El tránsito en Bahía Blanca

Alcoholemia: preocupa el aumento de casos detectados en los controles

9/10/2021 | 06:30 |

“Más allá de las estadísticas estamos hablando de vidas”, dijo Nora Tortello, referente de Estrellas Amarillas.

Controles de tránsito en nuestra ciudad. / Fotos: Pablo Presti-La Nueva. y Facebook Nora Tortello

Audionota: Danilo Belloni

Guillermo D. Rueda / grueda@lanueva.com

   Para Nora Tortello el último 3 de octubre no fue un día más. Se cumplió otro aniversario del fallecimiento de su hijo Ricardo Luro, Ricky, en un accidente de tránsito en nuestra ciudad.

   “Hijo mío, un año más sin vos... Ya son 14 años sin poder abrazarte, cuántos momentos nos arrebató la vida. Hoy es un día donde todo duele más… Te sigo extrañando, necesitando y amando como el primer día que te tuve en mis brazos… Sigo viviendo con la esperanza de volver a encontrarte... Te amo infinito hijo…”

   Fue su mensaje en Facebook.

   “Sé que siempre está conmigo y lo recuerdo especialmente en situaciones extremas. Siento que me dice: ‘Acá estoy”, dice la madre hoy, en diálogo con La Nueva.

                                                                                                                            ***
   “Como agrupación es algo que nos preocupa y es un motivo para seguirse ocupando. Estamos hablando de vidas; porque acá se pierden vidas. No es el caso de un vehículo que se atrofia y se puede reparar”.

   Para Nora Tortello, referente de la ONG Estrellas Amarillas en Bahía Blanca, no deja de ser relevante el incremento significativo de casos detectados con alcoholemia en los controles de tránsito que realiza la comuna, así como la sucesión de hechos con conductores alcoholizados que terminan con sus autos impactados contra árboles, frentes de viviendas o vehículos estacionados.

Nora Tortello, de la ONG Estrellas Amarillas en Bahía Blanca.

   “Estamos analizando por qué se produce este fenómeno que se inicia en la insensibilidad a las normas básicas de tránsito”, añade.

   “Acaso sea como consecuencia del encierro por la pandemia, donde todos tenemos muchos inconvenientes, y se termina canalizando a través del alcohol. O de cualquier otra sustancia”, comenta.

   De acuerdo con los registros de la Dirección General Operativo de Fiscalización de la municipalidad de Bahía Blanca, la mayoría de los parámetros de infracciones se encuentra en alza.

   En tal sentido, lo más relevante es la presencia de alcohol por encima de los índices permitidos.

   La tolerancia en el distrito es de 0,5 g/l (gramos de alcohol por litro de sangre) para quienes transiten con vehículos y de 0,2 g/l para los motociclistas. Para conductores profesionales y de transporte público y de cargas la tolerancia es cero.

   Durante el último mes de septiembre hubo 106 casos de infracciones por alcoholemia y cinco por estupefacientes. Y, sólo en el primer fin de semana de este octubre, se registraron 54 hechos de alcoholemia y cuatro test de estupefacientes.

   Otro tanto sucedió con los secuestros de vehículos: en todo septiembre fueron 397 y este fin de semana se registraron 159.

   “Eso es lo que nos cuesta entender. ¿Por qué no me doy cuenta que, si estoy alcoholizado, no debo conducir?”, se pregunta Tortello.

“Es evidente que hay un completo desinterés. Y si uno no tiene amor por su propia vida, tampoco la tiene por el otro ni por el prójimo”, agrega.

   La referente de EA sostiene que habría que ser más creativos para poder llegar con los mensajes.

   “Se siguen intentando formas, pero hay mucha irresponsabilidad. Pocos se dan cuenta de que es un arma lo que están manejando (por el vehículo)”, cuenta.

   “¿Hay controles? Sí. ¿El municipio se ocupa? Sí. Podemos hablar de eso porque trabajamos con la gente del área de Tránsito cada vez que somos convocados. Están muy involucrados en darle una solución a la problemática”, relata.

   “Con ellos ahora estamos haciendo un mapeo de todas las estrellas amarillas que hay pintadas en la ciudad. Aportamos los datos de las fechas y los lugares. Falta muy poco para terminarlo y oportunamente lo presentaremos como otra forma de generar concientización”, anticipa.

   “¿Las multas? Se ve que no alcanza con esos costos, porque no son para nada baratas. Todos se liberan y así no hay refuerzo de control de tránsito que aguante”, dice.
Tortello acota que, también, habría que revisar algunas leyes.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   “Subir alcoholizado a un vehículo debería ser una infracción muy grave. Este es otro tema clave que habría que empezar a abordar para morigerar la problemática del tránsito”, asegura.
Hace 11 años que Nora Tortello está en Estrellas Amarillas (estrellasamarillas.org.ar). Acompaña siempre a Marcos Navarrete, quien es el referente de la Fundación Laura Cristina Ambrosio Battistel, a la cual EA representa y pertenece.

   En el país hay alrededor de 500 grupos de EA y ya se han pintado 161.000 estrellas. En Bahía Blanca unas 20 personas son las que trabajan activamente.

                                                                                             ***
   “Me sigue doliendo lo que pasó con Ricky. Aunque sepa manejar ese sentimiento, es algo no se pasa”, dice Nora Tortello, al recordar a su hijo, quien murió el 3 de octubre de 2007.

   “En un primer momento sentí que me debía ir con él. Pero mis hijas —cuenta— me dijeron: ‘Mamá, te necesitamos’. Ahí reaccioné y empecé a elaborar el duelo. Y luego me sumé a Estrellas Amarillas”.

   Ricky tenía 20 años. Y ya era padre de Nicole, hoy una adolescente de 16.

   “Mi hijo venía por Avenida Dasso, en Ingeniero White, pasando la rotonda de acceso y yendo para Villa Rosas; se asomó para pasar un vehículo y chocó con otra moto. Fue muy fuerte el traumatismo de tórax; no sobrevivió”, recuerda.

   Las hijas de Nora, quien es acompañante terapéutica, son Natalia (36 años), quien tiene dos hijos y Aldana (28). Nora enviudó; y hoy está en pareja.

   “Un día me acerqué a alguien que estaba pintando una estrella amarilla en la calle. Me llamó la atención. Averigüé de qué se trataba y me puse en contacto con Marcos Navarrete”, relata.
“Empecé a tomar parte de las reuniones y sentí pertenencia al grupo”, dice.

   “Como secretaria de Estrellas Amarillas, empecé con la organización de las pintadas, que nosotros llamamos homenajes. Y hacemos de todo; incluso, a veces debemos mediar con las familias para respetar las intenciones de los vínculos más directos”, cuenta.

El recuerdo permanente para Ricky Luro.

   “Sin proponérmelo puntualmente, me convertí en un espejo para gente que recién empieza este camino, por decirlo de algún modo, que yo ya atravesé y por eso puedo contar mi experiencia”, afirma.

   “Por mi profesión también me siento capacitada para contener a las familias que atraviesan una situación trágica y deben, y necesitan, reconstruirse”, asegura Tortello.

Entre la tolerancia cero, la educación y la memoria

   Respecto del proyecto de incluir la tolerancia cero para los controles de alcoholemia en el partido de Bahía Blanca, Tortello señala que se hizo un intento hace 11 años, cuando ella comenzó a trabajar en Estrellas Amarillas.

   “Pero es algo relativo”, asegura.

   “Supongamos que salga (la ordenanza) para Bahía Blanca. ¿Qué garantía hay?”, se pregunta.

“¡Si hoy la gente no asume el compromiso de respetar el 0,50 g/l en vehículos o de 0,20 g/l en motos! Lo ideal es que se empiece a respetar ese 0,50 g/l permitido”, explica.

   “Más allá de la tolerancia cero, todo pasa por una cuestión de reeducación. Y por eso nosotros insistimos en trabajar con dos herramientas básicas que tienen las puntas de nuestra estrella: educación y memoria”, agrega.

   “La educación es clave, especialmente en los más chicos. Así se puede generar un cambio en la sociedad y tener un poco más de empatía”, dice.

   Tortello admite, casi con resignación, que casi todos los días reciben —en EA— un llamado para ir a pintar una estrella, ya sea por accidentes en la ciudad como en las rutas cercanas.

Los actos y las infracciones

   El total de actas de infracciones en la ciudad es otro indicativo que surge de las estadísticas del área de Tránsito de la municipalidad de Bahía Blanca.

   Desde junio no paran de crecer: 2.039; en julio, 2.351; en agosto, 2.495 y en septiembre, 3.375. Es decir, en cuatro meses se incrementaron un 60,1 %.

   Otra falta usual que aumenta es circular sin el cinturón de seguridad colocado. En agosto se registraron 39 casos, y en septiembre subieron a 86: 45,3 %.

   También en este septiembre, pasar un semáforo en rojo creció de 93 a 163 (57,1 %) y circular en vehículo haciendo uso de celular pasó de 491 a 639 (76,8 %).

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias