Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Bahía Blanca | Domingo, 14 de agosto

Sesión picante en el Senado: cruces, chicanas e ironías entre Cristina y Naidenoff

La vicepresidenta y el legislador radical cruzaron chispazos en el inicio del debate. El jujeño Guillermo Snopek tuvo que ser enviado a su banca por la titular del Senado.

   La sesión del Senado tuvo un inicio caliente, que incluyó cruces por la visita del presidente Alberto Fernández a Milagro Sala, chicanas y el comentario irónico de la vicepresidenta Cristina Kirchner destinado al radical Luis Naidenoff.

   Al abrir el debate, la oposición planteó su disconformidad con el paso del jefe de Estado por Jujuy y Naidenoff fue el más duro. "Quiero advertir sobre la gravedad de esta visita desde el punto de vista jurídico y político. El artículo 109 de la Constitución Nacional establece que en ningún caso el Presidente puede ejercer funciones judiciales, arrogarse el conocimiento de causas pendientes o reestablecer las fenecidas. Esta visita, esta idea de arremeter contra la Justicia y la Corte Suprema atenta contra el espíritu de este artículo constitucional", se quejó el formoseño.

   El jefe del interbloque de Juntos por el Cambio subrayó: "Total, en la Argentina no hay problemas. Total, la inflación y el riesgo país están controlados, se puede transitar con tranquilidad porque no falta combustible, está todo ordenadito en la Argentina para que el presidente pueda suspender su agenda y arremeter y apretar a la Justicia. No me sorprende. Desde el minuto uno, desde que asumieron, ante la impotencia de no gobernar, de no hacerse cargo de la realidad, el atajo siempre fue embestir a la Justicia. Así les va".

   Además, pidió que el jefe de Gabinete, Juan Manzur, concurra al recinto a dar explicaciones por el avión venezolano detenido en Ezeiza.

   "No sé si están al tanto de este caso. Vamos a cumplir un mes y no sabemos bien qué ha pasado. En un país que arrastra dos atentados terroristas. Esto es una vergüenza", dijo con sarcasmo.

   Cuando Naidenoff iba por los 4 minutos y 40 segundos, la titular del Senado le recordó que tenía solo 5 minutos en total. "Para preferencia son 5, para preferencia son 5, five (cinco en inglés), míreme la mano, 5″, le dijo Cristina Kirchner.

   El radical finalmente habló 7 minutos y afirmó: "Mire, sobra tiempo". "Tan generoso siempre, Naidenoff. Su generosidad me apabulla", ironizó la vicepresidenta.

   Uno de los momentos de mayor tensión se vivió cunado el senador del Frente de Todos por Jujuy Guillermo Snopek, se levantó de su banca y se acercó raudamente a Naidenoff.

   "Retorne a su banca, por favor", le pidió Cristina Kirchner al oficialista. (NA)