Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

La obra de la semipeatonal de Alsina ya tiene fecha de licitación y trae otros cambios

La adecuación de la primera cuadra de esa calle será acompañada, además, por una reconversión de la estética de la Feria de Artesanos que funciona desde hace varios años en la plaza Rivadavia. 

Fotos: Pablo Presti-La Nueva.

Por Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

   El 2 de diciembre a las 19 en la Secretaría de Infraestructura. Esa es la fecha, hora y lugar establecidos por la municipalidad para la presentación de ofertas para la ejecución de una de las obras emblemáticas en el microcentro, la cual modificará de manera sustancial una cuadra tradicional como es la de calle Alsina, entre Chiclana y San Martín.

   Varios componentes hacen que esta intervención urbana tome características especiales, más allá de su diseño, similar a las ya realizadas en O’Higgins (entre Brown y Chiclana) y Alsina, entre San Martín y Dorrego. 

   Por un lado porque permitirá enlazar esa dos obras y darle continuidad y unidad a todo el cambio estético de la calle. Por otro, porque al igualar el nivel del pavimento con el de las veredas, la cuadra quedará hermanada con la plaza Rivadavia, conformando una suerte de gran espacio que permita ser pensado y adecuado para actos públicos o grandes reuniones.

   La obra a licitar tiene un presupuesto oficial de $ 134.512.842, el cual además constituye un precio tope, es decir que no puede ser superado por los oferentes. También se establece un anticipo financiero del 20%. 

   En cuanto al diseño, sigue las líneas de lo ya ejecutado en Alsina, con la duplicación del ancho de la vereda impar, la colocación de bancos, cestos, bicicleteros, columnas de iluminación y arbolado.

   El pliego está a la venta en el Departamento Proyecto y Obras, a un valor de $ 134.513, y para participar se exige a las empresas estar inscriptas en el Registro de Licitadores del municipio con una capacidad de contratación, otorgada por la municipalidad, de 201 millones de pesos.

   La reconversión del eje O’Higgins-Alsina tuvo su paso inicial, más allá de haberse considerado algunos proyectos con anterioridad, en el Concurso Provincial de Anteproyectos e Ideas convocado por el municipio en 2003, con el objetivo de “revitalizar el carácter comercial, social y cultural del área”. 

   La propuesta ganadora propuso el ensanche de veredas en O´Higgins-Alsina; la peatonalización de Drago y la puesta en valor del área del Mercado Municipal. 

   La primera cuadra peatonalizada fue Drago, entre Colón y O’Higgins, en 2008. La siguieron la primera cuadra de O’Higgins (2009); y luego Alsina, entre San Martín y Soler (2011) primero, y entre Soler y Dorrego (2018), después.

   Ahora se sumará la semipeatonalización de las primeras cuadras de Belgrano y Donado (entre San Martín y Brown) y la mencionada primera cuadra de Alsina.

Los feriantes también mejoran

   La adecuación de la primera cuadra de calle Alsina será acompañada además por una reconversión de la estética de la Feria de Artesanos que funciona en la plaza Rivadavia, con la idea es unificar el aspecto integral de los puestos con el nuevo diseño de la calle.

   Si bien todavía no está definido cual será el nuevo modelo de stands, el pliego plantea que los mismos sean “preferentemente” con estructura de plástico reciclado, color verde oscuro, armada mediante el abulonado de las piezas. La misma llevará una cubierta de chapa transparente o de policarbonato y contará con un mostrador también de plástico reciclado, en este caso de color marrón rojizo.

   La convocatoria es a cotizar la provisión de 30 stands, con un valor de $ 267.990 cada uno, lo cual suma un total de $ 8.039.700. El plazo de entrega se estableció en 30 días desde la firma del contrato.

   La primera feria de artesanos de la ciudad data 1971 y funcionó en calle Drago, entre Colón y O’Higgins, donde unos veinte artesanos ofrecían sus productos sobre mesas colocadas sobre la vereda y en mantas sobre el piso. 

   A fines de esa década se ubicaron en la plaza del Sol (hoy Plaza Lavalle). Fue en 1985, gobierno de Juan Carlos Cabirón, que se creó la feria artesanal con carácter municipal. 

   El emplazamiento elegido fue la plazoleta Roberto J. Payró, adyacente al teatro Municipal y la ordenanza exigía a los feriantes que sus productos fueran de producción propia y que se encargaran de atender cada puesto, presentando “sobriedad, buen aspecto y aseo”, tanto ellos como sus escaparates. 

   En 1999 la feria se mudó a la primera cuadra de calle Alsina, vereda par, funcionando viernes, sábados y domingos, además de feriados y en ocasiones especiales. Cada puesto se materializó con una estructura metálica y una mesa.

   Para ser feriante, cada artesano debe mostrar una transformación del material, la cual lo convierta  en un objeto artesanal. Un jurado de admisión otorga cada certificado de habilitación municipal y el uso de las instalaciones es sin cargo.

Los artesanos en su paso por la plazoleta Payró.