Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

Bahía Blanca | Jueves, 18 de agosto

COVID-19: Bahía Blanca y la zona están en el peor momento desde el inicio de la pandemia

Entre el 28 de diciembre y el 6 de este mes el promedio de casos diarios trepó a 293,6, una cifra nunca vista hasta ahora. Superó ampliamente el récord de octubre, que había sido de 227 contagios diarios. Crece el temor por el impacto que esto tendrá en la ocupación de camas en los hospitales.

Foto: Emmanuel Briane-La Nueva y Facebook.
imagen
layout="fixed-height">

Audionota: Florencia Albanesi
Juan Ignacio Schwerdt
/ jschwerdt@lanueva.com
Hernán Guercio / hguercio@lanueva.com

   “Estamos bien, pero no hay que relajarse. Esto puede cambiar en cuestión de días, y podemos terminar pasándola mal”.

   Con esta frase cerró una nota con La Nueva., hace algo menos de un mes, el titular de Región Sanitaria I, Maximiliano Núñez Fariña. Sus palabras parecían exageradas: eran los primeros días de diciembre, los casos diarios de Covid-19 habían bajado drásticamente en Bahía Blanca y la región, la ocupación general de camas de terapia intensiva rondaba el 20% y todo hacía presagiar un verano muy apacible.

   Sin embargo, como advirtió el funcionario, todo cambió en un abrir y cerrar de ojos.

   De un promedio de casi 121 casos diarios, los 22 distritos de la región pasaron en las últimas 10 jornadas a nada menos que 293,6, cifra nunca antes registrada desde que comenzó la pandemia.

   “Estamos claramente en uno de los momentos más delicados. Si seguimos así, el temido colapso del sistema sanitario no está muy lejos”, dijo esta semana a La Nueva. un funcionario de Salud de la zona que pidió reserva de su nombre.

(*) Los datos corresponden a las jornadas del 1 al 6 inclusive del mes actual.

 

   El peor mes de la pandemia en la región, hasta ahora, había sido octubre. En ese período se habían registrado 7.032 casos totales, lo que arrojó una media de casi 227 contagios diarios. En noviembre esa cifra había bajado a 6.187 (206 por día), y diciembre comenzó aún mejor.

   De hecho, el último mes del año transcurrió con muy buenos números hasta el fin de semana de Navidad. Entre el 1 y el 27 se registraron 3.265 casos en los 22 distritos de la Sexta Sección, lo que arrojó una media diaria de casi 121 contagios.

   Sin embargo, a partir de la jornada siguiente todo empezó a cambiar. En los 10 días que vinieron luego -es decir, hasta el último jueves- se contabilizaron nada menos que 2.936 casos; es decir, nada menos que 293,6 por día, casi 70 más que en el pico récord de octubre.

   Si se toma sólo los primeros seis días de enero los números son aún peores: 1.767 casos totales, lo que arroja una media diaria de 294,5. De mantenerse o incrementarse ese nivel de transmisión del virus, el mes cerrará con más de 9 mil casos; es decir, 2 mil más que en el peor mes de la pandemia.

Los fallecimientos, aún por debajo del pico de octubre

   Lo curioso de las estadísticas de los últimos 10 días es que el sensible incremento de casos no disparó el número de víctimas fatales, o al menos no en la misma proporción que hace tres meses.

   En octubre, por ejemplo, con 6.187 casos totales, la cifra de fallecimientos fue de 210 en Bahía y los otros 21 distritos de la zona.

   Entre el 1 de diciembre y el 6 de enero, en tanto, hubo 6.201 casos totales. La cifra es muy similar a la de octubre, pero el número de fallecidos fue de 90 (68 en el último mes de 2020 y 22 en lo que va del actual).

(*) Los datos corresponden a las jornadas del 1 al 6 inclusive del mes actual.

 

   “A primera vista, esto indica que se están contagiando principalmente las personas jóvenes, un rango etáreo en el que los índices de mortalidad por Covid-19 son muy bajos. Pero cuidado, que de aquí a que se contagien los mayores de 60 años hay un solo paso. Porque los chicos contagian a los padres y estos a los abuelos. Y allí van a empezar los problemas”, confió una alta autoridad de Región Sanitaria I.

   Ante esta situación, y reconociendo que todo lo que se ha hecho hasta el momento para controlar a los jóvenes ha fracasado, los especialistas advierten que lo único que se puede hacer es mantenerlos separados de los grupos de riesgo. “Cero contacto personal”, coinciden.

Esta semana, en el peor momento de la pandemia, se completó la llegada de las dosis de la vacuna Sputnik V a la región. 14 distritos que están bajo la órbita de Región Sanitaria I recibieron 450 dosis cada uno, y Bahía Blanca recibió 1.350.

 

Entre retrocesos de fase y toques de queda

   A raíz de la escalada de casos en la región, esta semana los distritos de Puan y Salliqueló retrocedieron a Fase 3, mientras que Adolfo Alsina, Coronel Dorrego y Saavedra bajaron a la 4.

   El caso más llamativo fue el de Puan, que en menos de siete días retrocedió dos fases. Por este motivo el intendente de ese distrito, Facundo Castelli, dispuso un toque de queda sanitario el miércoles, medida que con el correr de las horas imitaron sus pares de Coronel Suárez (Ricardo Moccero) y Adolfo Alsina (Javier Andres).

   Castelli dijo a La Nueva. que hay un segmento, de entre 20 y 40 años de edad, que hace caso omiso a las restricciones y recomendaciones en materia preventiva.

Facundo Castelli, intendente de Puan.

 

   “El común de la gente ve bien las restricciones y va a acatarlas, más por miedo al Covid-19 que por las medidas en sí. Por ejemplo, en Darregueira, que fue la localidad donde se dispararon los casos en las últimas semanas, fueron los mismos vecinos los que decidieron cerrar los bares y clubes, y limitaron el horario de atención comercial”, señaló.

   El jefe comunal también remarcó que es necesario que las medidas de control que se tomen sean de carácter zonal, ya que si se cierran algunos lugares o se baja de fase en algunos municipios, pero se permite que la gente circule por otros distritos con menores restricciones, no se consigue nada.

   “Las personas se van para otro lado. Entonces, aquellos lugares que hoy no tienen casos, se van a terminar llenando de positivos”, advirtió.

   En ese sentido, aclaró que si bien en algún momento se evaluó volver a implementar los retenes en los ingresos al distrito, una posibilidad que finalmente se desechó.

   “Lamentablemente, vemos que esta situación es preocupante desde el punto de vista económico. Hoy los bares y restaurantes pueden poner las meses afueras, pero entienden que estas medidas los complican a ellos, que fue el último sector que abrió y probablemente sea el primero que cierre”, concluyó Castelli.

Juan Miguel Nosetti, intendente de Salliqueló

 

"Son las peores semanas"

   El jefe comunal de Salliqueló, Juan Miguel Nosetti, reconoció que las últimas dos han sido “las peores semanas desde que empezó la pandemia” y aclaró que el 20% de la población del distrito se encuentra infectada o aislada por prevención. 

   “En diciembre tuvimos tres semanas sin casos positivos y la gente se relajó, pensando que todo esto había pasado. Así hubo juntadas, comidas, viajes a otros distritos y hasta una reunión multitudinaria de jóvenes en un parque”, dijo a La Nueva.

   Por ello, y aunque la Provincia oficializó a principios de semana que el distrito bajaba a Fase 3, en la práctica la población ya lo había hecho al incrementarse el número de casos.

   “Se prohibieron las reuniones sociales: fin de año solo se pudo festejar entre convivientes. Esa semana habíamos decidido cerrar piletas, gimnasios, permitir la apertura de los comercios hasta las 22 y que no hubiera actividades deportivas. Hoy en día, a partir de un determinado horario, casi no hay actividad en la ciudad”, explicó.

   Por último, Nosetti señaló que en estos días se está viendo un descenso en los casos, aunque mostró su preocupación por la ocupación de las camas de terapia intensiva, ya que se están viendo obligados a trasladar enfermos a otros distrito.

   “Recién el miércoles logramos tener menos positivos que dados de alta, pero lo cierto es que los números asustan”, finalizó.