Reabre el Salón

7/2/2021 | 10:04 |

Ubicado en Soler 444, el Salón de los Deportes marcó toda una época de la ciudad.

   Hace 30 años, en febrero de 1991, reabrió sus puertas el mítico Salón de los Deportes de calle Soler 444, de la mano de nuevos empresarios.

   Nada menos que 16 años llevaba cerrado el Salón cuando nuevos promotores se animaron a establecer una suerte de centro deportivo, con la idea de respetar el uso más tradicional del lugar como es el de ser “en un genuino gimnasio boxístico”

   El edificio del Salón se había inaugurado en septiembre de 1947, primer estadio cubierto construido en la ciudad.

   Tras varios intentos de que Bahía Blanca contara con un espacio cerrado para espectáculos, le correspondió a la empresa Gómez y Simonelli llevar a cabo ese emprendimiento. El local, en Soler 444 habilitado en 1947, contaba con un “severo frente” que alcanzaba los 14 metros de altura.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   La tribuna popular –tablones de madera—era para 3.000 espectadores y un alambre tejido la separaba del ringside y de las plateas.

   En medio del edificio se ubicaba el ring, metálico, de medidas internacionales y desarmable, iluminado con una lámpara de 5.000 bujías y 30 focos convenientemente distribuidos.

   Otro detalle de última generación fue el reloj, construido por Romeo Márquez Garabano, que permitía controlar el tiempo y el número de round. El lugar contaba también con palcos para periodistas y para transmisiones radiotelefónicas.

   En la jornada inaugural se realizaron cinco peleas. A lo largo del tiempo, los boxeadores más importantes subieron a ese ring, entre ellos Pascual Pérez, Eduardo Lausse, Andrés Selpa, Oscar Bonavena, Nicolino Locche, el mono Gatica, Carlos María Giménez y Oscar “Cachín” Méndez.

   Aquella reapertura de 1991 fue con el nombre de Polideportivo Jockey Club. La historia se extendió hasta 1997. El edificio fue subastado y ocupado por una institución religiosa.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias