Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

Bahía Blanca | Viernes, 12 de agosto

¿Se declaró la independencia antes que en Tucumán?

El 9 de julio de 1816, un grupo de congresales de las Provincias Unidas, aprobó un Acta de Independencia. Ese día –junto al 25 de Mayo− identifica la fecha patria por excelencia. Pero… ¿qué pasó en Argentina entre 1815 y 1816? ¿Fue aquella reunión en Tucumán el único acontecimiento a resaltar de nuestra independencia? ¿No hubo acaso otro Congreso, que reunió a otras provincias con similar intención y cuya extensión territorial representada allí fue similar o, incluso, mayor, que la reunida en Tucumán?

Desembocadura del Arroyo de la China en el río Uruguay, lugar donde sesionó el Congreso de Oriente, actual Concepción del Uruguay.

Ricardo de Titto / Autor de Las dos independencias argentinas 
Especial para “La Nueva.”

   La complejidad del período reúne hechos de guerra interior y exterior, un territorio cercado por amenazas varias –acechaban la frontera no solo los “realistas” de Fernando VII sino también los de la corona portuguesa−, procesos internos de autonomía creciente y, además, confusión política, tensiones interprovinciales e interregionales. El momento es el de la caída estrepitosa en América de la monarquía más extendida del mundo, que, con su capital en Madrid y sus submetrópolis enraizadas sobre todo en México y Lima, hacía 300 años que oprimía el continente llevándose, sobre todo, sus riquezas minerales.

   Hemos relatado ya el “éxodo oriental” o “Redota” y nos acercaremos en esta entrega a los hechos que desencadenarán el “Congreso de Oriente” o de “los Pueblos Libres” que sesionará entre fines de junio y mediados de agosto de 1815. En la base de la cuestión debe atenderse al deseo de los diversos pueblos o “patrias” a establecer sus propios autogobiernos.

El federalismo de Artigas 

   Tras la clausura de las sesiones de la Asamblea Constituyente del Año XIII −que adopta decisiones significativas pero no declara la independencia ni aprueba una constitución−, el año 15 es el del apogeo de José Gervasio Artigas: en enero sus aliados derrotan a Manuel Dorrego en Guayabós y el día 15 de febrero las montoneras orientales ingresan en Montevideo; en marzo y abril, consolida sus posiciones en Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe y Córdoba y provoca la caída del gobierno central; entre fines de junio y mediados de agosto reúne al Congreso de Oriente y en los meses siguientes adopta varias resoluciones trascendentales, dicta reglamentos y pone en movimiento a sus corsarios. Hacia la primavera de esta “ola federal”, Santiago del Estero, La Rioja y Salta han avanzado también en declarar sus respectivas autonomías.

   Con la “Liga de los Pueblos Libres” en pleno desarrollo, el año 15 ve surgir, por primera vez, gobernadores en Córdoba y Santa Fe elegidos por los poderes locales: las autonomías regionales de los diversos cabildos comienzan a tener manifestaciones propias, como es el caso de Martín Güemes, nuevo gobernador de Salta.

   En julio del año 16 los congresales reunidos en Tucumán declaran la independencia y a principios de 1817, mientras el Congreso se traslada a Buenos Aires, los portugueses invaden la Banda oriental y se apoderan de Montevideo mientras San Martín, a la Cabeza del Ejército de los Andes, cruza la cordillera y anota el primer triunfo militar de su campaña en las planicies de Chacabuco.

   Una expresión de la dispersión de fuerzas que todavía reinaba en las “Provincias Unidas” es contundente: en el congreso de Tucumán no se hicieron presentes representantes de Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Santa Fe y la Banda Oriental que, no solo no fueron a Tucumán, sino que jamás juraron la Declaración de Independencia del 9 de julio de 1816, lo que sí hicieron varias provincias que hoy pertenecen a Bolivia como Mizque, Cochabamba, Chichas y Charcas. Las “provincias” del Litoral, sencillamente, estaban coaligadas en una confederación de hecho, y compartían otros principios y otra causa –tal vez, también otra declaración, aunque fuera tácita− que los identificaba y los mantenía unidas enfrentando tanto a los ejércitos directoriales que los acosaban desde el noroeste como a las fuerzas realistas portuguesas y brasileñas que amenazaban la frontera.

   Esta liga artiguista, como bien distingue el historiador José Carlos Chiaramonte, permite precisar un concepto: ““la mayor parte de lo que la historiografía latinoamericanista acostumbra llamar federalismo no es tal cosa, sino un conjunto de tendencias que van del simple autonomismo a la confederación”. En efecto, tanto las Provincias Unidas como la Liga del Litoral hay todavía una maduración de la idea de soberanía y autonomía: “En lo que respecta a las relaciones de las ciudades, coexisten o se suceden en esta década la independencia total, como la lograda por Asunción para el Paraguay, la simple autonomía sin descartar la posible reanudación de alguna forma de vínculo, la concesión a los gobiernos centrales, a la manera confederal, de parte de la soberanía que se había arrogado las ciudades, y también la adhesión a la política centralizadora de Buenos Aires. Sin que pueda estabilizarse ninguna forma de relación entre las partes soberanas, fuese centralizada, confederal o federal”.

   En efecto, muchos ejércitos, muchas Juntas, multiplicidad de monedas, aduanas y fronteras por doquier, variadas “patrias”: los adjetivos que para unos son síntoma de respeto a lo distinto, riqueza y variedad, fuerza de lo local, autonomía en las decisiones y ejercicio legítimo del poder soberano, para otros –los defensores del centralismo– son expresión de crisis, caos, anarquía y desgobierno, subordinación del poder político y económico y, así enunciado, una pérdida del interés “general”.

Cronología de los principales sucesos

   Dado que los sucesos suelen ser poco comentados, optamos por brindar a nuestros lectores una breve cronología de los principales acontecimientos del período que desemboca en la reunión del “Congreso de Oriente”.

   1814. En junio, tras un largo sitio, se concreta la caída de Montevideo en manos patriotas. En julio se restituyen a Artigas sus títulos y se concede autonomía provincial a la Banda Oriental.

   En diciembre San Martín es designado gobernador intendente de Cuyo; los gauchos de Martín de Güemes defienden la frontera norte y dan inicio de la “guerra gaucha”.

   1815. 30 de enero: Concluyen las sesiones de la Asamblea General “del año XIII”. Triunfo oriental en Guayabos (Salto), con fuerzas mandadas por Fructuoso Rivera y Fernando Otorgués contra las de Manuel Dorrego. La bandera artiguista tricolor se enarbola por primera vez en Arerunguá.

   Marzo-abril de 1815. El Congreso Provincial de Santa Fe declara quedar bajo la “Protección de Artigas”. El nuevo gobernador de Córdoba, José Javier Díaz, hace flamear en la capital la bandera federal y convoca al pueblo para elegir “apoderados”, que actuarán junto a los cabildantes. Con este hecho se funda virtualmente la Liga Federal de las provincias Oriental, Misiones, Entre Ríos, Corrientes, Santa Fe y Córdoba, cuyos gobernadores son aliados de Artigas, a quien consideran su Protector. El Director Supremo Alvear declara a Artigas aventurero, enemigo de la prosperidad pública y de la Nación, y bandido que pretende “usurpar el mando”. El gobernador de Tucumán, Bernabé Aráoz, depone al gobernador intendente de Santiago del Estero, Pedro Isnardi y el cabildo de Santa Fe designa gobernador interino de la provincia al federal Francisco Antonio Candioti. Córdoba proclama su separación de Buenos Aires, y quedará bajo la protección de Artigas, “que se constituye en garante de su libertad”. 

   Artigas dicta el “Reglamento Provisional de Derechos de Puerto de las Provincias Confederadas”, estableciendo la libertad de comercio entre todos los pueblos confederados. Mientras tanto, bajo la presión de Alvear el Cabildo de Buenos Aires publica una proclama contra Artigas.

   El día 17 de abril por primera vez se iza en la fortaleza de Buenos Aires la bandera celeste y blanca, en lugar de la española arriada el 22 de enero. José Rondeau es nombrado como Director del Estado, pero por estar con su ejército en la campaña del Perú, asume de modo interino Ignacio Álvarez Thomas. La Provincia Oriental se integra a la Liga Federal: el Cabildo de Montevideo nombra a Artigas “Capitán General de Provincia bajo el título de protector y patrono de la libertad de los pueblos”. Las provincias de Córdoba y Santa Fe se declaran independientes y se ponen bajo el protectorado de Artigas integrándose la Liga Federal. 

   29 de abril. Desde la Bajada del Paraná  –la actual capital de Entre Ríos– Artigas convoca a los pueblos federados a que designen diputados para un Congreso. En un principio se realizaría uno de los pueblos de la Banda Oriental para confluir luego con el resto de las provincias. El objetivo primario es subrayar el concepto de independencia de las potencias extranjeras y el reconocimiento de las nuevas autoridades de Buenos Aires estableciendo acuerdos con Álvarez Thomas. 

   Mayo de 1815. El 18. el Teniente Gobernador de La Rioja Francisco Javier de Brizuela y Doria comunica al gobernador Díaz, de Córdoba, que ese día el Cabildo había acordado convocar a la ciudadanía para plantear su separación de la provincia de Córdoba y el día 26. El pueblo reunido de La Rioja proclama su independencia de la provincia de Córdoba.

   Junio de 1815. El día 4 José Díaz asume como gobernador de Córdoba y se coloca bajo la protección de Artigas y el 12 el diputado José Cabrera, de Córdoba, llega a Santa Fe, rumbo a Arroyo de la China.

   El 14 los delegados de Buenos Aires, Blas Pico y Francisco de Rivarola llegan a Paysandú mientras Pascual Diez de Andino recibe los poderes de Santa Fe como “diputado electo”.

   El 15 Artigas le indica al jefe de las Misiones, Andresito Guazurarí, que la “aproximación” de los diputados “debe ser pronto”. El 16-17 los comisionados porteños, Pico y Rivarola se reúnen con Artigas a bordo de una goleta anclada en el río Uruguay, frente a Paysandú. Artigas responde con 14 puntos que forman el “Tratado de Concordia”, que no fue aceptado. Fracasa la negociación.

   El 21, nueva carta de Artigas a Andresito: “Paso mañana [...] a celebrar el Congreso y resolver lo mejor. Avisaré a usted los resultados en caso de no haber llegado los diputados de esos pueblos, que deberán hacerlo”.

   Día 29. Primera sesión del Congreso de Arroyo de la China o de Oriente con representantes de Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes, Córdoba y Provincia Oriental (sin Montevideo). Los diputados de las Misiones llegarán durante el mes siguiente. Se nombran cuatro diputados para negociar con Buenos Aires las diferencias, en forma de “unión libre, igual y equitativa”, para llegar a firmar una “paz sólida y duradera”. Al día siguiente Artigas envía un oficio al Cabildo de Montevideo, en el que explica los propósitos del Congreso.

La proclama contra Artigas

   Instigada por Carlos de Alvear, la proclama contra Artigas ordenada por el ministro Nicolás Herrera fue finalmente aprobada por el Cabildo porteño con algunos cambios sustantivos. Sustituye las expresiones “asesino”, “monstruo”, “bárbaro”, “malvado insigne” por las de “aventurero”, “inmoral”, “rústico”, “ingrato”, y le pone fecha 5 de abril: “Un aventurero se ha levantado alrededor de nuestra patria... enemigo de la prosperidad pública... con el vano título de Jefe de los Orientales... dirige a los bandidos que lo siguen a ocupar vuestras propiedades... la historia de los atentados de ese inmoral os es bien conocida... siempre ha vivido sino para encender la guerra civil y concitar a los facciosos contra esta hermosa capital”.

La 3ª y última nota se publicará el 9 de julio