Bahía Blanca | Domingo, 02 de octubre

Bahía Blanca | Domingo, 02 de octubre

Bahía Blanca | Domingo, 02 de octubre

Desde noviembre se desalojaron 13 fiestas privadas en Bahía Blanca

Desde el Municipio indicaron que continúan los controles en espacios públicos y en sectores denunciados.

Foto ilustrativa: Archivo.

   El titular de Fiscalización, José Luis Montanaro, habló con La Nueva. sobre las fiestas clandestinas que se hicieron en las últimas semanas en Bahía Blanca.

   Explicó que pueden intervenir cuando hay un acto de comercio o alguien que organiza un evento al que se pueda denominar fiesta privada; mientras que en las fiestas autoconvocadas —como las que se dieron en el marco de Navidad y Año Nuevo en espacios públicos— intervienen los efectivos policiales y los juzgados federales.

Fiestas clandestinas: "Estamos evaluando la posibilidad de secuestrar autos"

   —La policía puede actuar en resguardo de que no se transmita la pandemia, ya que es una infracción a los DNU. A nosotros esa cuestión nos excede, pero igual estuvimos con la policía recorriendo permanentemente la ciudad y los lugares que figuraban en redes sociales los fuimos desactivando —señaló Montanaro sobre los últimos operativos. 

   El funcionario indicó que desde noviembre fueron infraccionadas y desalojadas 13 fiestas privadas. A su vez, señaló que desde septiembre se registraron 11 infracciones y 7 clausuras por incumplimiento de protocolos COVID.

   Vale recordar que en el caso de las fiestas privadas, pueden ser multados los organizadores o propietarios. Bahía ya tiene un antecedente: días atrás una mujer recibió una condena de 670.000 pesos por una fiesta clandestina que se hizo en noviembre en su domicilio de Independencia al 4.100.

   —El tribunal municipal es una justicia administrativa. Lo que estamos haciendo, más allá de la multa que puede disponer el Tribunal de Faltas, es elevar todas las actuaciones a los tribunales federales para que imputen por el artículo 205 del Código Penal —sostuvo Montanaro.

   En este marco, el secretario de Gobierno municipal, Adrián Jouglard, aseguró que se siguen realizando controles, "principalmente en los espacios públicos y en los lugares donde recibimos denuncias". 

   —Nosotros solo podemos multar al responsable, si lo conseguimos identificar; caso contrario a la propiedad [donde se hizo la fiesta]; pero el desalojo es potestad de las fuerzas de seguridad —aclaró Jouglard.

 

¿Qué pasó en Rosario y Cuyo?

   El 1 de enero se juntaron alrededor de 1.500 personas en el sector de Rosario y Cuyo, "un poco más que en Navidad", según indicaron desde Fiscalización.

   Montanaro contó que en el lugar hicieron "un operativo de tránsito durante todo el día para aminorar la afluencia de público y tratar de concientizar a la gente para que genere distanciamiento", dado que no tienen competencia material para actuar ante una autoconvocatoria de personas en un espacio público.

 

¿Y debajo del tren?

   Por las imágenes que algunos adolescentes y jóvenes compartieron en redes sociales, se supo que también hubo una fiesta debajo del puente de la vía que va de Grünbein a Bajo Hondo, a unos 11 kilómetros de la ciudad.

   —Nos enteramos después de la fiesta, cuando los chicos subieron las fotos del lugar; no hubo una sola denuncia y previamente no figuraba en redes sociales. Obviamente en esos lugares si no hay algún tipo de denuncia es difícil. Ese día estuvimos hasta las 10 de la mañana recorriendo la ciudad; recorrimos Palihue, Patagonia, Chañares, algunos campos cercanos de la ruta 33, de la ruta 51, de la ruta 3 sur, pero la verdad es que no se puede hacer magia —dijo Montanaro.

   En ese sentido, sostuvo que la fiesta estaba en un lugar súper recóndito, "obviamente se nos va a escapar esa situación, por algo son clandestinas, tratan de escapar al control municipal". 

   Por último, Montanaro destacó que "somos una de las pocas oficinas y entes de control, conjuntamente con Policía, que ha trabajado desde el inicio de la pandemia permanentemente. Hicimos inteligencia en redes sociales y demás pero somos una autoridad municipal, de una justicia administrativa; tal vez la inteligencia la tendrían que hacer los juzgados que tienen más capacidad operativa y entrenamiento para esas cuestiones".