Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Bahía Blanca | Domingo, 03 de julio

Inflación: deberían dar $ 193 mil extra para compensar a los jubilados

Un informe cuantificó cuanto se tendría que dar a los pasivos para que pueden equiparar el poder de compra que resignaron.

Francisco Rinaldi / frinaldi@lanueva.com

   Compensar a los jubilados de la mínima por la pérdida de poder de compra de los últimos cuatro años requeriría que se les pagara 193.000 pesos adicionales a cada uno, de acuerdo con un informe privado.

   El estudio, elaborado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), consignó que entre el período que sirve de base para la comparación (enero de 2018-diciembre de 2017) y el actual (diciembre de 2021-enero de 2022), el haber mínimo, incluyendo bonos, acumula una pérdida promedio del 47% frente a la inflación, equivalentes a 5,6 haberes mensuales. Sin los bonos, la pérdida se estira hasta el 57%, según el organismo con sede en Córdoba capital.

   Si se toma el último haber del período base y se lo actualiza por la inflación, el mismo arrojaría un valor mensual $ 34.526, los que, multiplicados (34.526 x 5,6), da por resultado los 193.000 pesos (exactamente, $ 193.345,60) que arriba se mencionan.

   El ejercicio demuestra los efectos perniciosos de la inflación, la que no se agota en los haberes de los pasivos. 

   De hecho, los trabajadores informales resultaron aún más perjudicados, toda vez que perdieron, en idéntico periodo, un 84% frente a la suba de precios, equivalentes a 10 salarios mensuales.

   Del lado de los empleados públicos, la cosa no fue mucho mejor: perdieron, en promedio y según el Iaraf, un 66% frente a los precios minoristas (7,9 ingresos mensuales), al tiempo que los privados tuvieron que resignar más de medio año de sueldos o, en forma equivalente, un 53% frente a la inflación, de acuerdo con los cálculos del Iaraf. 

   Siempre para abajo

   Se advierte que la inflación ha estado por encima de la variación de los salarios en gran parte del periodo analizado.

   Una forma sencilla de transmitirlo es considerando en cuántos meses, de los últimos 4 años (cuarenta y ocho meses), los ingresos perdieron contra la inflación. El resultado es contundente: Sector privado registrado 30 meses (63%), Sector público 33 meses (69%), Sector privado no registrado 34 meses (71%).

   Desde el Instituto aclaran que las jubilaciones se excluyen del recuento, dado que, como su incremento se decide por fórmulas predeterminadas por ley, tienen una estacionalidad que no permite realizar esta comparación.

   Dado que aquellos períodos en los cuales los salarios le ganen a la inflación pueden compensar las pérdidas acumuladas, existe otra forma complementaria de medir el impacto de la suba de precios sobre los salarios.

   Una de ellas es tomar todo el período original del estudio -el año base, es decir, enero de 2018-diciembre de 2017- y el actual -diciembre de 2021-enero de 2022, y comparar las actualizaciones de salarios, entre ambos períodos, la evolución de las jubilaciones (el promedio anual) con las subas medias (igualmente anuales) del Índice de Precios al Consumidor. 

   Así y para finalizar, en el último año, considerado los cuatro sectores poblacionales (trabajadores registrados, no registrados, públicos y jubilados) todos percibieron un ingreso inferior en términos de poder adquisitivo al del año tomado como base, de acuerdo con el Iaraf.