Bahía Blanca | Sabado, 02 de julio

Bahía Blanca | Sabado, 02 de julio

Bahía Blanca | Sabado, 02 de julio

Opinión: cuando se confunde interés particular con interés general

En la ciudad empezó una discusión sobre el uso de tierras del ferrocarril Noroeste. El club Olimpo presentó días atrás un proyecto.

Por Martín Salaberry*

   Nuestra comunidad necesita más espacios verdes, cuidados, mejorados, que sean canales para el encuentro y recreación. Espacios como el del Parque Noroeste, generado a pulmón por los propios vecinos, necesitan ser revalorizados y puestos en valor.

   La pandemia nos mostró en toda su magnitud esa necesidad humana de vivir en comunidad, de ser parte de un destino común, de un sentido que exceda el propio. Las tierras del ferrocarril Noroeste son estratégicas por ubicación y extensión dentro del ejido urbano.

   El Estado municipal no puede permanecer en silencio, ausente, tiene un rol inclaudicable: la planificación urbana. Es quien debe gestionar los usos de las tierras urbanas públicas. El interés particular nunca debe estar por encima del general. Por más buena voluntad que exista o noble pueda ser el planteo de una institución, no deja de ser un interés particular.

Mirá también: Olimpo presentó el proyecto que sueña realizar en el barrio Noroeste

   Son las autoridades locales, es el Municipio quien debe conducir y generar los objetivos comunes al desarrollo sustentable local. Para eso, debe avanzar en solicitar a Nación la transferencia de esas valiosas tierras y, a partir de ahí, generar un Plan Director de desarrollo para el parque, dando participación a los vecinos, abierto a toda la comunidad, pensando que lo se defina hoy es lo que impactará en el desarrollo futuro de Bahía.

   El desarrollo de una ciudad requiere un Estado activo, eficiente,  inteligente, que cumpla su finalidad. Desarrollo implica pensar y definir objetivos estratégicos: qué queremos y cómo lo hacemos. Desarrollo productivo, urbano, social, en infraestructura, son ejes de una visión más amplia: el desarrollo humano.

   Somos una ciudad con escasos parques y espacios de encuentro, verdes y amigables. Basta con recorrer los actuales para ver la necesidad y el gran uso que le damos los bahienses a lugares como el Paseo de Esculturas, el Parque de Mayo y a las plazas existentes.

   Tenemos una oportunidad. Poder avanzar en el camino del desarrollo. Las tierras del ferrocarril Noroeste nos interpelan en ese sentido. Vayamos en el sendero del desarrollo sustentable, hagamos de Bahía una ciudad que contenga a todos. Podemos hacerlo.

*Dirigente radical y exconcejal de Bahía Blanca