A 100 años de su nacimiento

Jorge Maciel, el “Caruso” del tango

17/9/2020 | 06:30 |

Un destacado cantante de perfecta afinación y cuidada musicalidad, que se destacó por su personal fraseo.

José Valle  /  Especial para “La Nueva.”

   Jorge Maciel fue un cantor de una personalidad alucinante, de perfecta afinación y cuidada musicalidad, con un fraseo muy personal y manifiesto dramatismo cuando la poesía lo exigía,con destellos operísticos; debido a ello sus seguidores lo llamaban “Caruso”.

   Nació en un barrio con aroma a tango y nostalgias de puerto, en La Boca, un 17 de septiembre de 1920, su verdadero nombre fue Carlos Pellegrini.

   Desde muy joven sintió una gran pasión por el tango y una profunda admiración por los cantores.

   Utilizando su nombre se inició en un par de orquestas barriales pasando luego por la de Ángel Greco, Félix Guillan, Juan Carlos Caviello, Miguel Zabala “Zabalita” y Roberto Caló.

   En 1947 ingresó a la orquesta del maestro Alfredo Gobbi, quien lo bautizó artísticamente Jorge Maciel explicándole: ... “Fíjese que si el locutor anuncia vamos a escuchar Corrientes y Esmeralda por Carlos Pellegrini... parece la guía Peuser".

   Su primera grabación para la RCA Víctor fue el 8 de septiembre de 1948, con el tango “Remembranzas”, de Mario Melfi y Mario Battistella, que resultó un exitazo.

   Con Gobbi hizo 18 registros, de éstos uno a dúo con Ángel “Paya” Díaz y tres con Héctor Coral. Destacándose el vals de Teófilo Ibáñez y Sandalio Gómez “La vieja serenata”, el tango futbolero “La número cinco”, de Reinaldo Yiso y Orestes Cúfaro (en la grabación se escucha el relato de “la voz mayor del fútbol” el mítico Fioravanti) y una magnífica versión de “Canzoneta”, con música de Erma Suárez y letra de Enrique Lary. Su última grabación con Gobbi fue el 26 de agosto de 1954, interpretando el tango “Un regalo de reyes”.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   En el año 1954 se incorporó a la orquesta de Osvaldo Pugliese, con la que grabó 66 canciones, de las cuales tres son a dúo con Miguel Montero, dos con Carlos Guido, seis con Alfredo Belusi y tres con Abel Córdoba.

   Se destacan las interpretaciones de los tangos “Cascabelito” (José Bohr y Juan Andrés Caruso), “No me hablen de ella” (Ernesto Rossi y Jorge Moreira), “La vi llegar” (Enrique Francini y Julián Centeya) y “Será una noche” (José Tinelli y Manuel Ferradás Campos).

   A mi criterio, la versión del tango “Recuerdo” es antológica, única e irrepetible. Maciel efectúa un exquisito trabajo vocal, cantando la variación del tango, algo inédito y novedoso en las interpretaciones de los cantantes. Este bellísimo tema que lleva música de Osvaldo Pugliese y letra del poeta, escritor y periodista Eduardo Moreno, fue registrado en el disco en septiembre de 1966.

   Participó de las giras de la orquesta a Rusia y China en 1959 con el cantor Carlos Guido y el glosador Luis Mela y a Japón en 1965 en este caso con el cantor Abel Córdoba.

   En 1968 formó el Sexteto Tango junto a Julián Plaza (piano), Osvaldo Ruggiero y Víctor Lavallén (bandoneones), Emilio Balcarce y Oscar Herrero (violines) y Alcides Rossi (contrabajo). Se presentó en el popular programa televisivo “Sábados circulares”,  conducido por Nicolás “Pipo” Mancera, logrando una comunicación masiva.

   Realizaron giras por el extranjero, que incluyeron presentaciones en el Hotel Victoria Plaza y en el Teatro Solís, de Montevideo, así como en Estados Unidos, América Latina y Europa .

   Con el Sexteto efectuó veinticuatro grabaciones, entre los que se destacan "El último café", "Una piba como vos", "Mi ciudad y mi gente", "Frente a una copa", "Alma mía" y "Destino de los dos".

  El martes 25 de febrero de 1975 falleció mientras le realizaban una operación quirúrgica de hernia.

*El autor es historiador de tango, escritor y productor cultural.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias