Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

“Toda la familia está sumergida en un sueño, ver a Facu ahí es una sensación increíble”

Raúl y Juan Tello, padre y hermano del árbitro bahiense que pitará en el Mundial de Qatar, llegaron ayer a Doha para vivir una experiencia que jamás imaginaron que podía llegar a ser real: alentar a Facundo y a la Selección de Messi, todo al mismo tiempo y en un mismo lugar.

Instagram: @sergiopeysse

Twitter: @elpeche1973

(Nota ampliada de la edición impresa)

 

   “Esto es más que un sueño, ir a un Mundial es lo máximo y debo llegar al mejor nivel de mi vida”.

   Cuando me lo dijo, su voz se entrecortó y sus ojos grandes se achicaron de golpe. Fue hace poco más de cuatro meses y en ese momento quedaban 139 días para la principal y más popular cita futbolística del planeta, en este caso Qatar 2022, que mañana se pone en marcha con el sueño de 32 Selecciones participantes.

   Desde aquel no tan lejano 2 de julio a hoy, la existencia del árbitro bahiense Facundo Raúl Tello transcurrió en “modo Mundial”, y repito con orgullo lo que escribí en aquella nota que realizamos en el café de la Galería Visión 2000, una tarde de mucho frío y sin curiosos a la vista: “va a ser, aunque en realidad ya es, el primer árbitro de nuestra ciudad y de la Liga del Sur que dirá presente en una cita mundialista”.

   Facu, con calificaciones sobresalientes por parte de la Comisión de Árbitros de la FIFA, se encuentra en Doha, capital qatarí, en un hotel donde los 129 jueces (36 principales, 69 asistentes y 24 miembros del equipo VAR) de todo el planeta, entre ellos los 7 argentinos, conviven con ciertas restricciones (salen con horarios establecidos solo para los entrenamientos o las clínicas y no pueden cumplir con paseos por lugares públicos) hasta que se ponga en marcha la competencia, mañana a las 13 con el cotejo inaugural entre el local y Ecuador por el Grupo A.

   Pero el referí surgido en la Asociación Bahiense de Arbitros, maestro mayor de obras, ex empleado municipal, casado con Carolina Mellado y ambos padres de Amanda y Helena, no se encuentra sentimentalmente solo.

   Después de partir de Ezeiza y posterior escala en Lima (Perú) y Madrid (España), Raúl y Juan, padre y hermano de Facundo, ya se encuentran en el “ruido” de un país que, por primera vez en su historia, mezcló a “invasores” con árabes casi en la misma cantidad.

   “La emoción no me entra en el cuerpo. Toda la familia está sumergida en un sueño, ver a Facu ahí es una sensación increíble. Desde donde lo mires, va a ser una experiencia muy fuerte”, expresó Juan, dos años más chico que Facu, pero el más compinche en esta pasión que atrapó a su hermano en 2005, cuando empezó el curso en la ABA.

   --Vos le regalaste el primer silbato, Facundo siempre se acuerda de eso.

   --Sí, hoy lo admiro como persona y profesional, porque él y mis padres me marcaron el camino. Con Facu compartimos amistades, grupos y vivimos el fútbol de una manera muy especial. Me acuerdo de tardes enteras viendo los VHS de los mundiales de México 1986 y de Italia 1990, ser fanáticos de Maradona y ahora llegar a adorar a Messi. Todo muy loco, pero muy lindo.

   “Somos muy compañeros, pero también soy el crítico número uno, lo vengo siguiendo desde el primer partido de infantiles que dirigió, hace casi dos décadas”.

   --Sí, lo sé.

   --Todo lo que consiguió fue por mérito propio. El día que le di la noticia de que iba al Mundial, él estaba en el aeropuerto de San Pablo, a punto de embarcar un vuelo para Ezeiza. Como tenía el celular en silencio y no había visto los mensajes, se enteró por mi que iba a Qatar. Fue una charla emocionante, que guardo en mi corazón para siempre.

   “Hice lo imposible para poder venir a Qatar, aunque Facu, generoso como siempre, me dio una mano muy grande. Estoy con mi papá en un lugar donde personas que aman el fútbol quisieran estar, por eso más bendiciones a la vida no le puedo pedir”, sostuvo el asistente técnico del entrenador Martín Carrillo en San Francisco, el club de la Liga que más representantes tendrá en el Mundial si tenemos en cuenta que ya están allá Mario (dirigente) y Alan Martínez (jugador), padre y hermano de Lautaro.

Los Tello, unidos y felices. Mamá Mónica y papá Raúl rodeados de sus tesoros más preciados, sus hijos: Facundo, Juan, Lautaro y Vicky.

   “La citación de Facundo fue sorpresiva; lo deseábamos, pero no lo esperábamos. En el momento que se dio todos pensábamos que iba a ir solo Rapallini (Fernando, el otro árbitro argentino convocado), pero sus actuaciones y su profesionalismo siempre convencieron y por eso lo seleccionaron. Con Rapallini fueron juntos a la par, los dos estuvieron en todos los cursos y seminarios, se llevaron siempre bien, son amigos, y tal vez eso haya influido para que elijan a dos argentinos, un hecho sin precedentes para nuestro país en campeonatos mundiales”, declaró “Juancito”.

   --¿Van a estar todo el mes en Qatar?

   --No, tenemos estadía hasta que termine la fase de grupos. Contamos con las entradas para ir a ver los tres partidos de Argentina, aunque nos gustaría estar en el o los encuentros que dirija Facu, si es que le toca. Llegamos el viernes a la tarde-noche (ayer) y todavía no sabemos cuando lo podemos ir a visitar o si en algún momento nos vamos a cruzar.

   “Acá la logística es día a día, él por ahora no nos dijo nada y nosotros no queremos entorpecer su concentración. Cuando él nos llame, ahí veremos”, sostuvo Juan, anticipando: “no sé si pitará un partido, dos o tres, pero con una designación y poder entrar a la cancha ya va a ser sueño cumplido”.

   Juan se hospedará en el complejo de apartamentos "Barahat al Janoub", al norte de Doha, mientras que papá Raúl fue bien recibido en el departamento de Juan Scheler, amigo de la infancia de Facundo, del secundario, de Villa Rosas, del querido Libertad...

   “Ojalá Argentina llegue a la final y volvamos a ser campeones después de 36 años. Las estrellas del Mundial son los jugadores, no los árbitros. Voy a estar feliz igual si me toca dirigir un partido, dos o tres”, fue el deseo del crédito bahiense en aquella entrevista donde, además, deslizó con tremenda humildad: “no te puedo decir que todos los días pensaba con ir al Mundial porque no es cierto, pero sí soñaba a la distancia como lo puede hacer cualquier árbitro que se inicia en su Liga local”.

   Así es Tello. Así son los Tello. Sin envidias y con el alma llena de bondad y optimismo. Felicitaciones y felicidades.