Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Vanesa Troncozo: “La realidad del consumo y las adicciones es cada vez más compleja”

En su rol de mujer, madre y líder de acciones de contención a personas en estado de vulnerabilidad, Vanesa nos abre una ventana esperanzadora.

   Por Walter Gullaci wgullaci@lanueva.com

   Vanesa Troncozo es una de las pilares del grupo La Misión, ONG formada por un pequeño grupo de adolescentes allá por 1999 y cuyo objetivo pasa por prevenir, asistir y capacitar en problemáticas sociales relacionadas con las adicciones.

   En su rol de mujer, madre y líder de acciones de contención a personas en estado de vulnerabilidad, Vanesa nos abre una ventana esperanzadora.

   Casada con Eduardo (“de adolescentes hacíamos trabajo social juntos en bicicleta”) y madre de tres hijos, Nacho (estudiante de piano), Josefina y Luli, se trata de un ser luminoso. Simplemente, porque nos enseña que salir de ciertas oscuridades siempre es posible.

   1. “Toda mi vida viví en el barrio Noroeste y estuve involucrada en esto de la ayuda social. Me movilizaban las vulnerabilidades. Cuando tenía 17 años arrancamos con el proyecto de la ONG La Misión. Siempre, con mi familia, tuvimos esa mirada de ayuda al prójimo. Y así fue que surgió la propuesta de poder armar centros preventivos. Miriam Iantosca, quien fuera concejal, me invitó a trabajar en un ámbito de prevención de las adicciones, en formar a jóvenes que se involucraran, que se capaciten. A partir de allí arranqué y ya pasaron 23 años”.

   2. “La realidad es cada vez más compleja y está atravesada por un montón de factores. El foco estaba puesto en las adiciones, en las situaciones de consumo, pero hoy el tema va más allá de eso. Hoy se ve al consumidor, pero abajo hay un montón de otras cuestiones muchas más complejas que abordar”.

   3. “Es cierto que las ONG llegamos para cubrir ausencias o carencias que deberían manifestarse desde el propio Estado, pero bueno… Nosotros estamos para articular acciones mediante la profesionalización del voluntariado, que está compuesto por profesionales, abogados, trabajadores sociales, acompañantes terapéuticos, docentes, yo que soy operadora socio terapéutica, se pueden llevar a cabo mucha acciones”.

   5. “El consumo no está inserto en una clase social determinada. De uno u otro sector, quienes consumen, están atravesados por realidades no tan distintas. Están expuestos a los mismos riesgos. Sucede generalmente con adolescentes que viven en permanente soledad”.

   6. “Cuando vemos a un adolescente en conflicto con la ley penal, poco nos preguntamos acerca de dónde pasó ese chico para llegar a los 16, 17 años, y hoy esté en una situación de delito, de consumo. Por cuántos dispositivos pasó, qué mirada hubo sobre ese niño”.

   7. “Trabajamos tanto en la prevención de adicciones como en el acompañamiento de mujeres atravesadas por situaciones de violencia de género. Tenemos un grupo terapéutico, coordinado por una psicóloga, que desarrolla esa tarea a partir de un abordaje integral, que pasa además por una ayuda social y por acompañar a veces a esa mamá que se enfrenta a una realidad muy compleja junto a sus hijos”.

   8. “Participamos en la red local de violencia de género. Creamos vínculos para trabajar sobre complejidades que obviamente no tienen una única solución”.

   9. “Aprendí muchísimo de Miriam Iantosca. Desde su liderazgo es una gran referente. Si me tengo que identificar con alguien es con ella. Eso de poder ser generosos con nuestros conocimientos, con nuestros saberes. Multiplicarnos en otros y poder generar escenarios para que otros se luzcan. Quizás ella vio en mí, a los 17 años, lo que hoy yo puedo ver en otros adolescentes. De eso se trata también la vida”.

   10. “Recuerdo a un grupo de chicos que se acercó a la ONG mediante un comerciante del barrio que los veía en una situación de consumo muy problemático de alcohol. Este hombre les sugirió que se acerquen, que nos consulten. Aquella fue una mirada súper importante del comerciante, del vecino del barrio. Eran tres amigos, vinieron a tomar unos mates, a charlar y un poco a cumplir con la palabra que le habían dado a este vecino. De pronto uno nos dijo: ‘gracias por todo, por los mates, pero la realidad es que yo, en este momento, no sé si quiero dejar de consumir, porque me gusta. Y es mi mundo´. Le dijimos que nuestro objetivo no pasaba por obligar a cambiar la postura de nadie, sino que estábamos para intentar contenerlo. ‘Bueno, nosotros vinimos acá, ahora estaría bueno que ustedes vengan al barrio. Tenemos la posibilidad de pedir la sociedad de fomento, hacemos algo para comer, una guitarreada con otros amigos…’, nos invitó. Y fuimos, jugamos de visitantes (risas). Fue un encuentro muy lindo que sirvió de mucho. Sin ser invasivos. Fue tal la aceptación que ellos mismos dijeron que era bueno seguir con este vínculo. Y mediante esos espacios se abrieron para contar sus complejas situaciones personales, hasta que aquel joven que mencioné, un día, tras una situación muy crítica de consumo, dijo ´basta´. ‘Ustedes han demostrado estar’, nos señaló. Hoy tiene su familia, bien constituida, y trabaja para sacar adelante a jóvenes en estado de vulnerabilidad. Esta historia marca lo valioso del estar, de la compañía, y también de esperar el proceso de cambio del otro”.

   Vos también podés proponer un líder para entrevistar en nuestros próximos episodios. Escribí un correo a contenidos@lanueva.com con el asunto LÍDERES o utilizá la etiqueta #UnLíderEnBahíaEs en las redes sociales junto al nombre del candidato.