Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Jornada laboral: menos es más

.

   Todo proceso de cambio debiera implicar análisis, estudios, proyecciones y evaluaciones para poder tomar la decisión más adecuada.

   De acuerdo con la Ley 11.544 que data del 29 de agosto de 1929 (sin palabras), Argentina es uno de los países con mayor carga de horas de trabajo. El texto expresa que el trabajo "no podrá exceder de ocho horas diarias o cuarenta y ocho horas semanales para toda persona ocupada por cuenta ajena en explotaciones públicas o privadas".

   Hoy es 1 de mayo, día propicio para al menos pensar en costos y beneficios, pues como se suele decir frecuentemente, en estos casi 83 años pasaron cosas.

   Las sociedades mutaron, son más complejas que hace 100 años y a los cambios, a los que veo con beneplácito, respecto de los roles familiares y la inserción laboral de la mujer, hay que agregar el avance de la tecnología, internet, otros hábitos de vida, y la lista podría ser más extensa.

   Una pandemia que aún no culmina pero que nos deja como enseñanza que las formas de trabajo se pueden modificar y que más allá de la extensión de la cuarentena se comprueba que hay alternativas muy valiosas.

No pretendo generar un debate sindical (o tal vez sí) pero en el campo de la Psicología abundan estudios en los que se abordan experiencias respecto de tener jornadas de trabajo con menor carga horaria o de cuatro días a la semana.

   ¡Sí! Ya sé, si sos trabajador te gustó la idea, si sos empleador ya intuyo a dónde me estás enviando.

   Está comprobado que la reducción horaria aporta más horas para el descanso, la recreación, la práctica deportiva y la socialización. Mejora el humor lo que incide en la productividad, reduce el ausentismo, bajan los niveles de fatiga y estrés generando que la persona asiste con alegría impactando en el clima laboral; estudios reportan mayores índices de felicidad en los trabajadores.

   Investigaciones revelan que quienes más trabajan tienen mayor probabilidad de padecer hipertensión arterial, cardiopatías isquémicas e infartos de miocardio, diabetes, obesidad, lo que termina ocasionando un mayor costo tanto para el sistema laboral como para el de salud.

   Trabajar menor cantidad de tiempo percibiendo el mismo salario aumenta los niveles de satisfacción, de empatía y de compromiso; hay muy buena predisposición para desarrollar tareas y ante situaciones excepcionales de permanecer más tiempo en el trabajo no se vivencia como un pesar.

   También se comprueba que en las jornadas prolongadas en las que se debe un cumplir un horario por el mero hecho de estar y a veces sin tareas asignadas, desmotiva, agota e impacta en las metas a alcanzar.

   Por años se relacionó el autoconcepto, la autoestima con el trabajo y si bien el desempeño de una tarea reporta en beneficios psicológicos, la relación no es lineal y está atravesada por muchas otras variables, pero no caben dudas que cantidad no es sinónimo de calidad.

   Varios sectores y actores debieran comprometerse para al menos pensar, debatir y empezar a transitar un camino. Los paradigmas van cambiando y nada debe ser dejado de lado cuando reporta en nuestro bienestar. ¡Feliz día!