiones de "matar o capturar" llevadas a cabo por las fuerzas británicas en Afganistán.

   Por lo tanto, se sugiere que un escuadrón de SAS en la provincia de Helmand en 2010 - 2011 mató ilegalmente a 54 personas durante redadas nocturnas en una gira de seis meses.

   Se citó a aquellos que sirvieron con el escuadrón SAS específico para confirmar el uso de las llamadas "armas de lanzamiento" por parte de los operativos y se supone que se colocaron AK-47 en una escena para justificar el asesinato de un individuo desarmado.

   Otros testigos entrevistados para el documental afirmaron que los escuadrones de SAS competían entre sí para obtener “la mayor cantidad de muertes”. 

   Según los correos electrónicos internos obtenidos por la investigación de la BBC, a pesar de que los oficiales de las fuerzas especiales estaban al tanto de las preocupaciones sobre posibles homicidios ilegítimos, no informaron estos incidentes a la policía militar.

   Además, cuando el general Sir Mark Carleton-Smith, ex jefe de las fuerzas especiales del Reino Unido, fue informado sobre el tema, supuestamente no pasó la evidencia a la Policía Militar Real (RMP), que ya había iniciado una investigación sobre el SAS. 

Una investigación, en 2014

   En 2014, la Operación Northmoor se encargó de investigar las denuncias sobre la conducta de las fuerzas británicas en incidentes relacionados con detenciones en Afganistán durante 2005-2013. El RMP, según la BBC, llevó a cabo investigaciones independientes como parte de la operación, que concluyó en 2019.

   En 2020, se instó al gobierno a abrir una investigación una vez más sobre la presunta mala conducta de las fuerzas británicas en Afganistán después de que salieran a la luz revelaciones sobre las tropas australianas.

   Una investigación de cuatro años realizada por el mayor general Paul Brereton reveló que los miembros del servicio en Afganistán se habían involucrado en crímenes de guerra , incluido el asesinato y la tortura de civiles y detenidos entre 2007 y 2013. 

Australia involucrada

   Su informe acusó además al Regimiento de élite del Servicio Aéreo Especial de Australia (SASR ) de participar en 23 incidentes en los que 39 afganos fueron “asesinados ilegalmente” y dos incidentes de “trato cruel”.

   Australia envió tropas a Afganistán junto con los Estados Unidos, el Reino Unido y otros aliados a finales de 2001 para luchar contra los militantes de Al-Qaeda y los Talibanes tras los ataques terroristas del 11 de septiembre, y finalmente retiró a sus soldados en junio de 2021 como parte de la retirada occidental más amplia.

   Sin embargo, se citó a una fuente de defensa del Reino Unido diciendo que el Departamento de Defensa de Australia y el jefe de las Fuerzas de Defensa dijeron en cartas a sus homólogos que "no hay personal de servicio británico que sea persona de interés o personas afectadas como resultado de esta investigación". 

   Hasta la fecha, ninguna de las denuncias dio lugar a enjuiciamientos.

La aclaración de la BBC

   Antes de la transmisión de su documental, la BBC dijo en un comunicado:

   “Esta es la culminación de una investigación de cuatro años, que incluye nuevas pruebas y relatos de testigos presenciales, y es firmemente de interés público. La posición del MoD se refleja completamente en la película. Respaldamos nuestro periodismo”. (NA)