Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

Bahía Blanca | Martes, 28 de junio

La fuga para adentro preocupa a la industria bahiense del software

El presidente del Polo Tecnológico del Sur, Omar Moscoloni, advirtió por modalidades informales de contratación que agravan aún más la falta de recursos humanos.

Foto: Emmanuel Briane-La Nueva

Francisco Rinaldi / frinaldi@lanueva.com

   Con una facturación aproximada de 13 millones de dólares al año pasado y 300 puestos laborales directos, las empresas de software de la ciudad conforman uno de los sectores que mayor dinamismo aportan a la economía bahiense, aunque tanto la falta como la fuga de recursos humanos hacia modalidades informales de contratación son las dos principales amenazas con las que deben lidiar en la actualidad.

   De acuerdo con el presidente del Polo Tecnológico del Sur (PTS), Omar Moscoloni, a la escasez de programadores -un fenómeno mundial- se suman formas de contratación directas e informales por parte de firmas del extranjero, lo que complica todavía más lo que es un verdadero cuello de botella para la industria del software local.

   “La fuga de cerebros no siempre se produce cuando una persona se toma un avión y se va al extranjero, también se puede dar adentro. Hoy estamos viendo un proceso, que aunque es incipiente en Bahía, nos preocupa mucho, ya que algunos jóvenes prefieren renunciar a las empresas de software para pasar a ser contratados, informalmente y en forma directa, por firmas del exterior”, alertó Moscoloni.

   Así -explicó el dirigente- las empresas en cuestión obtienen servicios profesionales por un precio que es algo inferior al que cobran las firmas legalmente constituidas (algunas de ellas, asociadas al Polo Tecnológico), lo que genera un drenaje de recursos humanos de una actividad donde la escasez de talentos es notable.

   Fuentes dignas de crédito confirmaron esta situación a La Nueva. y explicaron que mientras un programador senior cobra en una empresa de software de primera línea entre 250.000 y 300.000 pesos sin descuentos, un cliente externo ofrece al profesional, por el mismo trabajo, entre 4.000 y 5.000 dólares “en mano”.

   El beneficio para este cliente es que paga por el servicio menos de lo que debería abonar a la empresa legal, ya que se “ahorra” su margen de ganancia y los impuestos, principalmente, los aportes y contribuciones patronales.

   Además, patrimonio de la fuerte depreciación de la moneda local, los sueldos de los programadores en dólares están muy por debajo de lo que tendrían que pagar en sus países de origen. De hecho, un programador cobra, en EE.UU., entre 10.000 y 12.000 dólares.

   El verdadero problema radica en que algunos profesionales acceden a prestar sus servicios de esa forma, lo que dificulta enormemente la retención de talentos por parte de las empresas de software radicadas en nuestra ciudad.

   Los empresarios del sector, a nivel nacional, ya tomaron cartas en el asunto y advirtieron que esta forma de contratación es contraria a las leyes argentinas, aunque no siempre han tenido respuestas positivas a este reclamo.

   Sin embargo, la fuente alertó que la maniobra suele traer más problemas que soluciones a las empresas contratantes. “Es que si llaman a una empresa de software legal tienen la garantía de que el trabajo se va a hacer sí o sí, pero cuando contratan informalmente, si el profesional deja el trabajo, no tienen forma de asegurase que lo finalice”.

El Bootcamp

   El PTS y sus similares de Tandil y Mar del Plata, junto a Dev Place, planificaron una capacitación intensiva para jóvenes programadores.

   El programa de estudio de la misma tiene como objetivo capacitar a las personas que estudiaron carreras afines al sector para que puedan incorporarse rápidamente en las empresas TIC.

   “Los contenidos son de programación en HTML. Tenemos un antecedente de casi 700 inscriptos el año pasado, de los cuales más de 40 fueron seleccionados para empezar a trabajar en empresas de tecnología”, recordó Moscoloni.

   Explicó que Dev Place no solo es responsable de la capacitación, sino que también se compromete a efectuar la vinculación con las empresas, una vez finalizado el programa de estudio, el cual se realizará desde el 4 de abril al 1 de junio.

   “Entre quienes completen la capacitación, que en principio es gratuita, se seleccionarán perfiles para ser presentados ante empresas de tecnología de clase mundial, de forma que pueden ingresar a una industria que está pagando muy buenos salarios”, explicó el dirigente.

   Una vez que obtiene el empleo, los seleccionados podrán empezar a pagar la capacitación.

   Como requisito, se exige ser egresado de una Escuela Técnica de Bahía Blanca y no tener un empleo actual en el sector del software.

   Los interesados en participar tienen tiempo para inscribirse hasta el 24/03, y podrán hacerlo ingresando al siguiente enlace: https://www.aticma.org.ar/bootcamp/ o contactando al Polo Tecnológico local al mail info@ptbb.org.ar o, vía telefónica, al (0291) 455-0089.