Montanaro: "Preocupa que migre la actividad de lo comercial a lo clandestino"

24/8/2021 | 09:07 |

El titular de Fiscalización de la comuna, José Luis Montanaro, contó que durante el último fin de semana se clausuraron tres locales y se desalojó una vivienda con más de 200 personas. 

Foto: archivo-La Nueva.

   El subsecretario de Fiscalización del Municipio, José Luis Montanaro, señaló esta mañana que durante el último fin de semana recibieron alrededor de 45 denuncias por realización de reuniones o fiestas privadas y que "preocupa que migre la actividad de lo comercial a lo clandestino".

   "Recibimos imágenes de varios lugares, realizamos tres clausuras y tres actas de infracciones y también desalojamos una fiesta privada de unas 200 persona en la calle Clegg al 5.200, que tiene antecedentes. Es una propiedad que se alquila. Dimos con el organizador, obtuvimos datos de testigos y constatamos que había venta de bebidas alcohólicas en el interior", relató.

   En diálogo con Panorama, por LU2, Montanaro advirtió que la situación es preocupante "porque tarde o temprano uno llega a los locales comerciales, pero las restricciones horarias generan muchísima clandestinidad en lugares donde no tenemos acceso de ninguna forma".

   "Preocupa no solo desde lo sanitario, sino también por la seguridad dentro del inmueble —continuó—. Este fin de semana tuvimos 20 denuncias por día de reuniones o fiestas privadas de más de 20 personas, generalmente iniciadas por ruidos molestos".

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   Recordamos que en Bahía Blanca no hay restricciones a la circulación desde la última modificación al sistema de fases, aunque las actividades comerciales solo pueden permanecer abiertas hasta las 3 de la mañana.

   "No es lo mismo consumir bebidas alcohólicas en un local comercial que en una vivienda particular. Esto se vio reflejado este fin de semana en las alcoholemias positivas que tuvimos en el área de tránsito, con alrededor de 30", detalló.

   En ese sentido, Montanaro se refirió a la posibilidad de habilitar los boliches para evitar las reuniones en casas particulares.

   "Los inspectores observaron, en la puerta de cada comercio en el que verificamos que el cierre sea a las 3 de la mañana, que automáticamente los chicos migraban a alguna clandestina o vivienda particular. Eso preocupa muchísimo, aunque sabemos que hay una delgada línea entre lo sanitario y la habilitación de nuevos rubros", respondió.

   "Ahora, sobre todo que el clima no es benigno, hay un cambio de cultura en cuanto al esparcimiento de los chicos. Los chicos nos cierran la puerta, apagan la música y sigue habiendo 30 o 40 personas adentro de una vivienda. Ahí no podemos verificar absolutamente nada", completó.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias