Bahía Blanca | Viernes, 24 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 24 de mayo

Bahía Blanca | Viernes, 24 de mayo

Pezzella en frases: su charla con Lautaro, que pasaría si Messi entra a la Muni y más...

El bahiense habló en conferencia de prensa, tras ser homenajeado por el Municipio.

Pezzella fue homenajeado por el Municipio. Fotos: Rodrigo García-La Nueva.

   El bahiense Germán Pezzella tuvo su reconocimiento esta mañana por parte del Municipio, luego de no poder estar presente el viernes junto a Lautaro Martínez y el árbitro Facundo Tello.

   El defensor bahiense fue agasajado por el intendente Héctor Gay, nombrado com ciudadano ilustre por el Concejo y reconocido por otras instituciones de Bahía.

   Tras ese momento, el campeón del mundo brindó una conferencia de prensa para los medios presentes en la sala Coronel Ramón Estomba dentro del recinto municipal que se vio revolucionado por su presencia.

   A continuación, algunas de las frases más destacadas.

El sueño cumplido y la charla con Lautaro, de bahiense a Bahiense

 

   -Uno cuando es chico sueña con jugar en primera división y después uno va quemando etapas. Pero si me preguntaban cuando tenía 12 o 13 años y estaba acá en Bahía, que iba a estar acá parado con la medalla en el pecho no lo creía. Pero es premio a la constancia, al trabajo, a mi familia. El otro día hablábamos con Lautaro y nos reíamos, porque pasar de las canchas de la Liga del Sur a estar coronando nuestro sueño en Doha, somos unos privilegiados, pero ojalá que sirva para que cualquier chico que arranca en estos se atreva a soñar como lo hicimos nosotros. El tren no pasa una sola vez, es cuestión de trabajo y de insistir.

Ser ejemplo para los demás

 

   -No me gusta mucho cuando nos ponen a nosotros en un plano inalcanzable. Somos gente normal, chicos normales, que cada uno trabajó por intentar cumplir su objetivo. Después pasa por estar en el momento y en el lugar justo. Pero al fin y al cabo con el trabajo, con la búsqueda de las opciones y la templanza se puede. Yo cuando me fui de acá a los 15 años, estaba convencido de que quería probar mi suerte e intentar hacerlo. Después podía pasar o no, pero tenía el convencimiento de jugármela por lo que yo amo. Hoy puedo decirte que me salió bien y lo disfruté y sino hubiera sido así, hoy estaría con mi conciencia tranquila de haber intentado todo.

La huella del DT

 

   -Scaloni me marcó mucho porque fue quien realmente me dio la posibilidad de afianzarme en la Selección. Desde que arrancó su proceso estuve en todas las convocatorias, eso te da la confianza de sentir que realmente sos parte de todo esto. Eso te ayuda mucho cuando estás dentro de la cancha, porque sentís que tenés el respaldo del técnico. Personalmente tengo una buena relación, un buen diálogo que me ayuda para saber que necesita y saber qué es lo que pretende. A partir de ahí uno saber que rol tiene dentro del equipo y del grupo.

Jugar por y para Messi

 

   -La mayoría de nosotros lo veíamos a Leo como algo inalcanzable, cuando todavía no formbábamos parte de la Selección o no compartíamos con él. Yo fui sparring (en Sudáfrica 2010) y lo veíamos como un extraterrestre. Nuestras ganas de querer que él corone su carrera con este título fue porque lo conocimos puertas adentro y sabemos que tipo de persona es. Entonces es ahí cuando vos decís, cómo no va a tener este título él si todo lo que es adentro de la cancha también lo es afuera. Se convirtió en un líder impresionante, era el que en los momentos duros nos llevaba al hombro. Es alguien que no necesita hablar tanto para transmitir, con las pocas cosas que decía te transmitía mucho. Es muy difícil de explicar lo que genera una figura como la suya. Estoy seguro de que si él da un paso acá adentro, se quedarían todos quietos y duros porque es lo que él genera. Y con apenas una palabra o una palmada te cambia todo, a partir de ahí es donde genera ese sentimiento de querer que él gane.

El clic que cambió todo

 

   -No hubo un día que hayamos dicho lo podemos hacer. Pero creo que el día que más nos marcó fue el día posterior al partido con Arabia, porque la verdad que fue un golpe muy duro que nadie se esperaba. Pero nos hizo ver las cosas con más claridad, saber que estábamos en una competencia que no se puede permitir tener dos o tres minutos de incertidumbre. También nos generó algo por dentro que decíamos, no queremos vivir más esto. Al día siguiente tuvimos la visita de nuestros familiares y estábamos todos con un humor no bueno, estábamos tristes por lo que había pasado.  En ese momento momento hicimos un clic.